Un caparazón para competir

Korea Republic fans during the AFC Asian Cup match at Stadium Australia, Sydney
Picture by Steven Gibson/Focus Images Ltd +61 413 768835
31/01/2015

La ampliación de la Copa Asia de 16 a 24 selecciones podía generar algunas dudas del nivel competitivo de algunos de los recién llegados al torneo. Se bajó el listón para que entraran más países, algunos con menor bagaje internacional, pero sin embargo la impresión una vez han comparecido los 24 participantes es que el nivel ha sido algo más parejo de lo previsto. Pese al estreno de tres combinados nacionales o el regreso de otras tres selecciones sin apenas experiencia en estas lides, tal y como detallamos en la extensa previa que le dedicamos al torneo, en la primera jornada solo tres partidos se han decidido por una diferencia superior a los dos goles. Y solo uno más se decantó por un 2-0. Los encuentros en cuestión son el Tailandia 1-4 India, el Irán 5-0 Yemen y el Arabia Saudí 4-0 Corea del Norte, con la colaboración de la expulsión de Han Kwang-Song cuando los norcoreanos ya perdían por 2-0 poco antes del descanso. De los mencionados, solo el Irán-Yemen llegó al 65′ resuelto, con una diferencia de más de dos goles.

Perdió Australia contra Jordania, Corea del Sur no abrió la lata hasta el 67′ contra una debutante como Filipinas, Irak ganó sobre la bocina a Vietnam, Turkmenistán llegó al descanso ganando a Japón (que remontó en la segunda mitad) y lo mismo ocurrió con Kirguistán ante China. Y Emiratos Árabes Unidos, el anfitrión, empató de milagro ante Baréin gracias a un penalty inexistente poco antes del descuento. Hasta ahora, los partidos entre modestos y gigantes en la Copa Asia han seguido guiones muy parecidos. El equipo que se sabe inferior cede la iniciativa, repliega de forma descarada y busca hacer daño al contragolpe con su delantero centro, normalmente una isla salvo si alguno de los extremos le acompaña. Ha sido recurrente la línea de cinco defensas, respaldada por un centro del campo formado por cuatro efectivos. Es el plan por el que optaron Filipinas ante Corea del Sur, Turkmenistán ante Japón, Líbano contra Catar, Kirguistán ante China y Vietman contra Irak. También lo intentaron, con menor éxito, Yemen y Corea del Norte.

Jordan players sings the national anthem during the AFC Asian Cup match at Melbourne Rectangular Stadium (AAMI Stadium) Melbourne Picture by Frank Khamees/Focus Images Ltd +61 431 119 134 20/01/2015
Jordania sorprendió a Australia en la primera jornada de la Copa Asia. Foto: Focus Images Ltd.

El producto de dichas apuestas ha brindado encuentros cerrados, en los que los conjuntos de menor potencial a menudo defienden muy atrás y por acumulación, pero que dificultan lo suficiente a los gigantes para que sufran por llevarse los tres puntos. Sobre todo en la primera mitad, mientras dura la energía de los conjuntos más débiles, pues en las segundas partes les cuesta más mantener el rigor defensivo, llegar a tiempo a las ayudas, sostener el nivel de concentración y contundencia y amenazar de vez en cuando con algún contragolpe que obligue al favorito a recular y protegerse un poco. Los que mejores resultados obtuvieron fueron aquellos que fueron capaces de desplegarse en ataque también a lo largo de la segunda mitad -como Jordania a través de Al Tamari y Al Bakhit o Baréin con Madan y Al Romaihi-, lo que les permite tomarse un respiro de vez en cuando.

Aun así, todavía es pronto para evaluar a las principales aspirantes al título. De inicio se han topado con una oposición más firme de lo esperado. Sin embargo, los modestos quizás no podrán sostener sus prestaciones a lo largo de una fase de grupos exigente, con partidos cada cuatro días en plantillas poco acostumbradas a repetir este tipo de esfuerzos. Del mismo modo que han acusado el desgaste en las segundas mitades, la fatiga también puede hacer mellar en los siguientes encuentros ante selecciones que poco a poco irán carburando después de un arranque espeso. Por otro lado, el listón de la primera fase es más bajo, pues 16 de las 24 selecciones accederán a octavos de final (las dos primeras de grupo y los cuatro mejores terceros). Incluso, en algunos casos, también influyen algunos factores externos: Son Heung-Min aún no se ha incorporado a la concentración de Corea del Sur y Japón perdió a última hora a uno de sus futbolistas más en forma, Shoya Nakajima. Son preocupaciones recurrentes junto a los distintos estados de forma de los futbolistas que proceden en clubes de distintos continentes. Lo resumía a la perfección el portugués Paulo Bento, actual seleccionador de Corea del Sur: “Cada uno de nuestros futbolistas se encuentra en un momento distinto. Los jugadores que militan en Asia acaban de terminar la temporada. Los que están en Europa, se encuentran justo en la mitad. Es difícil que todos se junten en el mismo punto físico, pero estamos trabajando en ello”. Lo normal sería que poco a poco alcanzaran el punto físico óptimo, corrigieran los errores de la primera jornada y agilizaran la circulación de balón, carencias comunes en la mayor parte de aspirantes a suceder a Australia en el trono continental. Porque parte de la igualdad vista hasta ahora también la ha propiciado su rendimiento, en muchos casos inferior a las expectativas. El espectáculo se está haciendo de rogar, pero emoción no le ha faltado a la primera ronda de encuentros de la Copa Asia.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

Se ve algo parecido a lo que sucedió en el Mundial. No creo que se trate tanto de igualdad como de escasez de recursos. Cuando no tienes nada relevante, cerrojazo. Que el 9 se busque la vida y saque alguna falta o corner para intentar algo de pizarra, o pillar un contragolpe en el que de puro aburrimiento se desconcentre algún defensa.
En este contexto, si Irán llega a las eliminatorias, que seguro lo hará, para mí es el principal favorito, por encima incluso de Corea del Sur y Japón. 7 años y medio con Queiroz y las cosas muy claras. A nosotros nos pusieron las peras a cuarto, y también a Portugal.
La única excepción a esta evolución de los torneos de selecciones estaría, quizá, en África. Ya se ha hablado aquí alguna vez de la anarquía táctica del jugador africano en general o la inconsistencia, pese al talento, del norafricano. Para mí, eso hace a la CAN un torneo muy atractivo, y lo sería más si acudiesen todas las estrellas.

Y en África hay un factor también muy importante que es la inestabilidad de las federaciones (o a veces, incluso, de los propios países). Eso dificulta mucho más el trabajo a largo plazo, desde las categorías inferiores hasta la construcción de un proyecto con un mismo seleccionador. Y de ahí otros líos recurrentes como los desplazamientos, las primas, promesas que no se cumplen, torneos que no se celebran donde toca (este mes, sin ir más lejos, se ha confirmado que Egipto acogerá la Copa África que tenía que celebrarse en Camerún).

Cada vez se da más importancia a la defensa, a protegerte para que no te golpeen, y a partir de esa seguridad, poder golpear tu, y creo que es un acierto, eso se vio en el mundial, con Irán, Rusia y tantas otras, incluso más llamativo quizás sea el caso del Liverpool, hace un año perdió a Coutinho, con lo que perdió efectividad en ataque, pero ganó muchísima seguridad defensiva con el fichaje de Van Dijk, consiguiendo casi una mutación entre la fallida defensa que era, al impenetrable muro que es a día de hoy.

Y aveces, como en el caso de Irán, también creo que juega mucho la paciencia, a Irán le da igual que vayan pasando los minutos, en cambio su rival se va poniendo más y más nervioso, ve que pasan los minutos, que el tiempo se le acaba, siente que está siendo mejor (eso lo veo opinable), y a más nervioso se pone, más cerca está de cometer un error, un error, que Irán estará esperando aprovechar.

En este contexto ciertamente Irán es el gran favorito, aunque yo todavía apostaría por Corea con la incorporación en las eliminatorias de un enchufadísimo Son. En cuanto a la comparación entre las copas de África y Asia, diría que ahora ambas tienen en común la enorme cantidad de jugadores nacidos en Europa, si bien el nivel de los afroeuropeos es infinitamente superior actualmente. Parece que el invento de Filipinas (apenas un par de jugadores nacidos en las islas) no ha cuajado, pero la tendencia parece imparable, porque ya prácticamente todas las selecciones asiáticas tienen varios jugadores nacidos en Europa.

El estilo de juego de Kirguistan me ha sorprendido gratamente, a pesar de que siguen teniendo dudas en el arco tras el primer gol de China, y el gol que recibio hoy de Filipinas, tiene un buen toque de balón, y destacan en la defensa Valeri Kichin, ademas de sus delanteros Bernhardt y Vitalij Lux, creo que puede ponerle las cosas complicadas al anfitrion.

Responder a Sevillista Cancelar respuesta

*