Once ideal de la Copa Asia 2019

By Mehr News Agency, CC BY 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=76203838

Catar hizo historia al proclamarse campeón de la Copa Asia 2019. El conjunto dirigido por Félix Sánchez alzó el título continental por primera vez y por este motivo copa el once ideal de la competición confeccionado por la redacción de MarcadorInt. Hasta seis cataríes forman parte de esta alineación, completada por otros dos jugadores de Japón y tres de la selección de Irán.

Artículo relacionado: Análisis del Japón 1-3 Catar

xi-copa-asia-2019-bis

Alireza Beiranvand (Persepolis, portero, 1992)

El guardameta iraní aprovechó la Copa Asia para consolidar su fama de mejor futbolista del continente en esta demarcación. Seguro a lo largo del torneo y decisivo en octavos al parar un lanzamiento desde los once metros nada más arrancar la eliminatoria, mantuvo su portería imbatida hasta la semifinal contra Japón. Es elástico bajo palos, fiable en el juego aéreo y una garantía a la hora de desplegar a su equipo al contragolpe gracias al alcance de su saque con el brazo. Al-Sheeb, de Catar, encajó aún menos goles que él, pero Beiranvand fue más decisivo en las instancias eliminatorias.

Bassam Al-Rawi (Al-Duhail, central o lateral derecho, 1997)

Ha jugado todo el torneo como central, pero en otras etapas de su carrera (como en el juvenil del Celta de Vigo) ha ejercido de lateral derecho. De ahí que se le adapte tácticamente en un once ideal en el que merecía estar, porque ha sido decisivo para su selección. Marcó dos goles de falta directa, ante Líbano e Irak, que encarrilaron dos partidos que se le habían atascado a su combinado nacional. Nacido en Irak pero internacional catarí en categorías inferiores desde al menos 2015, Al-Rawi es un central rápido, que permite defender con la línea adelantada y que saca la pelota jugada con seguridad y sobriedad. No suele exponer a su equipo a pérdidas comprometidas, se anticipa bien y mantiene la atención defensiva, especialmente cuando juega arropado por otros dos centrales. No es especialmente alto (175cm), pero sí es elástico: su llamativo salto le ha llevado a ganar muchos duelos aéreos en esta Copa Asia.

Boualem Khoukhi (Al-Sadd, central o mediocentro, 1990)

El multiusos de Félix Sánchez. Empezó el torneo de mediapunta ante Líbano y fue retrasando su posición. Alternó la demarcación de mediocentro con la de líbero, donde ha rendido más a lo largo de la Copa Asia. Dominante en el juego aéreo y providencial al cruce, su presencia en una retaguardia algo inexperta dotó de estabilidad al conjunto catarí. Tanto su partido ante Corea como su final ante Japón fueron apoteósicos, resguardando el corazón del área. De hecho, una de las pocas fases del torneo en las que Catar ha parecido vulnerable coincidió con su lesión en los últimos minutos de la final.

Takehiro Tomiyasu (Sint Truiden, central, 1998)

Aprovechó el escaparate de la Copa Asia y pronto no le faltarán pretendientes. Central seguro, expeditivo al cruce, poderosísimo en el juego aéreo tanto ofensivo como defensivo. Se convirtió en un argumento ofensivo de primer nivel en las jugadas a balón parado de su selección y se mantuvo particularmente firme en la faceta defensivo. Le gusta anticipar, no rehuye el contacto en el cuerpo a cuerpo, lee bien el juego y es lo suficientemente rápido como para defender lejos de su portería. También maneja bien el cuero y es bastante preciso en el desplazamiento largo.

Abdelkarim Hassan (Al-Sadd, lateral izquierdo, 1993)

Lateral izquierdo o carrilero poderosísimo, portentoso en carrera. Es una bala con espacios por delante, un tren de mercancías con el que conviene no chocar. Hassan en ocasiones se despista en defensa, pero el sistema con tres centrales y dos carrileros le potencia: le permite soltarse más en ataque, donde destaca especialmente si puede conducir el balón o llegar en carrera, y le brinda un poco más de protección a su espalda.

Assim Madibo (Al-Duhail, mediocentro, 1996)

Ha ido a más a lo largo de la Copa Asia hasta parecer una reproducción catarí de N’Golo Kanté. Se perdió el duelo de cuartos ante Corea del Sur por sanción, pero fue vital en las victorias ante Emiratos y Japón en las dos últimas rondas. Omnipresente en las ayudas defensivas, bueno tácticamente para posicionarse e inteligente para anticipar los movimientos rivales, Madibo siempre estaba donde se le necesitaba para echar una mano a un compañero. Usa bien el cuerpo para robar la pelota y cuando le toca mover el cuero procura hacerlo a pocos toques, de forma más o menos ágil aunque no se trate de un futbolista particularmente creativo en el pase.

Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 04/02/2014 Ashkan Dejagah of Fulham before the The FA Cup match at Craven Cottage, London
Ashkan Dejagah juega en el Tractor Sazi tras una larga etapa en el fútbol europea. El Fulham fue uno de los clubes en el que militó. Foto: Focus Images Ltd.

Ashkan Dejagah (Tractor Sazi, interior, 1986)

El elemento más creativo del centro del campo de Irán. Interior derecho del 4-3-3 de Queiroz. El técnico portugués le reservó un rol preponderante para atacar a aquellos rivales que se encerraban en su mitad de campo. Bajaba a recibir muy atrás y trasladaba la pelota cerca del área contraria. Su capacidad para repetir esfuerzos, visión de juego en el último tercio, precisión en el centro lateral y poderío en el disparo desde lejos se convirtieron en recursos importantes en la selección iraní.

Ritsu Doan (Groningen, mediapunta o extremo, 1998)

Asumió la responsabilidad del ataque japonés cuando no estuvo Osako, que apenas pudo participar por sus recurrentes problemas físicos. Partiendo desde la banda derecha, buscó recibir por dentro y filtrar pases decisivos en el último tercio. Su capacidad para armar rápidamente el tiro con la pierna izquierda también amplió el abanico de recursos ofensivos del cuadro nipón. Doan se despide de la Copa Asia con dos goles, aunque su equipo echó de menos una versión más determinante en la final.

Artículo relacionado: Así juega Ritsu Doan

Doan apenas pudo participar entre líneas por culpa de la exhibición de Modibo. Foto: Antoon Kuper, bajo licencia Creative Commons 2.0.
Doan apenas pudo participar entre líneas en la final por culpa de la exhibición de Modibo. Foto: Antoon Kuper, bajo licencia Creative Commons 2.0.

Akram Afif (Al-Sadd, extremo o delantero, 1996)

Un gol de penalty en la final y diez asistencias. Una barbaridad. Akram Afif ha dado un paso al frente en la Copa Asia 2019 y ha asumido la responsabilidad de echarse a su selección a la espalda. Era el futbolista más mediático de su combinado nacional, el chico con mayor experiencia en el continente europeo, y ha estado a la altura de las expectativas. Extremo rápido en carrera, peligroso con espacios por delante y con visión de juego para dar el último pase, se entendió de maravilla con Almoez Ali, el máximo artillero de la competición. Alternó la posición de extremo izquierdo, donde explotó su virtud en el uno contra uno, con la de segundo punta cuando Catar jugó en 5-3-2. Aún pertenece al Villarreal.

Sardar Azmoun (Rubin Kazan, delantero, 1995)

Llegó a la Copa Asia como futbolista del Rubin y se marcha como nuevo delantero del Zenit. Azmoun es un delantero distinto a la mayoría en el fútbol asiático y esto le brinda una serie de ventajas que aprovecha permanentemente. Incansable en la presión, generoso en el esfuerzo e incómodo en todas las disputas, Azmoun es un delantero que condiciona por completo el juego de su equipo y de sus adversarios sin ser un goleador puro. Baja todo, es poderoso en el juego aéreo y es dominante a la hora de rematar centros laterales. Marcó cuatro goles en la Copa Asia y jugó su mejor partido en el choque de cuartos de final ante China. En ese partido, su selección le lanzaba al espacio para que él, a toda velocidad, impusiera su físico ante la zaga de Lippi y crease ocasiones.

Artículo relacionado: Así juega Sardar Azmoun

Almoez Ali (Al-Duhail, delantero, 1996)

Bota de oro de la Copa Asia con nueve goles. Almoez Ali seguramente sea la gran revelación del torneo. Este delantero nacido en Sudán pero criado en Catar es un futbolista poderosísimo físicamente, con zancada para castigar al rival de turno con espacios y con presencia en el área para rematar todo tipo de envíos. Marcó goles de todos los colores, con la chilena de la final como colofón para superar el registro de ocho goles de Ali Daei en una misma edición de la Copa Asia. No es muy fino en la asociación pese a ser un extremo reconvertido, pero sí tremendamente efectivo en la definición. “Es coordinado, es ágil, es rápido, se mueve bien, no se pone nervioso ante el portero, juega a un nivel muy interesante”, le describía José Mourinho en beIN Sports cuando comentó a Catar.

Foto de portada: Mehr News Agency, CC BY 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=76203838

Related posts

7 comments

Yo hubiera puesto al portero catarí, solo ha encajado un gol y el resto a 0.
Al Rawi debería estar en el eje de la zaga, que todo lo importante lo ha jugado allí, en el lateral poner al iraní.
Endo y Minamino también hubieran optado a entrar con todo merecimiento.
El resto lo esperado, ya tenemos un cupo en la copa confederaciones. Un Saludo.

El tema del portero es interesante, porque mirándolo estos días apenas le han disparado 11 veces (a puerta) en el torneo. Dos con los pies y el resto, cabezazos. Creo que sus datos de imbatibilidad son más por el buen rendimiento colectivo que por sus prestaciones (ante Corea se traga un par de centros que casi terminan en gol), pero era un candidato claro. Así que lo compensamos un poco metiendo defensas de Catar.

¿A quién pondrías de lateral derecho?

Yo dudaba entre Rezaeian y Lee Yong, que es al que propuse por su buena aportación ofensiva en las eliminatorias. Pero seguramente ha sido la posición menos clara de cara al once, sí.

Ojo que esa Copa Confederaciones está en el aire, al igual que el próximo Mundial de Clubes. De momento no están programados en el calendario porque la FIFA pretende reformar los formatos de ambos torneos e incluso se plantea sustituirlos.

Ambos finalistas jugarán la Copa América como invitados. Para mí, reconozco que el torneo de Qatar ha sido una sorpresa mayúscula. Opciones?

Yo creo que Catar va a la Copa América para probarse. Para competir en un entorno no-amistoso contra selecciones de otro continente, en este caso un continente con un buen puñado de selecciones de alto nivel como Sudamérica. Porque eso no se logra compitiendo en amistosso en los que los rivales pueden jugar a medio gas, con equipos alternativos, etc. Lo tendrán muy difícil para pasar su grupo con Argentina, Colombia y Paraguay, pero no creo que ese sea su objetivo.

Japón quizás tiene alguna opción más con Ecuador y Chile, pero depende de con qué jugadores acudan, su estado de forma y demás. Es pronto aún.

Deja un comentario

*