Catar-Emiratos Árabes Unidos: mucho más que una semifinal

Foto: Fars News Agency, bajo licencia Creative Commons 4.0.

Sólo por ser una semifinal de un torneo internacional de selecciones ya merecería la etiqueta de partido grande. Pero la trascendencia del Emiratos-Catar alcanza una dimensión superior, tanto desde un punto de vista deportivo como geopolítico. La enemistad entre ambos países -el anfitrión de esta Copa de Asia se unió a Arabia Saudí en el bloqueo impuesto sobre Catar, que sigue vigente desde junio de 2017- caldeará el ambiente de un partido que supone en sí mismo una oportunidad histórica para ambas selecciones en el ámbito meramente futbolístico, ya que ninguna de ellas ha ganado jamás el torneo más importante del continente. Emiratos alcanzó la final la otra vez que organizó el certamen, en 1996, pero la perdió por penaltis contra Arabia Saudí. Catar nunca acabó entre los cuatro primeros, así que esta Copa Asia será para ella, ocurra lo que ocurra, la mejor de todos los tiempos. Pero por lo que han mostrado hasta ahora, los de Félix Sánchez no se conforman con quedarse en las semifinales. Se sienten capacitados para llegar un poco más lejos y asumen el reto de intentar eliminar a un oponente que ha aprovechado el factor campo en los momentos más delicados en los que su supervivencia ha estado en riesgo.

Llama la atención que a Emiratos le llegue su gran oportunidad sin su futbolista más talentoso, Omar Abdulrahman, que se ha perdido el torneo por lesión. Si lo tuviera en el campo, es indudable que sus posibilidades crecerían, ya que echa de menos su creatividad y esa facilidad innata que el actual futbolista del Al Hilal posee para fabricar ocasiones de gol desde la nada. Sin él, el de Alberto Zaccheroni ha sido por momentos un equipo atascado que ha vivido de los errores rivales y de decisiones arbitrales controvertidas para sacar adelante sus partidos con muchos apuros. De los cuatro semifinalistas es el que peores registros presenta: ganó sólo dos partidos en los noventa minutos, se impuso en la prórroga a Kirguistán gracias a un penalti más que dudoso y con el rival rematando al larguero en el 120′ y empató frente a Bahréin (también gracias a una pena máxima que no pareció serlo) y a Tailandia. Desde una perspectiva neutral es complicado convertirse en partidario de su candidatura al título basándose en los méritos mostrados en el campo, y probablemente todos coincidiríamos en que no habría llegado hasta aquí si el certamen se hubiera celebrado en cualquier otro lugar. Y aunque Ali Mabkhout, su gran figura en ausencia de Omar, lleve cuatro tantos, la realidad es que ha fallado más ocasiones clarísimas que goles ha convertido. En el triunfo ante Australia estuvo listo y rápido y aprovechó una terrible cesión al portero de Degenek que se quedó corta para anticiparse al guardameta en su salida, regatearlo y anotar a portería vacía la diana que sellaba el billete de acceso de su equipo a la semifinal de Abu Dhabi.

Catar se estrena en una semifinal de la Copa Asia. Foto: MarcadorInt.
Catar se estrena en una semifinal de la Copa Asia. Foto: MarcadorInt.

Hay dudas en el once que sacará Zaccheroni, que revolucionó la defensa tras las debilidades mostradas frente a una Kirguistán que le marcó dos tantos y pudo hacerle más. Cobra fuerza la posibilidad, muy razonable, de que empiece el partido ante Catar con la misma línea de cuatro que acabó frente a Australia. Pese a no haberla usado de inicio en ningún compromiso hasta la fecha, ofreció una mayor solidez ante un adversario de buen nivel que dispuso de pocas ocasiones claras de gol. Quien sí debería volver al equipo es Khamis Emaeel una vez cumplida su sanción, mientras que la posición más adelantada del centro del campo se la disputarían el legendario Ismail Matar (Balón de Oro del Mundial Sub-20 de 2003) y el hermanísimo de Omar, Mohamed Abdulrahman. El primero posee más jerarquía y liderazgo y es importante a balón parado, pero a sus 35 años es mucho menos dinámico. De hecho, Zaccheroni empezó contra Australia con Matar y lo sustituyó en los primeros compases del segundo tiempo por Abdulrahman, cuya presión sobre Degenek fue decisiva para que se produjera la pérdida de balón que decantó el encuentro. Otra posibilidad sería apostar por un perfil que se descolgara menos y que permitiera formar con tres hombres en el medio. Ahí entraría la opción de Amer Abdulrahman -que no es hermano de Omar y Mohamed-, cuyo nivel hasta ahora cuando ha jugado ha sido de lo mejor del equipo en el torneo junto a Salmeen.

Si Emiratos llega a semifinales habiendo dejado dudas sobre la autoridad de sus victorias, Catar presenta una hoja de servicios inmaculada: cinco victorias sin necesitar ninguna prórroga y sin encajar un solo gol. Félix Sánchez tiene dos buenas noticias y dos malas, y no está claro cuáles van a pesar más. Recupera a su imponente lateral izquierdo Abdelkarim Hassan y a su todoterreno del centro del campo, Assim Madibo, pero pierde al magnífico central y autor de dos goles de falta directa, Bassam Al-Rawi, y al autor del tanto de la victoria en los cuartos de final contra Corea, Abdulaziz Hatem. Lo lógico es pensar que, ante un rival que no tira tantos centros, regresará a la línea de cuatro después de protegerse con un defensor extra ante el favorito oriental. Lo que no está tan claro es que Khoukhi vuelva a la medular, ya que podría permanecer como central para sustituir a Al-Rawi. La otra opción sería hacer debutar con la selección absoluta al joven Tameem Al-Muhaza. La banda izquierda se antoja fundamental para hacerle daño a un equipo emiratí que ha tenido muchas dificultades en su lateral derecho, y ahí Catar puede juntar a dos de sus mejores hombres: el mencionado Hassan y un Akram Afif que actuó más centrado contra los coreanos pero que debería volver a la banda si Félix pasa al 4-2-3-1. Y, sin duda, la organizadora del Mundial 2022 espera que Almoez Ali, máximo goleador del torneo con siete tantos, recupere su tono de la fase de grupos. Tras quedarse sin ver portería ante Irak y Corea del Sur, el ex de la Cultural Leonesa necesita otra actuación memorable para que todas las cámaras, tan pendientes de sus movimientos en la liguilla, vuelvan a enfocarlo a él.

Alineaciones probables: Catar-Emiratos Árabes Unidos, martes 29 de enero a las 15:00h

Catar vs UAE - Football tactics and formations

Foto: Fars News Agency, bajo licencia Creative Commons 4.0.

Related posts

3 comments

Axel, no estoy siguiendo la copa Asia así que mi pregunta es desde el completo desconocimiento, no me malinterpretes. Cuando dices “Recupera a su imponente lateral izquierdo Abdelkarim Hassan y a su todoterreno del centro del campo, Assim Madibo, pero pierde al magnífico central y autor de dos goles de falta directa, Bassam Al-Rawi”, lo dices en un contexto copa Asia donde quizás la mayoría de los jugadores sean de un nivel medio/bajo o realmente son jugadores que podrían jugar en un Valencia, Everton, Marsella, etc.
Gracias.

Deja un comentario

*