La frontera del recuerdo a largo plazo

Heung-Min Son Corea Sur Korea Republic Focus

Este jueves arrancan los cuartos de final de la Copa Asia, que marcan un punto de inflexión en el primer gran torneo de selecciones de 2019. Después de una primera fase relativamente plácida para los favoritos, que han padecido tropiezos pero no han sufrido por su clasificación para las rondas eliminatorias, los octavos de final ya marcaron una tendencia en la Copa Asia: no existen grandes diferencias entre los teóricos favoritos y las selecciones de una segunda o tercera línea jerárquica. Cuatro cruces se decantaron en la prórroga y dos de ellos, incluso, necesitaron la resolución desde los once metros. Solo Irán fue capaz de ganar por más de un gol de diferencia. Así pues, los cuartos de final prometen. En el estreno del VAR en la competición, llegan algunos de los duelos más esperados de la Copa Asia. Una ronda que suele delimitar la frontera de lo que con el paso del tiempo se considera una actuación memorable o, en ocasiones, hasta histórica.

Vietnam-Japón, jueves 14:00h

El primero seguramente será el enfrentamiento más decantado sobre el papel. Vietnam no entraba en las quinielas para llegar muy lejos en la Copa Asia y superó la fase de grupos porque vio menos tarjetas que Líbano, pero luego eliminó a Jordania. Vietnam se cargó a uno de los mejores equipos de la primera fase, aunque puede acusar el desgaste de 30 minutos de juego suplementarios que deberían pesar ante un equipo del nivel de Japón. El conjunto nipón, sin embargo, está lejos de su mejor versión. Ha ganado todos sus partidos por la mínima y no ha completado un partido redondo, 90 minutos de juego de buen fútbol. Ha tenido buenas fases, pero no ha mostrado la autoridad esperada en un equipo que alcanzó los octavos de final del pasado Mundial.

Contra un rival que ha igualado su mejor registro histórico (Vietnam jugó los cuartos de final en 2007, cuando coorganizó la Copa Asia), el equipo con más títulos continentales en Asia parte como favorito. Los nipones, además, quieren sacarse la espina de la eliminación en cuartos de final ante Emiratos Árabes Unidos en la edición de 2015. Ante Arabia Saudí, también demostraron que son más sólidos que en otras épocas: se defendieron con orden, renunciaron a la posesión y esperaron su oportunidad para golpear. La precisión de Doan en el golpeo a balón parado y el poderío de su pareja de centrales, formada por los solventes Yoshida y Tomiyasu, son dos argumentos a tener en cuenta en un equipo muy espeso cuando lleva la iniciativa ante rivales que se encierran atrás.

Artículo relacionado: Así juega Ritsu Doan

China-Irán, jueves 17:00h

Aunque nadie lo apostaría viendo la trayectoria de ambas selecciones en la última década, China ha conseguido mejores resultados que Irán en las últimas ediciones de la Copa Asia. Irán ha ganado el título en tres ocasiones, pero no alcanza una final desde su último campeonato, en casa en 1976. Y no juega una semifinal continental desde 2004, año en el que China fue subcampeona por última vez. El conjunto chino ha alcanzado la final de la Copa Asia en dos ocasiones (1984 y 2004) y fue semifinalista no hace tanto tiempo, en 1992 o el 2000. Sin embargo, en 2019 el favoritismo recae en la selección iraní.

Marcello Lippi quiere añadir la primera Champions asiática del Guangzhou Evergrande a su palmarés como técnico, donde ya tiene 5 Scudettos y 1 UEFA Champions League. Foto: Hao Ke.
Marcello Lippi dirige a la selección de China. Foto: Hao Ke.

Entre las favoritas, Irán es la selección que ha superado sus obstáculos con mayor suficiencia. Disfruta de un proyecto estable, es sólido en defensa, goza del mejor guardameta del continente y arriba tiene pólvora. Superó la fase de grupos con siete puntos, ganó a Omán por 2-0 en octavos y todavía no ha encajado ninguna diana en contra en esta Copa Asia. Aunque pudo encajarla nada más arrancar la primera eliminatoria, pues Beiranvand se vistió de héroe para detener un penalty en los primeros compases del encuentro. Queiroz ha preparado a su equipo para llevar la iniciativa, con un sistema que abre a los interiores a las bandas para facilitar la salida desde atrás, proyecta a los laterales y amenaza con la presencia de Azmoun en el área contraria. Su principal preocupación residirá en la velocidad de Wu Lei, que puede afrontar un choque propicio para exhibir su principal virtud. El delantero chino es el futbolista de mayor nivel en su selección y se siente particularmente cómodo si goza de espacios por delante en un equipo que no anda sobrado de recursos ofensivos.

Corea del Sur-Catar, viernes 14:00h

Una de las selecciones más regulares de los últimos años contra un país que quiere convertirse en una potencia emergente. Corea del Sur es el último escollo de un equipo catarí que puede hacer historia si accede a las semifinales, pues nunca ha estado entre las cuatro mejores del continente asiático en categoría absoluta. Su rendimiento a lo largo de la Copa Asia ha sido óptimo: firme en defensa y contundente en ataque, todavía no ha encajado ningún gol mientras ha perforado la red rival en once ocasiones. Siete de sus goles los ha marcado el prometedor delantero Almoez Ali, un punta físico, con capacidad para caer a banda y para intimidar tanto con espacios como en centros laterales. No es muy fino en el toque o la asociación, pero aporta veneno a un equipo que también ha aprovechado el notable golpeo de Al Rawi en los libres directos. Así desatascó dos de sus cuatro encuentros en la Copa Asia: el estreno y el duelo de octavos de final ante Irak.

Las bajas de los sancionados Madibo y Abdelkarim Hassan supondrán un contratiempo para medirse a Corea del Sur. Sin dos de sus piezas habituales intentará frenar a un equipo que ha rendido por debajo de las expectativas hasta ahora. El conjunto de Paulo Bento acusa la lesión de Ki, cerebro en la medular, que ha intentado paliar a efectos de liderazgo con el regreso de Son. El atacante del Tottenham se incorporó más tarde a la concentración en la Copa Asia y empezó a participar a partir de la tercera jornada de la fase de grupos. Su sociedad con el punta Hwang Ui-Jo es el arma más potente del elenco surcoreano, que no necesita demasiadas ocasiones para marcar. Asimismo, las incorporaciones de Lee Yong desde la banda derecha también han aportado profundidad ante rivales que les ceden la iniciativa. Se trata de una selección con un bagaje internacional mucho más amplio que Catar. No solo ha disputado los últimos nueve Mundiales, sino que también se ha clasificado para las semifinales de la Copa Asia en cuatro de los últimos cinco torneos. Aun así, el título continental se le resiste desde 1960.

Emiratos Árabes Unidos-Australia, viernes 17:00h

El vigente campeón y el anfitrión se cruzan en una eliminatoria que enfrenta a dos equipos con serias dificultades para desplegar todo su potencial. Emiratos Árabes Unidos necesitó la prórroga -y de un penalty muy controvertido en el tiempo suplementario- para superar a Kirguistán mientras Australia se acabó imponiendo a Uzbekistán en la tanda de penaltis tras terminar segunda en su grupo. Son dos selecciones castigadas por lesiones de gravedad que les han impedido contar con sus estrellas (Omar Abdulrahman, Aaron Mooy o Daniel Arzani) y que de momento no han encontrado alternativas fiables para reemplazarlas.

Sin una figura que intimide en el área contraria, Australia ha recurrido al desequilibrio de Awer Mabil en la banda derecha y al golpeo de Rogic desde la mediapunta. Este último, centrocampista del Celtic, no podrá disputar el partido ante EAU por sanción, en un contratiempo más para los Socceroos. Por otra parte, Zaccheroni se resiste a juntar a Khalil y Mabkhout en un mismo once. La pareja de delanteros del equipo semifinalista en 2015 se mostró entonces como muy complementaria, pero el bajón en las cifras de Khalil lo ha relegado al banquillo en todos los encuentros del conjunto emiratí, que tampoco anda sobrado de creatividad. Ha dejado algunos detalles el mediapunta zurdo, Khalfan Mubarak, pero sus aportaciones no suelen mantenerse a lo largo de los 90 minutos de juego. El nivel del anfitrión está claramente por debajo del exhibido en 2015, cuando eliminaron a Japón para alcanzar las semifinales, pero la gris versión de los Socceroos alimenta la esperanza de Emiratos Árabes Unidos.

Australia defiende la corona en la Copa Asia. Foto: Focus Images Ltd.
Australia defiende la corona en la Copa Asia. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Sigo pensando que el principal favorito es Irán, el más fiable, siempre competitivo y trabajado al detalle. Todo depende de si Azmoun la enchufa, con una basta, se vuelven pegajosos y desesperan al rival.

Muy buen artículo, Tomás.

Yo creo que los favoritos para enfrentarse en la final son Irán y Corea del Sur. Luego ya en la final todo dependerá de los detalles. La presencia de Son le puede dar un favoritismo a los coreanos, pero en este campeonato el equipo que se ha mostrado más sólido ha sido Irán. Yo si tuviese que apostar, apostaría por Irán.

Que bueno sería que Vietnam diese la sorpresa y se clasificase a semis!

Deja un comentario

*