La esperanza goleadora de Irán

Azmoun, de lo mejor del Rostov, peleando con Hummels en el partido de ida. Foto: Focus Images Ltd.

Se acaba el tiempo. El uno de enero, Sardar Azmoun cumple años y mañana empieza 2019. Así que corría prisa dedicarle un espacio propio a uno de mis jugadores fetiche del fútbol de selecciones antes de que dejara de encajar con las condiciones requeridas para integrar la lista de nombres sub-23 de los lunes. Y qué pretexto más propicio que el inminente inicio de la Copa Asia para escribir de Sardar Azmoun, uno de los futbolistas llamados a liderar a Irán en un torneo en el que el equipo de Carlos Queiroz parte como uno de los principales aspirantes al cetro continental.

Alrededor de su entrenador, el portugués Carlos Queiroz, Irán ha construido un proyecto de largo recorrido poco habitual en el fútbol de selecciones. Menos todavía en el continente asiático o en el propio país iraní, donde rara vez alguien había logrado superar los cuatro años dirigiendo el combinado nacional. Queiroz ya lleva siete años y medio al frente de Irán, bordea los cien partidos oficiales con el Team Melli y ostenta varios registros que refuerzan su candidatura para ganar su cuarta Copa Asia, la primera desde 1976. Por ejemplo, Irán se clasificó para el Mundial en un proceso en el que no perdió ningún partido y en el que incluso completó la última fase, la más difícil, sin encajar ningún gol hasta la última jornada, con el billete para Rusia ya en el bolsillo. En la Copa Asia 2015 cayó eliminada a manos de Irak en un duelo que se le escapó en la tanda de penaltis después de jugar 75 minutos con un hombre menos y su última derrota en partido oficial contra una selección asiática, a 90 minutos, se remonta a un choque contra Uzbekistán en noviembre de 2012. Entonces Azmoun todavía no había debutado con la selección absoluta.

Carlos Queiroz entrena a Irán desde 2011. Foto: Steindy
Carlos Queiroz entrena a Irán desde 2011. Foto: Steindy.

De hecho, la presencia de Azmoun (y Jahanbakhsh) ha supuesto un salto de calidad en el fútbol ofensivo de Irán en los últimos cuatro años. Tanto en el Mundial de Brasil como incluso en la Copa Asia de Australia en 2015 Irán se convirtió en un rival dificilísimo de batir gracias a su estructura defensiva granítica. Desesperaba a los adversarios, que se creían incapaz de marcar, y rentabilizaba sus oportunidades al contragolpe o a balón parado, dos de las bazas más habituales en la era Queiroz. Sin embargo, el desarrollo de Azmoun en un delantero centro curtido en el fútbol europeo, incluso en partidos de Champions, ha permitido crecer al combinado nacional en nuevos registros. Lo insinuó en la Copa Asia, en la que ya ejerció de delantero titular con apenas 20 años recién cumplidos y marcó dos goles, y lo confirmó con sus once dianas en el proceso clasificatorio para el Mundial de Rusia, una fase previa en la que resultó absolutamente dominante. Poderoso en el juego aéreo, agresivo en la presión, insistente en los desmarques, potente en la zancada a campo abierto y relativamente efectivo buscándose la vida en solitario, Azmoun posibilita a Irán desplegarse a la contra incluso cuando defiende lejos de la portería contraria. Y también intimida en contextos en los que su selección debe asumir la iniciativa ante rivales que le ceden la posesión. No es fino ni asociativo, pero es efectivo.

El fútbol de Sardar Azmoun no solo casa con la selección de Irán, sino también con la propuesta que suele plantear su técnico fetiche a nivel de clubes, Kurban Berdyev. El entrenador turkmeno lo reclutó cuando apenas tenía dieciocho años para el Rubin Kazan y lo moldeó posteriormente en el Rostov, club para el que primero lo pidió cedido para luego ficharlo en propiedad. En Rostov del Don, Azmoun contribuyó a la permanencia del equipo en su primera media temporada, fue una pieza clave en el subcampeonato en el segundo curso y en la tercera campaña se erigió como uno de los nombres destacados en la actuación continental tanto en la Champions como en la Europa League. En este contexto de máxima exigencia, con partidos contra rivales como el Anderlecht, el Ajax, el Bayern, el Atlético, el PSV Eindhoven o el Manchester United, Azmoun demostró su capacidad para erosionar a las retaguardias contrarias incluso en encuentros en los que apenas disponía de ayuda en ataque.

Kurban Berdyev.
Kurban Berdyev ha coincidido con Azmoun en tres etapas distintas de su carrera. Foto: Focus Images Ltd.

La simbiosis entre Kurban Berdyev y Sardar Azmoun ha llevado al delantero iraní a regresar al Rubin Kazan de la mano del técnico turkmeno. Su relación profesional es muy estrecha, pero también es cercano el vínculo personal entre dos personas que se comunican de forma habitual en el idioma turkmeno, natural tanto para el ariete como para el técnico del Rubin Kazan. Al fin y al cabo Sardar Azmoun se crio en Gonbad-e Kavus, una localidad situada en el norte de Irán, cerca de la frontera con Turkmenistán, a apenas 400 kilómetros de la capital vecina, Ashgabat. Sin embargo, la unión entre Azmoun y Berdyev no ha resultado tan productiva en su segunda etapa en Kazán. La temporada pasada el internacional iraní apenas anotó cinco goles en una campaña en la que el Rubin estuvo más cerca de la zona baja que de competir por entrar en Europa y ahora acude a la Copa Asia después de una primera mitad del curso en la que ha marcado solo cuatro goles. Casi todos, eso sí, en remates de centros laterales, a balón parado o al contragolpe. Su especialidad.

Del acierto de Sardar Azmoun dependerá en gran medida el éxito de Irán en un torneo que amplía su formato de 16 a 24 selecciones, una modificación que incluye la introducción de una nueva ronda eliminatoria en forma de octavos de final. Irán espera que esto brinde un poco más de tiempo a Queiroz para pulir el estado de forma de dos de sus mejores futbolistas, pues Alireza Jahanbakhsh no ha disputado ningún partido en el último mes y medio por culpa de una lesión de la que está a punto de salir y Azmoun se ha perdido parte de la preparación a raíz de un percance en un entrenamiento. Si ambos rinden a buen nivel, Irán aunará un bloque con una idea de juego asimilada y perfeccionada a lo largo de varios años con un par de individualidades por encima de la media. Entre ellas, un delantero con ganas de celebrar su 24ª aniversario con un título: 24 goles en 41 partidos con la selección le avalan.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Sardar Azmoun
Edad: 23 años
Equipo: Rubin Kazan
País de nacimiento: Irán
Posición: Delantero

Cada lunes, un perfil (o una historia) de un joven talento en edad sub-23.

– 17 de diciembre: Domingos Quina
– 10 de diciembre: Josh Sargent
– 3 de diciembre: Juan Marcos Foyth
– 26 de noviembre: Sofiane Diop
– 19 de noviembre: Jadon Sancho
– 12 de noviembre: Richarlison
– 5 de noviembre: Daniel Arzani
– 29 de octubre: Serginho
– 22 de octubre: Florent Muslija
– 15 de octubre: Zeki Çelik
– 8 de octubre: Krzysztof Piatek
– 1 de octubre: Ondrej Duda
– 24 de septiembre: Declan Rice
– 17 de septiembre: Angeliño
– 10 de septiembre: Giorgi Chakvetadze
– 3 de septiembre: Myron Boadu
– 27 de agosto: Rúben Dias

Related posts

3 comments

A mí en el Mundial me pareció el típico delantero peleón que siempre iba al choque. Solo puedo basar mi opinión en esos tres encuentros. Pero me sorprende su ratio de goles por partido con la selección, máxime cuando sabemos que la rigidez y el orden defensivo es lo que predomina en la meritoria selección de Queiroz.

En el Mundial anduvo particularmente impreciso, bastante por debajo del nivel mostrado en el proceso clasificatorio. En el contexto asiático es un jugador determinante porque, además, responde a un perfil de punta que a muchos equipos les cuesta de neutralizar. Más físico, incisivo, fuerte por alto… facetas en las que sufren muchos de sus rivales.

A mi gusto ya se esta estancando en Rusia, hace unos 3 _ 4 años le conoci y desde entonces no ha pasado nada con él….
Caso aparte ,no se si reciben peticiones y recordando que un par de ocasiones he leido aqui articulos sobre el futbol danes me tomo la libertad de sugerir un par de chicos para esta seccion, uno es Robert Skov de Copenaghen extremo de 22 años que lleva 18 goles en 20 partidos y otro de Andreas Skov Olsen igual extremo 18 años de Nordsjælland 15 goles en 28 presentaciones …sin mas les deseo un Feliz Año

Deja un comentario

*