El once ideal de la Copa de Campeones juvenil 2018/19

baena España sub17 Marcadorint

En la Copa de Campeones juvenil 2018/19 disputada en Vigo, el Zaragoza se coronó como vencedor por primera vez en toda su historia. El conjunto maño, un ejemplo de trabajo en equipo y brillantez defensiva, levantó el título contra todo pronóstico pero con total merecimiento, tras eliminar al Atlético de Madrid (0-1), el Celta de Vigo (0-2) y el Villarreal (0-0, 7-6). A continuación, recogemos nuestro once ideal del torneo celebrado entre el 6 y el 11 de mayo en la ciudad olívica.

ONCE IDEAL COPA DE CAMPEONES 2018-19
Once ideal de la Copa de Campeones 2018/19.
Once ideal de la Copa de Campeones 2018/19.

Carlos Azón (portero, 2000, Zaragoza)

Ni Atlético ni Celta, dos de los favoritos al título por la calidad de sus plantillas, consiguieron perforar la meta del portero blanquillo en cuartos de final y semifinales. Tampoco el Villarreal de Baena pudo batirlo en la gran final, ni durante los 90 minutos ni en el tiempo extra. El arquero maño se mostró sólido bajo palos, dominó el área y mostró unos grandes reflejos sobre la línea de gol. Ordenó a sus compañeros, controló la altura de la línea defensiva y en todo momento transmitió la seguridad propia de los mejores porteros. Además, detuvo un lanzamiento desde el punto de penalti en los primeros minutos de la final, que hubiese obligado al Zaragoza a modificar por completo su plan de juego. Azón fue una de las claves de la progresión de su equipo en esta edición de la Copa de Campeones. Por su impacto individual en los resultados del campeón, el ‘MVP’ del torneo.

Sergio Carreira (lateral derecho, 2000, Celta)

Carreira es el prototipo de lateral moderno: cumple en defensa –tiene bastante margen de mejora contra el balón– y brilla en ataque, donde pone al servicio de su equipo un amplio abanico de recursos ofensivos. El defensa vigués, imprescindible en los planes de Rubén Albés en el Celta B desde el pasado mes de marzo, suma en posiciones interiores sin dejar de aportar profundidad por el carril derecho. El ‘2’ del Celta se asocia con criterio, conduce y desborda con la pelota pegada al pie, aparece por sorpresa en zonas donde el rival no lo espera y, además, es ágil e intuitivo en la toma de decisiones, incluso en la frontal del área. La sociedad formada por Carreira y el incisivo extremo David Álvarez se convirtió en el principal factor de desequilibrio del anfitrión en esta edición de la Copa de Campeones celebrada entre A Madroa y Balaídos.

Javi Hernández (central derecho, 2000, Zaragoza)

Con minutos en el Deportivo Aragón (Tercera), Javi Hernández es un central diestro con un gran poderío físico y que juega como un veterano. Aunque el duelo de cuartos de final contra el Atlético de Madrid lo completó su compañero John Otu, Javi se hizo con un puesto en el once titular en el partido de semifinales ante el Celta y repitió en la final frente al Villarreal, y el Zaragoza notó el cambio. Frenó por completo a ‘Lauti’ de León, el delantero uruguayo titular en el conjunto celeste, y mantuvo una dura pugna con Fer Niño, el ‘9’ groguet, en la gran final. Demostró aplomo, contundencia y autoridad en el juego aéreo.

Daniel Pereiro (central izquierdo, 2000, Villarreal)

El líder de la defensa del Villarreal (y su capitán). Formado en Celta y Coruxo, el central zurdo gallego se mostró serio y expeditivo durante toda la competición. Pereiro dio consistencia al eje de la retaguardia amarilla e inició la salida desde atrás de un equipo dispuesto a combinar y a llevar la iniciativa con balón de principio a fin. Fuerte en el contacto, el defensa se impuso con suficiencia en los duelos individuales y en situaciones en las que las subidas de Dani Tasende, el lateral izquierdo titular en el conjunto dirigido por Miguel Ángel Tena, vaciaban el sector izquierdo de la zaga. Sobresalió más en situaciones estrictamente defensivas que en labores de construcción.

Alejandro Francés (lateral izquierdo, 2002, Zaragoza)

Le tocó lidiar con algunos de los extremos más talentosos del torneo –’Roro’ (Atlético de Madrid) y David Álvarez (Celta)–, y superó la prueba con nota. Muy difícil de rebasar en el cuerpo a cuerpo, tan solo sufrió durante los primeros minutos del duelo contra el juvenil colchonero. Siempre bien colocado, Francés calibró a la perfección cuándo debía anticiparse a sus rivales y cuándo lo adecuado era mantener la posición. Marcó el gol de la victoria contra el Atlético en cuartos de final, perforando la meta defendida por Saldaña con un testarazo magistral a la salida de un córner. Le tocó jugar de lateral izquierdo porque Alejandro Escuín, la opción más habitual en esta parcela durante toda la temporada, sufrió una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda a principios del mes de abril.

Iván Morante (mediocentro, 2001, Villarreal)

El prototipo de mediocentro que uno asocia a la propuesta futbolística del Villarreal. Con presencia regular en los planes de las categorías inferiores de la selección española, Morante es especialista en jugar a uno o dos toques. Suele perfilarse bien para recibir el pase y encontrar rápidamente a algún compañero por delante del balón o para poder trasladar la pelota a zonas desocupadas. Es un centrocampista zurdo muy disfrutable por la elegancia con la que se desplaza sobre el césped y el sentido que le da al juego. El ‘6’ le dio continuidad y dinamismo al ataque del Villarreal sin dejar de cumplir en labores defensivas.

Iván Morante España sub17 Villarreal MarcadorInt
Iván Morante, en el Europeo sub-17 de Inglaterra (Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt. Todos los derechos reservados).

Francho Serrano (mediocentro, 2001, Zaragoza)

En un Zaragoza prácticamente inexpugnable, Francho se convirtió en el candado de su equipo por delante de la defensa. Mediocentro muy completo, el ‘6’ blanquillo robó, se desgastó realizando coberturas a lo ancho del campo y jugó la pelota con sentido. Demostró ser un jugador inteligente, tomando en todo momento las mejores decisiones para el equipo. Cuando dispuso de metros para salir en conducción a campo rival, tampoco se achicó. Uno de los fijos para Iván Martínez en el once maño.

David Álvarez (extremo derecho, 2000, Celta)

El extremo derecho del Celta castigó a la línea defensiva del Tenerife en cuartos de final y se convirtió en la principal arma ofensiva de su equipo en el duelo de semifinales ante el Zaragoza, a la postre saldado con una derrota. Descarado e incisivo por su perfil, David es un futbolista muy vertical, con buen manejo de su pierna derecha y atrevido a la hora de encarar a su par. Aprovecha su potencia en espacios reducidos para desequilibrar, y puede salir tanto por dentro como por fuera cuando se topa con el lateral de turno. Transmite confianza en sí mismo. También demostró velocidad, desparpajo y colmillo en los últimos metros. Ya ha debutado en Segunda B con el filial celeste.

Michel Puche (extremo izquierdo, 2000, Zaragoza)

Anotó un gol de bandera en la semifinal contra el Celta y se mostró descarado, atrevido e inspirado en campo contrario, tanto como titular -semifinales– como entrando desde el banquillo –en el último tramo del cruce de cuartos y durante más de 45 minutos en la final–. De todos los miembros de la rotación en ataque del Zaragoza (formada por Rodrigo Val, Jesús Jiménez, Jaime Sancho y el propio Puche, entre otros), este último se mostró más acertado que el resto. Desbordó, buscó portería pegándole con ambas piernas y mostró determinación a la hora de atacar los centros laterales de sus compañeros.

Álex Baena (mediapunta, 2001, Villarreal)

Llegaba con la etiqueta de futbolista a seguir, y en ningún caso defraudó. El enganche del Villarreal, un habitual en las convocatorias de las categorías inferiores de la selección española junto a su compañero Morante, el mediocentro del Submarino Amarillo incluido en este once ideal, dejó su sello en Vigo desde el minuto 1 de la competición. Baena se movió con libertad por todo el frente del ataque groguet en un equipo habituado a alternar el 4-3-3 con el 4-4-2 durante el transcurso de los partidos. El Numancia en cuartos de final, el Sevilla en semifinales y el Zaragoza en la gran final sufrieron su talento. Por momentos resultó imparable. El de Roquetas de Mar dribla en estático y en conducción, asiste, la pide al pie pero también rompe en carrera buscando la espalda de la cobertura rival y define con mucha clase. El jugador con más proyección del torneo.

Bryan Gil y Baena celebran uno de los goles de España.
Bryan Gil y Baena celebran un gol de España sub-17 (Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt. Todos los derechos reservados).

Fernando Niño (delantero, 2000, Villarreal)

Hijo del que fuera central del Mallorca, Fer Niño es un delantero de área con buen juego de espaldas, el gol entre ceja y ceja y una gran capacidad de sacrificio en labores defensivas. Anotó un tanto en las semifinales ante el Celta y forzó un penalti en la final contra el Zaragoza, a posteriori ejecutado por Morante y detenido por Azón. La referencia en ataque del subcampeón comenzó el torneo un tanto impreciso en lo técnico, pero se entonó a medida que acumuló minutos. No es el punta más fino en sus movimientos, si bien sus condiciones complementan a la perfección las de Baena, Galdón, Morante o el lesionado en los cuartos de final Collado.

Otros futbolistas a seguir

Porteros: Toni Varea (Numancia) y Alfonso Pastor (Sevilla).

Defensas: Miguel Gutiérrez (Real Madrid), Juan María Alcedo (Sevilla), José Fontán (Celta), Ricard Sánchez (Atlético) y Dani Tasende (Villarreal).

Centrocampistas: ‘Roro’ y Cedric (Atlético de Madrid), Ebrahima (Numancia), Galdón (Villarreal), Antonio Blanco y Moha (Real Madrid), Iker Losada (Celta) y Thierno (Tenerife).

Delanteros: Jesús Jiménez (Zaragoza), Camello (Atlético de Madrid), ‘Lauti’ de León (Celta) y Luismi (Sevilla).

Related posts

Deja un comentario

*