Bravo por Chile

Chile Bravo Focus

La generación dorada del fútbol chileno se resiste a abandonar la primera página de los diarios deportivos cuando el reclamo es una gran cita. Ante Portugal, en un duelo trabado, gris, carente de lucidez y marcado en todo momento por las precauciones tomadas por las dos semifinalistas, el combinado dirigido por Juan Antonio Pizzi alcanzó el pase a la gran final merced al acierto de Claudio Bravo bajo palos en la tanda de penaltis. El arquero del Manchester City adivinó la dirección de los tres primeros lanzamientos lusos (Quaresma, Moutinho y Nani) y la puntería de Vidal, Aranguiz y Alexis Sánchez desde los 11 metros hizo el resto. El triunfo coloca a las puertas de un nuevo título a la mejor hornada de futbolistas chilenos de la historia, un grupo de jugadores para los que ‘La Roja’ no tiene relevo de garantías pero que, ignorando el paso de los años, se exprimen sobre el césped como si de un grupo de veinteañeros se tratase.

El desenlace acabó penalizando a una Portugal confiada en poder repetir la hazaña lograda en la Eurocopa de Francia 2016, pero que esta vez no logró imponerse en los pequeños detalles. Fernando Santos mantuvo de inicio su 4-4-2 clásico, con Cristiano Ronaldo y André Silva como futbolistas más adelantados, y sorprendió alineando a Bernardo Silva, renqueante como consecuencia de unas molestias en su pie derecho contraídas frente a Nueva Zelanda. Por las botas de estos tres hombres pasarían las mejores oportunidades de una selección empeñada en encontrarle un hueco en el once a André Gomes. El interior del Barcelona partió desde la banda izquierda, donde no termina de explotar sus condiciones y a menudo resta más que suma. Gomes no se encontró cómodo ni en ataque ni en defensa, sufrió a la hora de perseguir a Isla y tampoco consiguió relacionarse con Eliseu en el tercio superior del campo. La selección ibérica desechó esa parcela y lo fió todo a las apariciones puntuales de Cristiano y a las proyecciones al ataque de Cedric por el costado opuesto. El defensa del Southampton ha sido uno de los portugueses más entonados a lo largo de esta Copa Confederaciones.

Portugal vs Chile - Football tactics and formations

Chile exhibió armas ya conocidas: lanzó a Arturo Vidal contra la defensa portuguesa como si de un misil se tratase, buscó a Alexis a lo ancho tratando de profundizar en la vertiente más asistente del delantero del Arsenal y sobre todo tiró de trabajo táctico y derroche físico para paliar sus carencias con la pelota. No es la de Pizzi una selección con pausa a la que a día de hoy le guste manejar el cuero en exceso en posiciones intermedias, más bien trata de llegar al área rival cuanto antes para cargarla con sus medios y machacar con la pegada de los delanteros. La mezcla entre las propuestas sudamericana y europea no aventuraba un fútbol del agrado de los paladares más finos, y los pronosticadores que en la previa insistían en la posibilidad de asistir a un partido marcado por los colores grisáceos solo tardaron 20 minutos en apuntarse el tanto. Tras un inicio fulgurante, el espejismo dejó paso a la realidad y los choques e imprecisiones llevaron la voz cantante.

Ni siquiera la entrada de Nani, Quaresma o Moutinho lograría alterar un escenario que mantuvo los penaltis como telón de fondo. Siempre pareció más entera Portugal, pero a la hora de la verdad las oportunidades más claras las disfrutó Chile: Rui Patricio se vio exigido por un remate imposible de Vargas, Alexis cabeceó a 20 centímetros del poste un fantástico centro lateral de Isla, Fonte trabó al ‘Gato’ Silva dentro del área en un penalti claro que el árbitro omitió en dos ocasiones –no lo apreció en directo y no empleó el VAR para saldar su error– e incluso los chilenos mandarían dos balones al palo. Ni Arturo Vidal desde media distancia ni Rodríguez desde el corazón del área lograron batir al meta del Sporting al entrometerse entre ellos la madera. Chile trasladó esa entereza a los lanzamientos desde el punto de penalti y, como ya había sucedido en dos ocasiones frente a Argentina en sendas finales de la Copa América, la tanda resultó su más preciada aliada para obtener un botín que sabe a gloria: el pase directo a pelear por el título de la Copa Confederaciones 2017.

Charles Aranguiz of Chile during the 2017 FIFA Confederations Cup match at Fisht Stadium, Sochi Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 22/06/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-170623-0075.jpg
Charles Aranguiz, centrocampista chileno.
Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Gran artículo, pero una pregunta, cual es la mejor posición de Andre Gomes? En el F.C. Barcelona tampoco ha rendido “bien” (o al menos tal y como se esperaba) en ninguna de las muchas posiciones donde ha jugado… Como MC puro no funciona, abierto arriba en banda tampoco, el invento de lateral (o carrilero) tampoco… su posición óptima parece la de interior por delante del mediocentro … Gracias!

En lo personal, encontre grotesca la omision del penal, se noto por todos lados que la fifa queria una final portugal – alemania, una pena en verdad ver como el negocio trucho y las manos invisibles, interceden a tal punto de borrar alegrias y sueños de ciertos equipos.
De la misma manera encontre insolito como el arbitro dejo que pegara el equipo portugues todo el primer tiempo, la cantidad de faltas que recibio tucu hernandez fue descarada…
Espero que los organismos correspondientes (CONMEBOL) hagan los reclamos adecuados y defiendan los intereces de la seleccion en algo q a mi parecer, podria haberse transformado en un robo horrible.
Por lo demas, no sabes la felicidad y la alegria q sigo teniendo en estos momentos gracias al partido, gran gran duelo entre dos selecciones de peso.
Saludos desde chile.

Deja un comentario

*