El rey Leon

Lars Stindl celebrates scoring for Germany against Chile during the 2017 FIFA Confederations Cup match at Fisht Stadium, Sochi
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
22/06/2017
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-170623-0064.jpg

La Copa Confederaciones nos regaló en sus semifinales un partido de una belleza inesperada. Se enfrentaban una joven generación de talentosos alemanes con muchísima voluntad por demostrar que merecen volver a Rusia en un año y una enérgica selección mexicana convencida sin ambages de su particular identidad. El resultado fue un choque de estilos de un destacado poderío visual. Ganaron los primeros, seguramente porque su idea es más competitiva y porque cuentan con un futbolista que marcó la diferencia. Se llama Leon Goretzka, juega (todavía) en el Schalke 04 y es el nombre propio de la competición hasta ahora.

Alemania 4 (Goretzka 6′, 8′, Werner 59′, Younes 91′)
México 1 (Fabian 89′)

Alemania vs Mexico - Football tactics and formations

Fue bonito, pero no fue competido. Porque cuando México quiso hacer pie en el partido, Leon ya se los había llevado por delante. Alemania, en su ya clásico 5-2-3, estrechaba el campo a su rival e incomodaba su posesión. La agresiva presión que había ordenado Löw en campo propio para tratar de ahogar el juego posicional mexicano permitió pronto un par de recuperaciones germanas con mucho terreno por delante para correr, pues los de Osorio involucraban muchos hombres por delante del balón y no se protegían cuando trataban de recuperarlo. Y aquello es sinónimo de intimidación si en tu equipo juega Leon Goretzka. El futbolista nacido en Bochum volvió a demostrar que tiene una sensibilidad para pisar el área contraria de absoluto elegido. Para iniciar la carrera en estampida, ofrecerse indetectablemente por los alrededores de la portería rival y definir con contundencia antes de preguntar. Pam. Pam. En 8 fatídicos minutos, el 8 teutón expuso meridianamente las costuras defensivas de México con dos zarpazos mortales. Parecía que nos habíamos quedado sin partido.

Pero lo tuvimos. Lo tuvimos porque México se resistió a rendirse. El golpe emocional parecía crítico, pero el cuadro azteca se rehizo. Demostró que cree fervientemente en la idea de su entrenador y que su convicción por ella les empuja a seguir aplicándola con entrega aun cuando la victoria parece lejana. Tras los golpes, el cuadro de Osorio hizo pie en el encuentro. Empezó a mover el balón con energía y dinamismo, recordando por momentos a la Chile de Sampaoli y obligó a ter Stegen a pesar en el encuentro. El portero del FC Barcelona realizó cuatro paradas de muchísimo mérito que impidieron que México se pudiera meter nunca del partido. Sin embargo, sí pudo enseñar al mundo que tiene una idea de juego muy estimulante y también que le queda un año para pulirla. Mientras Alemania nos dijo algo que todos sabíamos: que en transiciones también es demoledora, que su versatilidad táctica es camaleónica y que su versión B le da para ganar a casi todos los equipos del planeta.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

En Mexico Osorio quedo muy tocado con este resultado, la idea generalizada entre periodistas es que debe irse ya que los dos partidos mas importantes que ha dirigido ha sido goleado, yo como aficionado no creo que deba ser despedido, sin embargo debo reconocer que las sensaciones no son las mejores y no creo que se rompa esa barrera del 4to partido en los mundiales, aunque esa barrera ya parece mas psicologica y siempre se llega ahi asi los diriga yo o los diriga Mourinho.

Siempre pensé que el peor trabajo del mundo (como entrenador obviamente), era entrenar al Real Madrid o a Brasil por el nivel de presión que se maneja. Hoy en día estoy convencido que es entrenar a la selección mexicana. Creo que México debe empezar a aceptar el nivel que tiene, para no aplastar con presión al técnico y a los jugadores. Y a partir de ahí crecer.

Excelente analisis ojala pudiera entrenar mi forma de ver el futbol

Gracias por el articulo hace ver que no todo es mal como lo pintan los medios mexicanos

Deja un comentario

*