El Zaragoza se sintió de Primera

soro-3-0 Zaragoza MarcadorInt/TM23

El Real Zaragoza jugó ante el Mallorca un partido realmente convincente contra un rival de categoría superior y acabó consiguiendo el merecido pase a octavos de final de la Copa del Rey. Tras un primer tiempo en el que ambos equipos dejaron claro su papel en el partido, con el Zaragoza llevando el peso del mismo y el Mallorca esperando su momento, los de Víctor Fernández empezaron a romper la eliminatoria en la segunda parte y le hicieron tres goles a un equipo caracterizado por su orden y las dificultades que ofrece para batirlo. El duelo de campeones de Copa (seis para el Zaragoza y una para el Mallorca) fue un buen espectáculo que satisfizo a los valientes que se enfrentaron a la gélida y lluviosa noche maña.

Mallorca vs Zaragoza - Football tactics and formations
Alineaciones iniciales. Infografía: Sharemytactics

Como siempre, el Zaragoza de Víctor Fernández salió al césped a mandar y no hizo valer la dinámica habitual de la Copa del Rey, que indica que los clubes de Segunda tiran el torneo del KO para priorizar la Liga. Los maños también se beneficiaron del aplazamiento del último partido ante el Mirandés, puesto que pudieron sacar un once competitivo frente a un Mallorca que reservó a la gran mayoría de sus titulares. Ante un Mallorca ubicado en un 4-4-2 a la hora de defender, en el que Febas y Pedraza formaban en muchas ocasiones una línea recta con Pozo y Trajkovski, el Zaragoza se encargó de mover el balón y de intentar llevarlo a los espacios entre líneas, en los que Kagawa buscó ser punzante con la compañía de Blanco y Puado, que dirigían sus conducciones desde los extremos hacia el centro. El Mallorca, con un bloque que rayó a buen nivel durante el primer tiempo, no permitió a los maños estar cómodos. Dicho esto, quien sí estuvo como pez en el agua, en este caso reclamando atención, fue Mateu Lahoz. A su estilo. Amonestó en el minuto 8 a Kagawa y a los dos centrales zaragocistas tras unas protestas por un saque de banda que los jugadores maños entendieron que estaba mal concedido en favor del rival.

El Mallorca empezó a sacar sus armas ofensivas tras los primeros 10 minutos. Kubo fue, sin duda, el hombre más desequilibrante sobre el césped para el Mallorca. El nipón estuvo más obligado que nunca a sacar petróleo de acciones en las que se encontraba en clara inferioridad y en algunas lo consiguió, a pesar de tener que correr muchos metros en dirección a portería rival o regatear a más de un rival. Ante ese contexto, el jugador al que más pudo encontrar el cuadro bermellón cerca del área fue Abdón Prats, destinatario de los balones verticales que enviaba su retaguardia. El de Artà forzó faltas en campo rival y finalizó varias acciones en el primer tiempo con disparos lejanos, con el objetivo principal de terminar las jugadas y probar suerte. Y es que Abdón, que fue el héroe del ascenso a Primera del Mallorca, sabe perfectamente lo que es clavar golazos desde la distancia. Tampoco se desdeñaban los córners en contra para coger desprevenido al cuadro maño, y uno de ellos acabó en una transición rápida de Pozo y Take que finalizó con un mal remate de Trajkovski.

take-kubo Mallorca MarcadorInt/TM23
Take Kubo siempre estuvo dispuesto a tirar del carro.

Ante el limitado bagaje ofensivo del Mallorca, el Zaragoza podía centrarse en encontrar soluciones que le llevasen a demoler el muro rival. Más allá de que el movimiento de los mediapuntas y atacantes fue interesante, uno de los que más acertado estuvo fue Javi Ros, que sacó provecho de los metros que el equipo de Vicente Moreno le concedió. Queriendo centrarse en tapar a los hambrientos atacantes maños, el valenciano hizo que el ’10’ zaragocista (que en muchas ocasiones daba salida como tercer central) pudiese jugar con cierta comodidad, lo que sumado a su talento llevó a que los locales tuviesen ciertas facilidades a la hora de transitar o de romper líneas. El Mallorca cumplió con el objetivo de conceder poco en el primer tiempo, dado que Raúl Guti finalizó sin inquietar a Fabricio la única acción con ciertos espacios de la que dispuso el Zaragoza, una jugada que a su vez se había visto ralentizada por la decisión tardía del mismo Guti en su primera recepción. La mejor oportunidad para los del escudo del león en la primera parte fue para Shinji Kagawa, que mandó el balón al travesaño en un gran lanzamiento de falta. Tras el partido, Víctor Fernández elogió especialmente el partido del japonés, que en la segunda parte tuvo un contexto más idóneo para convertir en cosas tangibles todo lo que generaba.

El segundo tiempo comenzaba con un Mallorca algo más ofensivo, arriesgando y dejando cada vez más espacios. En este contexto, Enrique Clemente pudo trasladar la pelota durante muchos metros por la izquierda, dejándole el cuero a Kagawa para la asistencia hacia Álex Blanco, que aprovechó la parsimoniosa defensa de Baba Rahman para perfilarse, cargar la zurda y batir a Fabricio desde el límite del área pequeña. El de Benidorm fue siempre de los más insistentes del Zaragoza y halló premio. Era el 1-0, así que el Zaragoza ya había hecho lo más difícil, aunque todo podía volver a complicarse si el Mallorca empataba rápido, cosa que casi ocurre a los tres minutos de la apertura del marcador. Una buena conexión entre Sastre y Kubo finalizó con un cabezazo desviado de Pozo, que se perdió una clarísima para el 1-1. Del posible empate se pasó al 2-0 en un solo minuto, con Atienza anticipando un pase del Mallorca que iba al área y metiendo él uno buenísimo para Linares, que llegó al área rival acompañado por Puado para que este marcase el segundo con una gran picadita. Por si había dudas (en la Copa no hay VAR u ojo de halcón que dictamine claramente si hay gol o no), Linares también empujó ese balón dentro, aunque la diana oficialmente corrió a cargo de Puado.

puado-celebra Zaragoza MarcadorInt/TM23
Puado marcó el 2-0 con una bonita definición y algo de suspense.

Con el 2-0, el Zaragoza tuvo el partido en su terreno ya para los restos, ante un Mallorca en el que iban entrando desde el banquillo cada vez más fichajes frustrados del último verano, como es el caso de Chavarría, Álex Alegría o Señé. Víctor Fernández, por otro lado, iba introduciendo a futbolistas que debían mantener al Zaragoza activado, como el pulmón James Igbekeme, el futuro madridista Alberto Soro o la joven promesa Alejandro Francés, que permitió a Clemente jugar de central a la vez que él hacía de lateral izquierdo (no sin algún susto, bien resuelto para ser un joven nacido en 2002). Precisamente, Clemente volvió a dejarse ver en una jugada de gol con una maravilla de pase desde la defensa. Su balón dejó ante el portero a Soro, que se escoró para dejarle el gol en bandeja a Linares, necesitado de minutos y alegrías ante su papel de suplente del huracán Luis Javier Suárez. Los “olés” y el “volveremos a Primera” resonaban en La Romareda con el 3-0: el marcador reflejaba que el Zaragoza fue muy superior a un equipo de Primera y la parroquia maña tenía motivos para estar feliz. El Mallorca sólo pudo consolarse en los últimos minutos con un golazo de Aleix Febas, que clavó en la escuadra un tiro desde la lateral izquierda del área. Así regresaba a Zaragoza un ex del club maño, que desea que este año sea el de la gloria tras siete largos cursos de sufrimiento. Actuaciones así demuestran que este equipo es capaz de conseguirlo.

Fotos: MarcadorInt/T.Martínez

Related posts

Deja un comentario

*