La mala puntería del Lega esperanzó al Ebro

Ebro Leganés salida jugadores

En el Pedro Sancho, casa del CD Ebro desde este curso, el Leganés se impuso por 0-1 al humilde equipo del barrio de La Almozara. El conjunto arlequinado, que no anda sobrado de talento pero sabe defenderse bien, estuvo vivo hasta el último segundo de eliminatoria. El Ebro tuvo gran parte del mérito, pero Manolo Sanlúcar, técnico del cuadro zaragozano, reconoció tras el duelo que el Leganés les dio alas al no ser capaces de cerrar el partido. Ese está siendo uno de los mayores defectos del elenco pepinero durante este curso tan complicado y casi le juega una mala pasada. El Leganés no tiene la Copa entre sus objetivos primordiales para este curso, pero caer ante el Ebro tras la dolorosa derrota en el derbi ante el Getafe habría sido un palo demasiado duro. Un gol de Jonathan Silva en el minuto 44 tras un error de Monforte, portero del Ebro, le dio la victoria a los madrileños.

Leganes vs Ebro - Football tactics and formations
Alineaciones iniciales. Infografía: Sharemytactics

Ninguno de los dos equipos llegaba sobrado de efectivos: el Ebro sólo tuvo a 16 jugadores en la convocatoria, con el agravante de haber perdido a Adrià de Mesa (destino Melilla) en las horas previas al partido. El catalán le había dado al Ebro el pase a esta ronda con su gol ante la Ponferradina. El Lega, por su parte, está también en plena búsqueda de atacantes, tras las marchas de En-Nesyri al Sevilla y de Sabin Merino al Dépor. En estas condiciones, el Vasco Aguirre sacó un once competitivo, aunque con más suplentes que titulares. El canterano Aymane Mourid protagonizó su primera titularidad con la camiseta del Leganés. El Ebro, por contra, salió al Pedro Sancho con un once más reconocible, del que formaron parte 7 de los 11 jugadores más utilizados en Liga. 

Javier Aguirre se decidió por cambiar la habitual defensa de cinco del Leganés a una zaga de cuatro, acompañada por tres en el medio y tres atacantes. El Ebro le obligó a llevar la voz cantante, algo que el equipo madrileño no está acostumbrado a asumir. Tras unos 10 minutos iniciales de tanteo, el Leganés empezó a llegar al área rival volcando el juego por su banda derecha. Aitor Ruibal aportó bastante profundidad por ese costado y el Lega se aprovechó de que Juampa, que ocupó el lateral izquierdo en el Ebro, no es un futbolista específico de esa posición. El equipo de Manolo Sanlúcar también empezaba a mostrar su plan de partido: esperar atrás para salir a la contra, impulsados por la faena en medio campo de Rafa Parejo, con la claridad en sus intervenciones de Liam Ayad y con la amenaza de Stéphane Emana. Al camerunés le buscaron al espacio y también por alto, tratando de erigirse como el delantero autosuficiente que necesitan estos equipos para plantar el bloque cerca del área enemiga. La banda derecha del Lega, con Rosales desubicado defensivamente, fue el hilo del que trató de tirar el Ebro a medida que pasaba la primera parte. 

Hacia la media hora de partido, el Leganés dio el primer susto importante al Ebro, con un centro de Jonathan Silva peinado por Braithwaite en el primer palo y mal rematado en el segundo por Carrillo, que estaba solo y mandó arriba una clara ocasión para el 0-1. Y cuando parecía que el Ebro podía resistir con el 0-0 hasta el descanso, el Leganés acechó de nuevo su portería con tremendo peligro, en una acción en que Guido Carrillo le comió la tostada a Paco Aguza para asistir hacia Aitor Ruibal, quien dejó el balón para el remate de Javi Eraso, que casi la cuela en la meta arlequinada tras el desvío de Palomares. En el córner posterior, Jonathan Silva abrió el marcador tras un error de bulto de Monforte, quien dejó suelto un balón que ya tenía casi cogido tras un remate de Carrillo. Con la tranquilidad de haber abierto la lata en un partido trampa, el Leganés llegaba al descanso por delante en el luminoso.

Jonathan Silva Rueda Prensa Ebro
Jonathan Silva marcó el único gol del partido.

Con el 0-1, la segunda parte se presentaba como los 45 minutos en que el Leganés debía matar la eliminatoria, pero ya desde bien pronto se empeñó en no hacerlo. A los 9 de la reanudación, Monforte salvó el 0-2 en un remate de volea de Bustinza, quien se aprovechó de las blandas marcas del Ebro en una falta lateral servida por Jonathan Silva. El central vasco, muy solvente en la zaga pepinera, perdió la oportunidad de coronar su buena actuación con un gol. Solo un minuto después, Braithwaite falló lo que nunca falla: el danés, especializado en coger la espalda a los zagueros rivales y en llegar por sorpresa a zonas de remate, tiró fuera una pelota de gol que le sirvió Ruibal desde el flanco derecho. Ni rematando ante la portería con Monforte batido pudo marcar el ‘7’ del Lega. Ese incomprensible fallo empezó a hacer que el Ebro confiase en sus posibilidades de sacar petróleo ante un Primera.

Poco después de ese fallo, Manolo Sanlúcar se atrevió a quitar al central Barreda y meter a Jesús Rubio, centrocampista ofensivo que suele ser titular en Liga. No solo eso, sino que también introdujo a Lolo Garrido, jugador reclamado por la afición arlequinada por su indudable talento y que salió al campo en lugar de Liam Ayad. El ‘6’ maño mostró detalles de calidad y se implicó mucho en la salida de balón del Ebro. Javier Aguirre respondió a los movimientos zaragozanos con la entrada de Óscar Rodríguez, que le dio inmediatamente al Leganés un salto de talento y chispa tras entrar por Aymane. El talaverano contó con una buena oportunidad de anotar el 0-2 a los 10 minutos de saltar al verde, en un disparo desde el balcón del área que se fue a escasos centímetros del poste izquierdo.

Artículos relacionados:

Crónica del Zaragoza 3-1 Mallorca y del Logroñés 0-1 Valencia

El partido estaba cada vez más roto y parecía, definitivamente, que el Leganés debía sacar provecho de ello, toda vez que un duelo con espacios no le convenía nada al Ebro, pero los madrileños siguieron chocando con la incapacidad para resolver los partidos que les condena desde el principio de temporada. Ruibal se guisó y se comió una contra, pero su remate se fue fuera. En otra transición rápida, un Braithwaite indolente resolvió con un disparo muy desviado. La jugada venía del primer remate a puerta del Ebro en el partido, el cual fue de Fran García tras un potente saque de banda de Juampa. 

Tras los intentos frustrados de marcar el 0-2, Javier Aguirre metió su último cambio: dio entrada a Marc Navarro y quitó a Aitor Ruibal, lo que significaba que el Leganés dispondría un doble lateral derecho y se dedicaría a defender el resultado desde el minuto 87 hasta el final. Ahí se vino arriba el Ebro, ante un Juan Soriano asustado en su papel de guardián de la meta pepinera. Con los aragoneses bombardeando el área con balones directos, al andaluz se le escaparon de la mano dos pelotas colgadas que ningún arlequinado pudo cazar. En el fragor de los minutos finales, Fran García llegó a reclamar penalti en una jugada que vino de un balonazo de Monforte, más seguro en todas sus intervenciones en la segunda parte. El Leganés aún contó con una última tentativa para el 0-2, en la que Braithwaite asistió a Carrillo con un taconazo y este disparó al cuerpo de Monforte. El partido finalizaba con el 0-1 y con la sensación de que si el Ebro hubiese sido más atrevido, quizá podría haber encontrado premio, tal y como dijo su entrenador tras el partido. No llegó el cupset, pero el equipo de La Almozara estuvo vivo hasta el último segundo ante todo un club de Primera.

Fotos: MarcadorInt/J.Naveira

Related posts

Deja un comentario

*