Lasesarre igualó fuerzas con el Rayo

barakaldo-3

Un denso humo de bengalas salía de la calle Manolo Travieso a la llegada de las aficiones de Barakaldo y Rayo Vallecano a Lasesarre. Ambas mostraron un hermanamiento de rápida gestación: en las fechas previas al partido, el club gualdinegro tuiteó un mensaje de bienvenida al Rayo y evocó a las similitudes entre la gente de Baraka y la de Vallecas. Unos 500 aficionados franjirrojos acompañaron a su equipo a la ciudad vizcaína y se unieron con los hinchas fabriles para proclamar consignas antifascistas y repetir los polémicos cánticos de “Roman Zozulya es un p… nazi”. Donde también abundó el humo fue en el espectacular recibimiento al bus del Barakaldo, que tuvo antes y durante el partido el apoyo incondicional de su afición. La simbiosis entre equipo y grada fue increíble, sobre todo en una efervescente segunda parte. El Rayo se adelantó al cuarto de hora y el 0-2 de Piovaccari en el 82 acabó con las esperanzas del equipo fabril. El Rayo, con una lista de bajas que daría casi para un once titular, salió vivo de Lasesarre. Hernán Pérez Cuesta, entrenador del Barakaldo (y hermano de Michu), dejó claro tras el partido que “el equipo y la afición merecieron la prórroga”. El Baraka, que marcha 13º en el Grupo II de Segunda B y está acuciado por graves problemas económicos, tuvo opciones hasta el final de lograr un resultado que le alegrase la temporada.

Rayo Vallecano vs Barakaldo - Football tactics and formations
Alineaciones iniciales. Infografía: Sharemytactics

El inicio de partido ya sugirió que habría igualdad por la actitud con la que salió el Barakaldo, puesto que jugó con el bloque bastante adelantado y planteándole un encuentro de tú a tú a uno de los equipos de Segunda que más calidad atesora. A ello ayudó el gran trabajo de la pareja de mediocampistas Carles Marc y Pitu, que contuvieron bien al talentoso centro del campo madrileño e intentaron hacer olvidar la dura baja de Héctor Nespral, lesionado de gravedad en la rodilla. En la banda izquierda rayista, en la que hubo doble lateral de inicio, Luna empezó de extremo izquierdo y Saúl en la retaguardia, pero a los pocos minutos rotaron su posición para no volver a cambiarla. El cántabro, aún en su ubicación inicial, tuvo la primera ocasión del duelo con un remate desde el lado izquierdo del área que detuvo Javi Rabanillo. El Barakaldo respondió al poco tiempo con un robo de Juan Delgado en las inmediaciones del área, que le puso el centro a Adrián Hernández y este no llegó a golpear bien. Un motivo más para inquietar al Rayo fue que Juan Delgado provocó una amarilla en el minuto 12 para Martín Pascual, central que ha tenido varios errores de bulto en sus primeros meses en el equipo rayista y al que podían temblarle de nuevo las piernas llevando la tarjeta a cuestas durante tanto tiempo.

El Rayo metió mano al Barakaldo por las bandas, única zona en que los de Jémez encontraban claras superioridades, y por ahí llegó el 0-1: Saúl, en una cabalgada por la izquierda, llegó a línea de fondo y puso un buen centro para la llegada de Pozo, que remató de primeras para inaugurar el marcador. Tras un lanzamiento de Álvaro García desde la frontal que no trajo mucho peligro, el partido entró en una fase insulsa, pues el Barakaldo se quedó algo bloqueado ante el gol rival y el Rayo tampoco sintió ninguna necesidad de ir a por el 0-2 con urgencia. El Barakaldo volvió a estirarse hacia la media hora de juego y estuvo cerca de darle al Rayo de su misma medicina. Aguirrezabala y Juan Delgado encontraron la superioridad con el dos contra uno en banda y tras un centro del mismo Juan Delgado, Adrián Hernández falló su remate. El Rayo despertó como respuesta al resurgimiento del Baraka y encadenó varios acercamientos en el final de la primera parte. Un disparo desde la frontal de Jonatan Montiel que salió cerca del larguero y otro de Álvaro García a pase filtrado de Pozo que desvió Rabanillo fueron los avisos de la franja antes del descanso.

El Rayo sufrió para ganar en Barakaldo.
El Rayo sufrió para ganar en Barakaldo.

La segunda parte arrancaba sin cambios pero con movimientos de piezas en el Barakaldo, en el que el 4-4-2 dejaba paso al 4-2-3-1, ahora con Olaizola de extremo derecho, Sergio García de mediapunta y Juan Delgado de extremo izquierdo, los cuales escudaban al ariete Adrián Hernández. De todas formas, si el Barakaldo pudo tener alguna opción en el arranque del segundo tiempo fue por las dudas de Miguel Ángel Morro, al que asaltaron los nervios en un par de balones que tuvo que tocar con los pies y estuvo a punto de perder el cuero a escasos metros de la portería. Poco a poco, Lasesarre iba llenándose de optimismo, y hacia el minuto 55 el Barakaldo empezó a jugar su mejor fútbol. Con el “sí se puede” resonando desde las gradas, los fabriles basaron su reacción en perder pocos balones en zonas peligrosas y morder al rival. Tanto es así que Pozo, que concedió tres pérdidas casi seguidas en medio campo por la presión gualdinegra, acabó reemplazado por Paco Jémez (metió a Andrés Martín). Sergio García, el lanzador de balones parados del Baraka, envió tres muy peligrosos en pocos minutos. Una falta lateral que nadie tocó de milagro en el área, un córner rematado por Juan Delgado o un lanzamiento de falta envenenado desde el medio campo que Morro tuvo que desviar a córner son la hoja de servicios que dejó el cántabro. 

Artículo relacionado: Crónica del Portugalete 0-3 Real Betis

El Rayo volvió a responder a la llamada del intercambio de golpes, y sus ocasiones fueron incluso más claras que las del equipo vasco. Joni Montiel puso un centro medido a la cabeza de Piovaccari que el italiano remató a gol, pero este cayó en fuera de juego. A los pocos minutos, un balón largo desde la retaguardia fue centrado de primeras por Saúl, que dejó infructuosamente a Piovaccari ante la ocasión de meter el 0-2. Mientras, Jémez reforzaba el medio campo con Mario Suárez (entró por Álvaro García), adelantando a su vez a Andrés Martín. Y el transalpino, que insistió, terminó por encontrar premio tras un balón al espacio entre centrales y una gran definición que pegó en el travesaño antes de alojarse en la red. Así acababa la historia del Barakaldo en la Copa, con una tarde muy bonita de fútbol en Lasesarre. Ese mismo campo que ha llevado por el camino de la amargura al equipo y a Hernán por el mal estado del césped (hasta cinco jugadores se han lesionado durante el curso por el maltrecho verde de Lasesarre) fue de nuevo sentido como su casa por el Baraka, que a partir de hoy debe centrarse en su salvación deportiva e institucional.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Fotografías: MarcadorInt/J.Naveira.

Related posts

1 comments

Buena crónica! Al hilo del Rayo, ¿hasta dónde creeis qué pueden llegar las grandes promesas del Rayo?, es decir, Morro, Martín Pâscual y Andrés Martín(sin contar con Luzzi). Mi apuesta:
– Morro: Larga trayectoria en equipos de primera división
– M. Pascual: Se consigue asentar en el Rayo
– Andrés Martín: Futuro en 2ª B

Saludos y seguid así!

Deja un comentario

*