Gremio agua la fiesta de Barcelona

Gremio eliminó a Barcelona de Guayaquil en la semifinal. Foto:  Agencia de Noticias ANDES.

Barcelona de Guayaquil es el equipo revelación de la actual edición de la Copa Libertadores. El conjunto ecuatoriano, verdugo de Atlético Nacional, Estudiantes, Palmeiras y Santos había alcanzado las semifinales del torneo más importante del continente sudamericano. No se trata de su mejor actuación en la Libertadores, pero sí supuso su mejor concurso en los últimos 19 años. El cuadro canario vivió sus mejores años en la década de los 90, cuando alcanzó la final del torneo, pero en ambas ocasiones se le escapó la gloria. En 1990 perdió la final contra Olimpia. En 1998 volvió a soñar con alzar la copa, pero esta vez fue Vasco de Gama quien le arrebató el título. En esta ocasión el último obstáculo previo a la final -ya saben, a la tercera va la vencida- era otro club brasileño. Gremio de Porto Alegre, doble campeón de la Copa Libertadores, también afrontaba una eliminatoria decisiva para acabar con una larga travesía de 10 años desde su última final. En 2007 el conjunto tricolor cayó derrotado con estrépito ante Boca Juniors, por lo que el último título de la Libertadores del cuadro brasileño se remonta al ya lejano 1995, en una edición en la que un jovencísimo Mário Jardel se proclamó máximo anotador del torneo.

Barcelona de Guayaquil no juega la final de la Libertadores desde 1998. Foto: Gremio Barcelona Guayaquil - Agencia de Noticias ANDES.
Barcelona de Guayaquil no juega la final de la Libertadores desde 1998. Foto: Agencia de Noticias ANDES.

Sin embargo, Barcelona acusó el vértigo que generó la expectativa despertada en las últimas semanas en el país ecuatoriano. El conjunto canario llenó su estadio, repleto de camisetas amarillas que causaban un impresionante escalofrío al espectador neutral, pero sus futbolistas se vieron claramente abrumados por la tremenda efectividad del arsenal ofensivo de Gremio. El cuadro brasileño se adelantó muy pronto para silenciar el estadio ecuatoriano con un gol de Luan, que remató un balón muerto dentro del área nada más arrancar el partido, y antes del minuto 22 Edenilson había vuelto a batir al portero Banguera con un disparo de falta lejano en el que la barrera no parecía colocada de la mejor manera. Con una pegada tremenda, Gremio se puso 0-2 arriba y se dedicó a administrar su ventaja ante un adversario que echó de menos a los sancionados Gabriel Marques y Jonathan Álvez. Sobre todo por la capacidad intimidatoria del segundo, el delantero uruguayo, que ha anotado cinco goles a lo largo del concurso barcelonés en la Copa Libertadores.

La historia se repitió en el segundo tiempo. Barcelona revolucionó el choque con la entrada del eléctrico Marcos Caicedo en el flanco izquierdo, pero no transformó sus mejores oportunidades. Generó más peligro que en la primera parte, pero esta vez el elenco ecuatoriano se topó con un monumental Marcelo Grohe, que se convirtió en un muro infranqueable en la portería tricolor. Y cuando más sufría el cuadro brasileño llegó la sentencia, en otra jugada gestada en una banda. Esta vez el lateral derecho Edenilson colaboró con una incursión hasta la línea de fondo. Superó a la defensa local por potencia y luego puso un pase atrás perfecto, muy parecido al del 0-1, para que Luan noqueara a los ecuatorianos con su séptimo gol en la Copa Libertadores. Gremio sabe adaptarse a varios registros y en Ecuador demostró poseer una pegada capaz de cambiar la dinámica de cualquier partido. Acarician su primera final de la Libertadores en los últimos 10 años.

Luan marcó dos goles en Guayaquil. Foto: Agencia de Noticias ANDES
Luan marcó dos goles en Guayaquil. Foto: Agencia de Noticias ANDES
Foto de portada: Agencia de Noticias ANDES.

Related posts

3 comments

Pequeña corrección: en 1990 el Barcelona perdió la final de la Libertadores contra Olimpia (aunque también es conjunto guaraní), no contra Guaraní.

Muy flojito en las áreas Barcelona. Tenían la posesión y generaban cierto fútbol ofensivo pero cuando se acercaban a la meta brasileña, se mostraban inofensivos ante Marcelo Grohe.

Gremio tampoco tuvo que hacer gran cosa, le valió col defender con solvencia y aprovechar sus oportunidades, que ellos sabían que tendrían. Muy incisivo Fernandinho y muy decisivo Luan.

Por cierto, no puedo dejar de mencionar la parada de Marcelo Grohe a Nahuelpan. Que barbaridad de mano se saca.

Deja un comentario

*