Grêmio conquista la Copa Libertadores 22 años después

Luan Gremio Barcelona Guayaquil - Agencia de Noticias ANDES

La última vez que Grêmio alzó la Copa Libertadores, Arthur Henrique Ramos de Oliveira Melo todavía no había nacido. Entonces, en 1995, Luan Guilherme de Jesus Vieira era tan solo un bebé de dos años. En ese momento los hinchas del combinado gaúcho ignoraban que tardarían más de dos décadas en volver a proclamarse campeones en Sudamérica, que la competición más deseada de la CONMEBOL se les resistiría hasta que dos irreverentes veinteañeros tomaran las riendas del conjunto tricolor. Arthur y Luan son las dos caras más reconocibles del equipo de Grêmio que pasará a la historia por la conquista de la tercera Libertadores del club gaúcho, que iguala a Santos y Sao Paulo como las instituciones brasileñas con más cetros continentales. Luan y Arthur, dos chicos que apenas superan los 20 años, asumieron la responsabilidad en la Fortaleza de Lanús para conquistar el estadio argentino en un partido de vuelta memorable en el que no concedieron opción alguna al equipo argentino, abrumado desde el primer minuto por la personalidad de Grêmio.

Arthur monopolizó el centro del campo y llevó el timón de Grêmio. Luan aportó el desequilibrio. El equipo brasileño saltó al césped con la intención de arrebatarle el balón a Lanús, obligado a ganar por al menos un gol de diferencia para provocar la prórroga y levantar la final de la Libertadores tras el resultado adverso de la ida. Los argentinos se sienten cómodos con la posesión, que es su mejor arma tanto para defender como para atacar, pero sin embargo fueron incapaces de gobernar el partido ante su hinchada. Grêmio presionó arriba, mordió a los centrocampistas y no dejó que los futbolistas del Granate pudieran respirar y contar hasta tres antes de pasar el esférico. Así, Lanús no se sintió cómodo, Grêmio propició errores cerca del área de Andrada y pudo desplegar su mejor fútbol en el escenario que más le conviene. El cuadro brasileño robó el balón arriba y salió al galope en busca de la meta local al ritmo de Luan, discreto en la ida pero inspirado como pocas noches en la vuelta.

Lanús 1 (Sand 72′)
Grêmio 2
(Fernandinho 27′, Luan 42′)

Gremio vs Lanus - Football tactics and formations

Luan no paró de ofrecerse entre líneas para castigar los espacios que cedía Lanús, que perdía el balón antes de poder instalarse en campo contrario. El dinamismo del mediapunta brasileño activó a Fernandinho, que buscó permanentemente el duelo individual con Gómez en el sector izquierdo del ataque visitante. El extremo de Grêmio, un cohete en carrera, retó al lateral brasileño y se impuso en reiteradas ocasiones. Desde el inicio taladró la defensa del Granate con su desborde para luego buscar el centro o el disparo a portería. Por este motivo, la circunstancia que desencadenó el primer tanto de la noche fue un reflejo de los compases iniciales: Gómez falló a la hora de despejar un balón en el centro del campo y Fernandinho arrancó la moto para plantarse solo frente a Andrada. A la contra, con espacios, Grêmio dio la primera estocada.

Con el 0-1 llegaron los mejores minutos del equipo brasileño, que avasalló a Lanús. Arthur se hinchó a recuperar balones en el centro del campo y rajó la defensa argentina con sus elegantes conducciones. El mediocentro brasileño es un futbolista tan trabajador sin el esférico como fino con él. Agresivo en la marca, no rehúye el contacto, mete la pierna para robar y luego lo entrega con criterio. Es ágil en el giro y potente en los primeros pasos, que le permiten zafarse del marcador con cierta facilidad. Con el paso de los minutos la influencia de Arthur creció: permitió a Grêmio instalarse permanentemente en campo rival porque recuperaba la posesión arriba y luego apenas erraba en la distribución. Arthur demostró una personalidad brutal para, en toda una final de una Copa Libertadores, pedir la pelota en cada jugada para intervenir en cada ataque, que mejoraba una vez pasaba por sus botas. 21 añitos. Un complemento ideal a la hiperactividad de Luan entre líneas, que encarriló la final antes del descanso con una conducción y un par de fintas que le abrieron paso hasta el arco de Andrada. Luan no dudó en picar el esférico por encima del arquero argentino, impotente frente a la definición del crack de Grêmio.

Luan marcó dos goles en Guayaquil. Foto: Agencia de Noticias ANDES
Luan marcó dos goles en Guayaquil. Foto: Agencia de Noticias ANDES.

La superioridad de Grêmio en el primer tiempo fue incontestable, por mucho que se resistiera un rebelde futbolista en Lanús. Pepe Sand cuajó una final formidable. Heroica. El delantero centro del Granate fue un dolor de cabeza para los centrales de Grêmio y se erigió como la principal amenaza del equipo argentino. El ex del Deportivo de la Coruña se movió con sigilo para abrir líneas de pase que facilitaran el trabajo a los centrales y a los centrocampistas de su equipo, con dificultades para salir jugando desde atrás. Sin la posibilidad de instalarse en campo rival tras una larga cadena de pases -el escenario favorito de Lanús-, Sand siempre lograba habilitar la opción de recibir un pase vertical que batiera una línea de presión. Luego protegía el esférico y sacaba petróleo de la nada. Una faltita por aquí, un saque de esquina por allá, una descarga para el compañero que llega de cara, una apertura para el extremo. Pepe Sand dio un recital en el juego de espaldas a puerta, sobre todo cuando se batió con Bressan, el central menos experimentado en Grêmio. Es uno de los grandes especialistas en el fútbol sudamericano. Pocos mejores que él en la Libertadores.

Sand se encontró con un aliado inesperado en la segunda mitad. Arthur se vio obligado a retirarse antes de tiempo del terreno de juego tras una dura entrada recibida en la última jugada previa al descanso. El joven centrocampista brasileño intentó jugar tras la reanudación, pero el dolor imposibilitó su participación durante más de cinco minutos. Así pues, Grêmio perdió a su faro en la medular, el pegamento que permitía unir la defensa con la zona de tres cuartos. El equipo brasileño echó de menos a Arthur, pues con él el control del esférico y del tempo del choque se desvaneció. Con la lesión del “29”, inconscientemente Grêmio reculó y Lanús se encontró con mayores facilidades para encadenar largas posesiones. Más allá de la obligación de marcar tres goles para seguir con vida, la baja de Arthur propició el crecimiento de Marcone, que empezó a mandar en el centro del campo argentino. Al ritmo de la batuta de su mediocentro, las posesiones de Lanús ganaron en agilidad y el Granate encerró a Grêmio en su área. Así llegó el 1-2, en una jugada que hace justicia al partidazo de Sand. El argentino descargó de espalda para la llegada de Acosta, que provocó un penalty que el delantero de Lanús transformó para anotar su novena diana a lo largo de la Libertadores.

El tanto de Sand activó a la hinchada, pero Lanús no pudo completar su tercera remontada consecutiva. Tras levantar las eliminatorias contra San Lorenzo y River Plate, Grêmio opuso resistencia y administró con maestría los últimos minutos del choque. Sin Arthur perdió control, pero Lanús rara vez logró poner a prueba a Marcelo Grohe. Sand anduvo aislado, poco acompañado, y ni siquiera la expulsión de Ramiro por protestar de forma airada allanó el camino hacia el área tricolor. Grêmio frenó el partido con un oficio espectacular. 50 minutos brillantes de Arthur y Luan bastaron para conquistar la Copa Libertadores a costa de un debutante en estas instancias como Lanús, que alcanzó unas cotas mucho más altas de lo esperado al inicio del torneo. El broche de Grêmio a un 2017 inolvidable será su participación en el Mundial de Clubes.

Foto de portada: Agencia de Noticias ANDES.

Related posts

7 comments

Me encanta que la Libertadores se acabe en el segundo semestre.
Lo de Sand fue para aplaudir, como metía y peleaba por cada pelota.

Me parece que este Gremio se sostiene a base de algunas individualidades muy superiores a la media, que son Marcelo Grohe, Geromel, Arthur y Luan. Marcelo es un arquero con muchísima experiencia en Brasil, que suele ir a la Canarinha y que cuajó una Libertadores espectacular. Sus paradas en la Ida fueron determinantes para los brasileños. Geromel es un central de mucha jerarquia y liderazgo, que en Portugal es talvez el mejor central que ha pasado por el campeonato sin nunca haber jugado en uno de los 3 grandes. En el Vitoria de Guimaraes era muy, muy bueno y fue uno de los pilares de la temporada 2007-2008, cuando el equipo quedó tercero por delante del Benfica. Arthur… Bueno, qué talento. En el primer tiempo el partido fue suyo, y en la ida la mejora de Gremio en el segundo tiempo se debe también bastante al joven mediocampista. Mucha clase, técnica, capacidade de manejo de la pelota. Pero el crack de la Libertadores ha sido Luan. 8 golos en 12 partidos hablan bien de lo resolutivo que fue al largo del torneo y el gol de esta madrugada lo define, con técnica, uno contra uno y definición. A ver lo que pueden hacer en el Mundial de Clubes. En relación a Lanús, cien por cien de acuerdo con lo de Sand. Heroico partido a los 37 años.

Muy de acuerdo con los nombres destacados, claramente la columna vertebral. A mí también me gusta mucho Fernandinho por su electricidad, es otra vía de desequilibrio si el equipo anda menos fino, pero está por debajo de los cuatro citados.

Sobre todo por la reivindicación de Grohe, que deja varias paradas bestiales ante Barcelona, otra vez en la ida y también evita que Lanús se meta en el partido con un disparo de falta poco después del 0-1.

Coincido también con los nombres.
La Libertadores de Luan ha sido sobresaliente. Ha sumado 8 goles logrando anotar en las semis y en la final.
Marcelo Grohe también ha sido vital en las dos últimas rondas.
Por sacar otro nombre, Lucas Barrios empezó muy bien pero con el paso de las rondas fue bajando su importancia.

Por cierto, hay que destacar que Gremio a mitad de Libertadores sufre la baja de un jugador importante como Pedro Rocha que estaba a un nivel excelente.

Eterno el Pepe Sand. Ves preparado a Arthur para dar el salto al fútbol europeo Tomás? Y de ser así, por sus caracterísiticas, qué tipo de Liga crees que le conviene?

Yo creo que sí. Le falta poco, quizás para el próximo verano. Por su juego y físico, creo que le vendrían mejor ligas como la española o la italiana, de ritmo quizás más lento, con menos transiciones que en Inglaterra o Alemania.

Personalmente me decepcionó mucho la final de Lanús. Quizás tuvieron vértigo. En la ida no estuvieron mal, plantaron carta a Gremio pero en ningún momento dieron superaron a los brasileños. En la vuelta, inofensivos. En ningún partido pudimos ver el fútbol asociativo y vertical que les caracteriza.

Muy bien Gremio en ambos partidos supo adaptarse a las circunstancias en ambos partidos y fue muy justo vencedor. En Argentina, mientras estuvo Arthur tuvieron el balón, luego replegaron y sufrieron bastante poco.

Los focos van hacia los jóvenes Arthur y Luan. Merecidos porque hicieron muy bien partido. El mediocentro fue el motor del equipo y el atacante además de lograr un golazo, estuvo muy inspirado. Pero yo quiero resaltar a Fernandinho, estuvo muy bien en ambos encuentros desequilibrando por la izquierda y generando ocasiones.

Deja un comentario

*