Flamengo-River Plate: La pólvora rubronegra contra la hegemonía del campeón

Marcelo Gallardo. Foto: Agencia Andes

Los dos grandes proyectos del momento en Sudamérica se citan este sábado en Lima en el partido más esperado en el continente a nivel de clubes. Después de años de sorpresas, alternativas y clubes gigantescos eliminados de forma insospechada antes de tiempo, en las últimas campañas el abanico de candidatos a alzar la Copa Libertadores se ha ido reduciendo. El cerco es cada vez más estrecho y nadie refleja esta evolución reciente como el River Plate de Marcelo Gallardo, el gran dominador de la competición en el último lustro. El club millonario disputará la final por segunda edición consecutiva -nadie lo lograba desde que lo hiciera Sao Paulo en 2005 y 2006-, en su tercera presencia en el último lustro en la última ronda de la Copa Libertadores. La novedad es el formato, este año a partido único, y también el rival. Flamengo ha resurgido de sus cenizas para plantarse en su primera final de la Copa Libertadores desde que alzó el título por primera, única y última vez en 1981 y sueña con volver a coronarse campeón después de más de tres décadas de sequía.

Flamengo se ha convertido en uno de los equipos del año en Sudamérica. Las multimillonarias ventas de futbolistas formados en su cantera como Vinícius y Paquetá han permitido al cuadro rubronegro invertir mucho dinero en armar un proyecto ambicioso que compite por todos los títulos en los que participa. El portugués Jorge Jesús ha asumido las riendas del banquillo y Flamengo se ha reforzado en todas las líneas. Diego Alves ocupa la portería, Rafinha y Filipe Luis son dos laterales de mucha experiencia, Rodrigo Caio y Pablo Marí han formado una pareja de centrales fiable, De Arrascaeta y Everton Ribeiro aportan la imaginación entre líneas y arriba Gabriel Barbosa no para de marcar goles. Futbolistas de nivel, con experiencia a sus espaldas, y complementados por jugadores que hasta ahora podían tener un perfil más bajo, como Arao o Bruno Henrique, y que están rindiendo a un nivel altísimo.

Manager Jorge Jesus of Benfica during the UEFA Europa League match at White Hart Lane, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 13/03/2014
Jorge Jesus dirige a Flamengo desde el pasado mes de junio. Foto: Focus Images Ltd.

Jorge Jesús ha convertido a Flamengo en una máquina de marcar goles. Y de ganar partidos. El cuadro carioca ha anotado más de 100 dianas a lo largo de 2019, con Gabigol y Bruno Henrique como referentes a nivel realizador. Gabriel Barbosa es el máximo artillero del Brasileirao con 22 goles, además de los siete que ha anotado a lo largo de la Copa Libertadores. Sumando todas las competiciones, Gabigol ha celebrado 38 goles. Siete menos ha marcado Bruno Henrique, autor de 31 dianas en los 56 partidos que ha disputado a lo largo del año natural. Ambos se complementan a la perfección, con el ex del Inter más presente a la hora de jugar de espaldas y activar a los futbolistas de la segunda línea -pero manteniéndose igualmente letal en el remate- y Bruno Henrique abarcando más metros con su velocidad punta y habilidad para caer a los costados. A la contra, es un martillo. Bruno Henrique, además, ha desarrollado un olfato para emerger en los momentos clave: anotó los dos goles que permitieron tumbar a Internacional de Porto Alegre en la ida de cuartos, adelantó a Flamengo en la visita a Grêmio en la ida de las semifinales, abrió la lata en la vuelta y colaboró de forma decisiva en la elaboración de los dos siguientes goles en el 5-0 que selló su clasificación para la gran final.

Artículo relacionado: Gabigol tres años después

Los puntas anotan muchos goles porque el centro del campo les abastece, con Willian Arao en el rol más posicional de la medular y dos magos como Everton Ribeiro y De Arrascaeta con libertad para moverse por dentro, entre líneas, pese a partir teóricamente desde las bandas, habilitadas para las incorporaciones de Rafinha y Filipe Luis. La circulación fluye, Caio y Pablo Marí también saben sacar la pelota jugada desde atrás y las fases de dominio de Flamengo se traducen en multitud de ocasiones de gol. La racha con la que se plantan en la final de Lima es impresionante: Flamengo no pierde un partido desde el 4 de agosto. Desde esa derrota por 3-0 ante Bahía, solo se ha quedado sin marcar en una única ocasión, en un 0-0 ante Sao Paulo que se remonta al pasado 29 de septiembre. Huelga decir que lideran la liga con una amplia ventaja y es cuestión de tiempo que conquisten el Brasileirao por primera vez desde 2009.

River Plate ganó a Boca Juniors en el Santiago Bernabéu. Foto: Jaume Naveira.
River Plate se impuso a Boca Juniors en el Santiago Bernabéu en la última final de la Copa Libertadores. Foto: Jaume Naveira.

La presión de tanto tiempo sin disputar una final se ha convertido en uno de los motores de la ilusión de Flamengo, aunque quizás River Plate intentará que se trasnforme en un arma de doble filo para que el club brasileño sienta el vértigo de quien se ve cerca de un título que hace tiempo que no acaricia. River Plate es el club más estable del continente en lo que a regularidad en la Copa Libertadores se refiere, y se siente particularmente cómodo en los torneos de eliminatorias a vida o muerte desde que Marcelo Gallardo se sienta en su banquillo. El Muñeco también cuenta con una plantilla de garantías en todas las líneas y no ha echado de menos a algunos futbolistas que fueron importantes en la consecución de la Libertadores del año pasado en el Santiago Bernabéu. La salida del Pity Martínez se ha reemplazado con el crecimiento del uruguayo Nicolás de la Cruz y Nacho Fernández, la lesión de Quintero no ha resultado tan dramática como se podía esperar y Enzo Pérez se ha afianzado en el rol de mediocentro que en el que Leonardo Ponzio resultaba indiscutible no hace tanto tiempo. River Plate cuenta con una medular capaz de dominar los partidos, sus centrocampistas se escalonan bien para abrir opciones al poseedor del balón y arriba Rafael Santos Borré y Matías Suárez han respondido a la confianza con goles. El colombiano es el futbolista de mayor movilidad, aunque Suárez también cae a banda para abrir espacios para las incorporaciones de los futbolistas de segunda línea. Nacho Fernández, Exequiel Palacios y Nicolas de la Cruz aparecen con asiduidad en la zona de remate para culminar las acciones ofensivas del cuadro argentino.

River Plate comparte muchos de los atributos mencionados anteriormente en Flamengo, pues incluso suele desplegar un esquema parecido. No hay centrocampistas de banda, que reciban muy abiertos para desequilibrar, sino que todos aparecen por el pasillo central y abren los carriles para las incorporaciones de Casco y Montiel, normalmente los encargados de aportar amplitud y profundidad por ambos flancos. Si le arrebatan la iniciativa, River Plate puede aguantar sin la posesión de balón y se puede hacer fuerte en su área con la autoridad de Pinola y Martínez Quarta, aunque puede resultar algo más vulnerable. Quizás por este motivo en Argentina se especuló con la titularidad del defensor chileno Paulo Díaz, alternativa para actuar tanto en el lateral izquierdo como para reforzar la zaga con un tercer central. Las dudas en cualquier caso las disipó Marcelo Gallardo, que confirmó el once de la final y no mencionó a Díaz. Por otro lado, resultará interesante ver quién es capaz de hacerse con el control del esférico en Lima, pues ambos necesitan del balón para exhibir su mejor versión y al mismo tiempo quien imponga su guion desnaturalizará al adversario a pesar de que Flamengo es más letal en acciones de velocidad pura gracias a la zancada de Bruno Henrique.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Flamengo-River Plate, sábado 23 de noviembre a 21:00h (horario peninsular español)

Flamengo vs River Plate - Football tactics and formations

Foto de portada: Agencia Andes.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*