Gremio-Lanús: la alegría tricolor contra la ilusión de la primera vez

Luan marcó dos goles en Guayaquil. Foto:  Agencia de Noticias ANDES

Cuando Gremio aún no había conquistado la Copa Libertadores, Renato Portaluppi, también conocido como Renato Gaúcho, se inventó una asistencia de gol que hoy todavía recuerdan los aficionados del club tricolor. Rodeado en la banda, sin alternativas para hacer demasiado, el “7” de Gemio se sacó un truco de magia de la chistera. Ocurrió en el partido de vuelta de la primera final de la Copa Libertadores para el cuadro de Porto Alegre, con 1-1 en el marcador en Brasil tras empatar a uno en Uruguay. Renato eleva el balón ante la presencia de un defensa contrario y lo cuelga al segundo palo. Sube muchísimo y baja justo en el lugar preciso para que César Martins de Oliveira ataque el cuero con la cabeza. Minuto 78, Gremio se adelanta en la final de una Copa que iba a alzar por primera vez. Aunque lo último que hizo Renato Gaúcho fue ver la cartulina roja tras una trifulca cerca del tiempo de descuento. Unos meses más tarde su condición de leyenda se redimensionaría cuando anotó los dos goles en la Intercontinental que permitieron derrotar al Hamburgo, campeón de la Copa de Europa de 1983.

Este mes Gremio puede ganar la tercera Copa Libertadores de su historia. La noche del miércoles al jueves arranca la ida de la final de la Copa frente a Lanús con Renato Portaluppi al frente del cuadro gaúcho. A la tercera ha ido la vencida para una de las leyendas de 1983, pues ni siquiera con ese crédito existe garantía alguna de paciencia para desarrollar un proyecto en Brasil. En su tercera etapa al frente de Gremio, Renato Gaúcho ha armado a un equipo vistoso, uno de los más atractivos del continente sudamericano, cuyo fútbol ha ido acompañado de notables resultados. Segundo en el Brasileirao y finalista de la Libertadores por primera vez en 10 años, la actual generación de Gremio se ha ganado un lugar en la historia del cuadro tricolor.

Gremio eliminó a Barcelona de Guayaquil en la semifinal. Foto: Agencia de Noticias ANDES.
Gremio eliminó a Barcelona de Guayaquil en la semifinal. Foto: Agencia de Noticias ANDES.

Gremio es un equipo que quiere manejar la pelota y llevar la iniciativa. Cuenta con un mediocentro de calidad como Arthur para repartir juego en la medular. Dinámico en sus movimientos y agresivo sin el balón, a Arthur le encanta participar en todas las jugadas de ataque e incluso se anima a eliminar rivales en conducción. Por delante de él Gremio cuenta con futbolistas que le brindan líneas de pase. La estrella del equipo es Luan, que goza de absoluta libertad desde la posición del “10” para moverse por donde le antoje. Hábil en el regate, desequilibrante en el giro y letal en el disparo, Luan ya ha debutado con la selección absoluta de Brasil y es uno de los jugadores con mayor cartel. Ha marcado siete goles en la Copa Libertadores. En el flanco derecho Ramiro aporta velocidad, mientras Fernandinho es un regateador nato que se mueve cerca del lado izquierdo. En punta, Lucas Barrios ha mostrado una buena versión a lo largo del torneo, con seis dianas, mientras el rendimiento defensivo de Gremio ha resultado óptimo: Marcelo Grohe es un portero de garantías, Geromel y Kannemann forman una pareja de centrales complementaria y Edilson es un cohete en sus incorporaciones desde el lateral derecho. En las eliminatorias Gremio se ha erigido como un conjunto sólido: solo ha encajado dos goles en los últimos seis partidos continentales.

La propuesta de Gremio se topará con otro equipo que busca llevar la iniciativa para controlar el ritmo del choque. Lanús, rival de los brasileños en la final de la Libertadores, responde a un perfil similar a nivel colectivo, aunque matices distintos. Mientras el juego de Gremio emana de las botas de Gremio y da rienda suelta a la improvisación en el último tercio, Lanús aplica un fútbol de algo más orden táctico, más paciente. El Granate siente devoción por salir jugando desde atrás y divide el balón tan pocas veces como el adversario le obligue. Cuenta con centrocampistas de control, como el mediocentro Iván Marcone, que ordena a sus compañeros a través del toque para, paso a paso, asentarse en la mitad de cancha rival. Su mejor socio en esa parcela es Román Martínez, con pasado en el Espanyol y el Tenerife en su etapa en España, más consistente que Pasquini en esta faceta. Sin embargo, lo mejor de Lanús llega en el último tercio. Como la posesión es estable, permite activar a sus mejores futbolistas con frecuencia. Sobre todo a Lautaro Acosta, desequilibrante como nunca en el sector izquierdo, con una electricidad pocas veces vista antes en su carrera. En partidos abiertos, en partidos cerrados, en choques que hacen pendiente o en momentos de dificultad, Acosta es el futbolista más habilidoso de Lanús, el chico a quien toca recurrir para abrir la lata o arreglar un mal día. Anda bien acompañado por Pepe Sand, que viene de firmar una semifinal repleta de extraordinarios movimientos de apoyo a la medular y asociaciones con los extremos para culminar una remontada histórica frente a River Plate.

Lanús Lautaro Acosta - Ederik Palencia
Lautaro Acosta es el jugador más desequilibrante de Lanús. Foto: Ederik Palencia

Lanús jamás ha ganado una Copa Libertadores, de hecho es la primera final que disputa, por lo que puede acusar el vértigo que propicia verse en un escenario de estas características por primera vez en un club centenario. Los futbolistas del Granate serán conscientes de la trascendencia de los dos partidos que disputarán en la próxima semana, pero ya han demostrado estar a la altura de una de las épocas más gloriosas del cuadro bonaerense. Su defensa no es sólida y en algunas eliminatorias ha vivido un carrusel de emociones que lo ha llevado al borde del abismo, pero aun así Lanús ha sabido resistir a momentos de gran dificultad. Además, como ya ocurrió en los dos últimos cruces, la eliminatoria se resolverá en La Fortaleza de Lanús. El Granate ya remontó un 2-0 en casa para derrotar a San Lorenzo en cuartos y volvió a remontar en semifinales ante su afición para doblegar a River Plate, el gran favorito en el segundo duelo continental seguido ante un club argentino. Ante sus compatriotas Lanús demostró que no es un equipo que se sienta cómodo si sale con un plan conservador y que funciona mucho mejor cuando intenta apostar por el juego que lo ha llevado hasta estas alturas de Libertadores. Tienen menos experiencia que Gremio, pero si algo ha demostrado la Copa Libertadores a lo largo de su historia más reciente es que se trata de un torneo plagado de sorpresas. Lo padeció en su momento Renato Portaluppi, cuyo Fluminense de Conca, Neves y Thiago Silva sucumbió en la final de 2008 contra el sorprendente LDU Quito de Edgardo Bauza. Si gana la Copa, Renato Gaúcho será el primer brasileño que lo logra tanto como jugador y entrenador.

Alineaciones probables: Grêmio-Lanús, 0:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

Gremio vs Lanus - Football tactics and formations

Foto de portada: Agencia de Noticias ANDES

Related posts

Deja un comentario

*