Lanús-Grêmio: el Granate busca la enésima remontada

Luan marcó dos goles en Guayaquil. Foto:  Agencia de Noticias ANDES

Lanús persigue su tercera remontada consecutiva para lograr lo que nunca ha logrado: alzar la Copa Libertadores. El conjunto argentino resuelve por cuarta vez a lo largo del torneo una eliminatoria frente a su afición y espera hacer pesar la fortaleza como local que ha inclinado la balanza en los precedentes anteriores. Derrotó a The Strongest tras empatar en Bolivia, remontó ante San Lorenzo para imponerse en la tanda de penaltis y le dio la vuelta a un cruce inverosímil frente a River Plate en semifinales con cuatro goles en menos de media hora. Lanús necesita de su mejor versión para levantar el 1-0 de la ida cosechado en el estadio de Grêmio, que puede ganar por tercera vez el campeonato. La Libertadores se le resiste al club brasileño desde 1995.

El escenario de la vuelta será radicalmente distinto al visto siete días atrás en Brasil. Lanús planteó un choque muy conservador, en una línea parecida a la de las semifinales frente a River Plate. El Granate replegó en busca del empate a cero y acabó perdiendo en la recta final cuando el cuadro local apretó y anotó. Por este motivo, Lanús debe aferrarse a lo que le llevó a remontar los cruces anteriores si quiere aspirar a ganar el título: su identidad de juego propositivo, asociativo, la voluntad por imponerse a través del control de los tiempos. Lanús cuenta con buenos centrocampistas para marcar el ritmo del choque, con Iván Marcone en el mediocentro y Román Martínez en el interior derecho, con extremos desequilibrantes (sobre todo Lautaro Acosta) y un delantero como Pepe Sand, que descarga bien de espaldas para las incorporaciones de los futbolistas que llegan desde atrás. El Granate se siente cómodo cuando cuida la posesión del esférico y se instala en campo contrario. Sin él, es vulnerable. Más todavía con la baja del central Braghieri, sancionado. Marcelo Herrera será el titular en su lugar.

Por otra parte, a Grêmio ya le interesa el decorado que se asoma en el choque de vuelta. Con el marcador a favor y su rival obligado a anotar, el cuadro brasileño dispondrá de todos los espacios que echó de menos en la ida para correr. Grêmio es un equipo que se siente cómodo cuando traslada el balón al último tercio y puede acelerar las jugadas, con extremos eléctricos y una figura que marca la diferencia en el fútbol sudamericano como Luan, desdibujado en la ida por el repliegue argentino. Defensivamente los brasileños se han mostrado como un equipo sólido, que ha encajado solo dos goles en siete encuentros eliminatorios (uno en la vuelta contra Barcelona con el cruce ya sentenciado) y que en caso de necesidad disfruta del que seguramente sea el arquero de la Libertadores, un monumental Marcelo Grohe. En la vuelta no podrán contar con Kannemann, sancionado, por lo que Bressan se perfila como titular en el eje de la zaga. Con mayor experiencia y poso competitivo que el sorprendente Lanús, que disputa por primera vez la final de la Libertadores, Grêmio espera que el vértigo de la primera vez pase factura al club argentino. Si el Granate se desespera y se rompe, si pierde el centro del campo en favor del jovencísimo Arthur, las opciones de Grêmio se multiplicarán. Se avecina la noche más esperada del año en el fútbol sudamericano.

Alineaciones probables: Lanús-Grêmio, 0:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

Gremio vs Lanus - Football tactics and formations

Foto de portada: Agencia de Noticias ANDES

Related posts

Deja un comentario

*