Scocco fulmina el sueño de Jorge Wilstermann

Marcelo Gallardo. Foto: Agencia Andes

Afrontaba River Plate la vuelta de los cuartos de final de la Copa Libertadores con un 3-0 en contra. El equipo argentino había perdido ante Jorge Wilstermann en Cochabamba en el choque de ida, en un partido nefasto. No solo cosechó un resultado pésimo, sino que además el conjunto boliviano venía de eliminar a Atlético Mineiro. Jorge Wilstermann había ganado (1-0) en su propio estadio y sobrevivió en Brasil en la vuelta, en una gesta que lo convirtió en el primer equipo de su país que eliminó a un adversario brasileño en una eliminatoria directa. Jorge Wilstermann solo había perdido como visitante por más de un gol de diferencia en Montevideo, en el estadio de Peñarol. Había empatado en el campo de Atlético Mineiro y perdido por la mínima contra Palmeiras y Atlético Tucumán en la fase de grupos. Una hoja de servicios que hacía soñar al elenco boliviano con la posibilidad de alcanzar por primera vez en la historia las semifinales de la Copa Libertadores. Sin embargo, River Plate firmó un partido histórico. Una goleada prácticamente sin precedentes, una remontada extraordinaria que se edificó desde el primer minuto. Ignacio Scocco tardó veinte minutos en perforar la portería de Raúl Olivares en tres ocasiones para igualar la eliminatoria. Antes del descanso, el marcador indicaba 4-0 y Scocco tardó apenas un minuto en ampliar la diferencia con el quinto tanto nada más salir de los vestuarios. El partido acabó 8-0.

Ignacio Scocco fue el gran protagonista de una noche que pasará a la historia de la Copa Libertadores. El delantero millonario anotó cinco goles y dio una asistencia en un recital. Participó en las cuatro primeras dianas, como si se encontrara en trance, en un estado de inspiración máxima que convertía todos sus toques en acciones de gol. Torturó a la defensa boliviana, que acumuló a muchos efectivos en la retaguardia pero en ningún momento pudo detener al ariete argentino. Scocco fue indetectable para la zaga visitante, que nunca pudo anticiparse a sus movimientos, que vinieron acompañados de una eficacia en el remate sin precedentes. Además, Scocco contó con dos socios que facilitaron su labor y complementaron la movilidad permanente del ariete. Enzo Pérez cuajó una actuación memorable, coronada con la conducción de área a área que supuso el octavo gol de la noche. El ex del Valencia apareció por sorpresa en el área rival en varias ocasiones y dio fluidez a la circulación de River Plate, aderezada por los toques de Nacho Fernández en tres cuartos. La clarividencia de la zurda del “26” millonario fue vital para filtrar pases decisivos para los movimientos de Scocco, a menudo con toques geniales de primeras para que la zaga boliviana no pudiera anticiparlos.

Enzo Perez of Valencia Club de Fútbol during the La Liga match at Mestalla, Valencia Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291 13/02/2016
Enzo Pérez llegó a River Plate este verano procedente del Valencia. Foto: Focus Images Ltd.

River Plate hizo méritos para culminar una remontada histórica, pero el resultado no hubiese sido tan contundente sin la colaboración de Jorge Wilstermann. El elenco boliviano saltó al césped del Monumental con la intención de conservar la ventaja, encerrado atrás a la espera de dañar al contragolpe, pero no pudo neutralizar el dispositivo táctico del Muñero Gallardo, que dejó a tres centrales atrás y acumuló hombres de ataque en tres cuartos que se repartieron sobre el césped con cierta armonía. Una vez River anotó la primera diana, en el minuto 9, el Monumental estalló, creyendo en la remontada. Y Jorge Wilstermann se derrumbó, absolutamente desbordado, abrumado emocionalmente, pues cayó presa del pánico escénico. El Aviador fue un títere a manos del River de Scocco, que en la noche más indicada no echó en falta los goles de Alario y Driussi, recientemente traspasados a Bayer Leverkusen y Zenit de San Petersburgo.

Foto de portada: Agencia Andes

Related posts

2 comments

Es increíble que un equipo se caiga así, todo el respeto que se había ganado el Wilsterman ahora se lo pierden, pareciera que el 1-0 los estaba dejando afuera y por mucho, no hubo rival, lamentable

Increíble lo de Scocco. Una noche magnífica. Una remontada de esas que deben pasar a la historia. Eso sí, el Wilsterman dejó mucho que desear. A estas alturas, no se debería ver algo así.

Deja un comentario

*