Previa de los cuartos de final de la Copa Libertadores

El Atlético Mineiro ganó la Libertadores en 2013. Foto: Hugo Cordeiro 92 bajo licencia Creative Commons 4.0

Hemos llegado a los momentos decisivos de la Copa Libertadores. No es novedad que brasileños y argentinos venían dominando la competencia en los últimos años: Brasil colocó dos equipos en la final en 2020, cuatro representantes en los cuartos de final en 2019 y tuvo tres campeones en los últimos cuatro años. Por parte de Argentina, hubo cuatro representantes en cuartos en 2018, dos representantes en la final del mismo año y tres títulos en las últimas siete ediciones. Este año, sin embargo, ocurre algo inédito: Brasil llega a los cuartos con cinco representantes, lo que demuestra que la disparidad entre el país y el resto del continente es cada vez mayor. Argentina, Paraguay y Ecuador están representados por un solo conjunto.

Flamengo-Olimpia

Es el enfrentamiento más desequilibrado de todos. El Flamengo sigue con la base del equipo bicampeón de Brasil (2019 y 2020) y campeón de la Libertadores (2019). El cuarteto ofensivo con Éverton Ribeiro, Giorgian De Arrascaeta, Gabriel Barbosa y Bruno Henrique -con el excelente Pedro Guilherme en el banquillo- provoca pesadillas a cualquier equipo del continente. El rubro-negro tiene su tercer entrenador desde la salida de Jorge Jesus. Domènech Torrent y Rogério Ceni no lo hicieron mal, pero la exigencia del club con la mayor afición y la mejor plantilla del continente es demasiado alta. Con la llegada de Renato Gaúcho, que ganó la Libertadores con el Grêmio en 2017, el Flamengo encontró en sus primeros partidos ese fútbol dominante y atractivo de 2019, basta con ver las recientes victorias ante Bahía (0-5), Defensa y Justicia (4-1), São Paulo (5-1), ABC (6-0) y Corinthians (1-3). El domingo, sin embargo, recibieron un jarro de agua fría al perder 0-4 contra el Internacional. El equipo aún no está listo. Un cambio importante realizado por Renato fue devolver a William Arão al doble pivote, junto a Diego Ribas, para que el equipo no eche de menos al que fue mejor centrocampista de Brasil de los últimos años, Gérson, que se fue al Olympique de Marsella. El problema, sin embargo, es la defensa, que, desde la marcha de Pablo Marí, no cuenta con un central capaz de sostener una línea avanzada mientras el equipo ataca. Sólo hay que ver los goles del Internacional el domingo.

El Flamengo sigue buscando recuperar el nivel del equipo de Jorge Jesus en 2019 Foto: Richard Calver/Focus Images Ltd
El Flamengo sigue buscando recuperar el nivel del equipo de Jorge Jesus en 2019 Foto: Richard Calver/Focus Images Ltd

Por parte de Olimpia, quizá ni los aficionados más optimistas crean en una hazaña. El gigante paraguayo no ganó el Apertura y está en dificultades en el Clausura (9º), su peor comienzo en 14 años en la competición: tres derrotas en cuatro partidos. En la Copa Libertadores, las clasificaciones hasta el momento fueron al límite: una heroica victoria contra el Deportivo Táchira (6-2) en la última jornada de la fase de grupos, con un gol en los últimos minutos, le dio la clasificación. En octavos, tras dos empates a cero contra un Internacional en crisis, pasó a los cuartos en la tanda de penaltis. El seleccionador uruguayo, Sergio Órteman, y sus hombres tienen por delante una durísima tarea.

Fluminense-Barcelona de Guayaquil

Un enfrentamiento interesante. El Fluminense de Roger Machado es irregular. Terminó primero en un grupo muy difícil con River Plate, Atlético Junior y Santa Fe y llegó a los cuartos de la Copa do Brasil, pero es inestable en el Brasileirão: va 13º y viene de tres derrotas consecutivas. Los dos principales jugadores del Tricolor suman casi 80 años: Fred (37) y Nenê (40). El “9” ha sido letal sobre todo en la Libertadores: cinco goles y dos asistencias en siete partidos. La pareja de centrales, con el regreso de Nino de los Juegos Olímpicos, es una de los mejores de Brasil. La gran pregunta, sin embargo, es cómo equilibrar la falta de dinámica de los dos hombres más adelantados, especialmente cuando el conjunto no tiene el balón.

https://twitter.com/Libertadores/status/1422920260399747075

El Barcelona SC es un equipo fuerte. Es el actual campeón de Ecuador y quedó en primero en la fase de grupos en un grupo con Santos y Boca Juniors. En octavos eliminaron a Vélez Sarsfield y han ganado sus últimos cinco partidos. Mucho tiene que ver el entrenador argentino Fabián Bustos, que llamó la atención cuando fue campeón ecuatoriano con el pequeño Delfín en 2019. En 2020 llegó a Guayaquil. En su primer año en el club, ganó la liga. El mejor jugador del equipo es también argentino: Damián Díaz. El centrocampista destacó tanto en el Barcelona que, tras adquirir la nacionalidad ecuatoriana, fue convocado a la selección nacional, disputando la última Copa América y vistiendo la camiseta de número 10.

Atlético Mineiro-River Plate

Es probablemente el mejor choque de los cuartos de final. Ya se ha dicho aquí que, en 2021, el Atlético Mineiro ha reunido una plantilla para luchar por todos los títulos esta temporada. La llegada del entrenador Cuca, que ganó la Libertadores con el equipo en 2013 y fue finalista el año pasado con el Santos, fue otra declaración de intenciones de la directiva del Galo. El Atlético fichó a dos de los mejores jugadores del fútbol argentino: Matías Zaracho y Nacho Fernández, que era el mejor futbolista de su ahora rival en cuartos. Además de ellos, el Galo cuenta con jugadores como Hulk, Eduardo Vargas, Jefferson Savarino y los excelentes centrocampistas Allan, Tchê Tchê y Alan Franco.

Los resultados son notables hasta ahora: el club ganó el Campeonato Mineiro, quedó primero en su grupo en la Libertadores, llegó a los cuartos de final de la Copa do Brasil y es líder en el Brasileirão, donde suma ocho victorias en sus últimos ocho partidos. La capacidad decisiva del equipo en el último tercio, el pragmatismo de Cuca en las competiciones de eliminación directa y la caída del rendimiento de River Plate en los últimos meses dan un ligero favoritismo al Galo. Para los cuartos de final, el Atlético contará con el regreso de Guilherme Arana, el mejor lateral izquierdo de Brasil en 2020, tras su participación en los Juegos Olímpicos.

El River de Marcelo Gallardo vive un momento delicado. A pesar de haber sido uno de los mejores equipos del continente en los últimos años, no ha logrado ganar ni la Copa Libertadores ni la liga nacional en 2019 y 2020. Y ha ido perdiendo piezas importantes: Exequiel Palacios, Nacho Fernández y Santos Borré, por ejemplo. Es cierto que Gallardo tiene una extraordinaria capacidad para reinventarse y reconstruir el equipo con lo que tiene entre manos, pero esta vez no parece tener tanta calidad disponible como en los últimos años. Aun así, nombres como Matías Suárez, Julián Álvarez y Nicolás De La Cruz, más, por supuesto, su gran estrella, el propio Muñeco, hacen de River un candidato más que creíble al título continental y nacional, que se le ha escapado por poco en los dos últimos años.

Palmeiras-São Paulo

Un derbi siempre es interesante, sobre todo cuando conduce a las semifinales de la competición más importante del continente. Hay un dicho en Brasil que afirma: “clássico é clássico” (un derbi es un derbi), lo que significa que en los derbis puede pasar cualquier cosa, independientemente de las diferencias de calidad entre los equipos y del momento de forma en el que lleguen al encuentro. Y como casi todos los refranes populares, éste tiene mucho de cierto.

El Estadio Allianz Parque, sede de Palmeiras. Foto: Leonef bajo licencia Creative Commons 4.0
El Estadio Allianz Parque, sede de Palmeiras. Foto: Leonef bajo licencia Creative Commons 4.0

Sin embargo, si se observa el momento y la calidad de los equipos, la superioridad del Palmeiras es evidente. El Verdão es el actual campeón de la Libertadores y de la Copa de Brasil, cuenta con uno de los entrenadores más astutos del país desde el punto de vista táctico y tiene una plantilla envidiable. El Palmeiras va segundo en el Brasileirão y ha alcanzado fácilmente los cuartos de final de la Libertadores. Han ganado 11 de sus últimos 14 partidos. Eso sí, los de Abel Ferreira fueron eliminados de la Copa do Brasil por el CRB, equipo de la Série B.

El São Paulo, por su parte, a pesar de haber llegado a los cuartos de la Copa do Brasil y de la Libertadores, no está en tan buena forma: el equipo de Hernán Crespo es 16º en el Brasileirão tras 15 jornadas. Sin embargo, el Tricolor tiene a su favor el historial reciente de enfrentamientos con el Palmeiras, ya que ganó la final del Campeonato Paulista contra el Verdão hace apenas tres meses. Y hace menos de quince días logró interromper la racha de vitorias (9) del Palmeiras, con un empate en el Brasileirão.

Un análisis racional señala al Palmeiras como favorito, pero como dice el refrán popular: “clássico é clássico“.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto: Hugo Cordeiro 92 bajo licencia Creative Commons 4.0

Related posts

1 comments

Probablemente 4 brasileños en las semifinales.

Lo que intuíamos al principio de la temporada se cumple. Desafortunadamente veo muy difícil que esa dinámica cambie en el futuro próximo.

Deja un comentario

*