Cuando la EFL Cup importa

The home fans belt out You'll Never Walk Alone before the Premier League match at Anfield, Liverpool
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
09/08/2019

Este martes y miércoles se disputaron los octavos de final de la EFL Cup, también conocida como la Copa de la Liga o, por motivos de patrocinio, la Carabao Cup. No es ningún secreto que la EFL Cup importe poco en Inglaterra. Esta copa carece del aura especial que transmite la FA Cup, histórica competición abierta a todos los clubes del fútbol inglés. La EFL Cup solo involucra a los equipos de la Premier League y de la Football League, es decir, de las cuatro categorías profesionales que hay en Inglaterra. Aunque también son a partido único, sus eliminatorias apenas generan expectación. Resulta complicado conseguir entradas para partidos de liga en determinados estadios, pero es mucho más sencillo cuando se trata de la EFL Cup. Los equipos, sobre todo los de Premier y Championship, aprovechan sus eliminatorias para darle minutos a los menos habituales. La EFL Cup importa poco. Hasta que se dan noches como la del miércoles en Anfield.

“He disfrutado cada momento”, dijo Jürgen Klopp ante las cámaras de SkySports después del Liverpool 5-5 Arsenal. Tras 94 alocados minutos de fútbol, con nueve tantos en el marcador, los gunners ganaban por 4-5 y rozaban el pase a cuartos de final. Fue entonces cuando Divock Origi marcó un gran gol que mandó la eliminatoria a los penaltis, pues en la EFL Cup solo hay prórroga en la final. Desde los once metros, el Liverpool se impuso por 5-4. Aunque parezca increíble, se vieron más goles durante el partido que durante la tanda de penaltis. “No recuerdo la última vez que había disfrutado tanto viendo un partido”, añadió Klopp. Fue, en efecto, un partido diseñado para el goce del espectador en el plano más superficial por su disparatada narrativa. Si un partido de Premier en Anfield puede llegar a ser un thriller de Alfred Hitchcock, este encuentro de EFL Cup fue una comedia de Billy Wilder. Tantos goles no fueron solo fruto del buen hacer de los autores; también reinó el desorden y se dieron bastantes imprecisiones por parte de ambos equipos. “Podríamos hablar sobre táctica, pero a nadie le importa en una noche como esta. Yo quería que los chicos tuviesen una noche para el recuerdo y así ha sido”.

Jürgen Klopp reconoció que su equipo cometió errores importantes, pero afirmó haber disfrutado de lo sucedido sobre el césped. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.
Jürgen Klopp reconoció que su equipo cometió errores importantes, pero afirmó haber disfrutado de lo sucedido sobre el césped. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

Cuando habla de ‘los chicos’, Klopp tiene en cuenta a los futbolistas más noveles que vivieron una experiencia única en Anfield. A pesar de arrastrar esa reputación de competición menor, la EFL Cup cuenta con el gran aliciente de ser una oportunidad para las jóvenes promesas de los grandes equipos del fútbol inglés. Jóvenes talentosos y hambrientos, con ganas de impresionar. Jóvenes para los que la EFL Cup sí que importa. En el Liverpool jugó el joven extremo de 16 años Harvey Elliott, que llegó al club procedente del Fulham el pasado verano. Más allá de un pase errado que le costó un gol a su equipo, su primera toma de contacto con Anfield fue positiva. Entre otros, Klopp también apostó por Neco Williams (18 años) y el lateral derecho se ganó a la grada con su actuación. Todavía queda un poco para la jubilación de su lateral derecho de primer nivel mundial, Trent Alexander-Arnold (21 años), pero seguro que los reds agradecen la aparición de Williams. El penalti que les dio la victoria lo marcó otro canterano, el centrocampista Curtis Jones (18 años), que entró desde el banquillo.

A pesar de haber superado la ronda, a día de hoy no existe garantía de que el Liverpool vaya a disputar los cuartos de final. Como campeón de Europa, el conjunto red tendrá que acudir al Mundial de Clubes, además de cumplir con sus compromisos de Premier. Por lo tanto, no parece estar disponible para la siguiente fase de la EFL Cup, que se celebrará en diciembre. “Si no nos encuentran una fecha apropiada, entonces no jugaremos”, afirmó un tajante Klopp, dejando claro que no es una competición que vayan a priorizar. La EFL y la Premier League tendrán que solventar esta situación en los próximos días.

El rompecabezas logístico no existiría si el Arsenal hubiese sido vencedor, como sugirió el marcador durante varios tramos del encuentro. Pero el conjunto dirigido por Unai Emery nunca fue capaz de defender su ventaja. Se quedaron así sin un triunfo que les hubiese venido bien para levantar los ánimos tras dos resultados negativos en Premier. Porque la EFL Cup no importa, hasta que importa. A pesar del desenlace, Emery se mostró satisfecho con el esfuerzo de su equipo. Destacó el regreso al once de Mesut Özil, que dejó destellos del jugón que puede ser. Su sustitución pasada la hora de juego fue cuestionada. Emery la justificó alegando que Özil tenía poco rodaje y no debía jugar más. Se podría entender que decidió darle descanso pensando en el fin de semana, cuando el Arsenal se medirá al Wolverhampton, pero resulta improbable después de las declaraciones más recientes del técnico español. De los jóvenes gunners, el protagonismo lo acaparó el delantero brasileño de 18 años Gabriel Martinelli, autor de un doblete.

El joven Gabriel Martinelli ya lleva 7 goles con el Arsenal. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.
El joven Gabriel Martinelli ya lleva 7 goles con el Arsenal. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.

El otro gran partido del día era el Chelsea-Manchester United, que se resolvió con un 1-2 para los de Ole Gunnar Solskjær con dos goles de Marcus Rashford: el primero, un lanzamiento de penalti; el segundo, un tiro de falta lejano que recordó a la época de Cristiano Ronaldo como red devil. También había superado su eliminatoria la noche anterior el otro equipo de Manchester. El City venció por 3-1, con doblete de Agüero y titularidad de Eric García, Angeliño, Phil Foden y debut del canterano de 18 años, Tommy Doyle, que jugó de pivote. El estreno de Doyle fue especial para la hinchada citizen porque sus dos abuelos ya habían jugado para el club. Los de Pep Guardiola se midieron a un Southampton precavido después de haber sufrido una estrepitosa goleada ante el Leicester City (0-9). 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

En el resto de cruces, el Aston Villa ganó al Wolverhampton (2-1), el Burton perdió en casa ante el Leicester (1-3), el Crawley Town cayó ante el Colchester United (1-3), equipo que había eliminado al Tottenham en la ronda anterior, el Everton superó al Watford (2-0), y el Oxford United empató en su encuentro frente al Sunderland (1-1) y después logró el pase en los penaltis.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Miguel, una pequeña errata: fueron 10 goles los que hubo en 5-5, no 9. Por lo demás, un muy buen artículo. ¡Seguid así!

Saludos Pedrito.

No hay errata alguna, porqué si te fijas, habla que hasta ese momento iban 4-5 (9 goles). Luego, habla del gol definitivo (5-5).

Vaya, así lo entiendo yo. Estoy contigo, un gran artículo.

Sí señor, muy buen artículo. Y destacando, por “menor” que sea, este tipo de competición. Las COPAS en general están infravaloradas y, creo que son torneos muy bonitos y emocionantes. Todas las federaciones deberían seguir el ejemplo de la FA Cup, torneo de copa por antonomasia!

Saludos y seguiré echando ojo a las copas a nivel continental, siempre hay bonitas historias.

PD: No me fijé si había mucho suplente, pero sorprende la eliminación del Slavia de Praga. Quizá tengan más expectativas en liga y Europa…..

Deja un comentario

*