Independiente amplía su palmarés internacional en Maracaná

Maracana Río de Janeiro Brasil Focus

Independiente se proclamó campeón de la Copa Sudamericana por segunda vez en su historia tras imponerse a Flamengo en una eliminatoria trepidante. El conjunto argentino sobrevivió en su visita a Brasil y sacó un valioso empate a uno de Maracaná que le permitió alzar el segundo título en relevancia internacional en la CONMEBOL tras un choque de vuelta precioso en el que el elenco rubronegro exigió el mejor rendimiento defensivo del Rey de Copas. El Rojo no gana la Libertadores desde 1984, en lo que supone una larguísima sequía para el club más laureado en el torneo más deseado en Sudamérica, pero la Copa Sudamericana de 2017 rompió una travesía de siete años sin tocar metal.

Flamengo 1 (Paquetá 29′)
Independiente 1 (Barco 39′)

Flamengo vs Independiente - Football tactics and formations

En cambio, se quedó con la miel en los labios el Flamengo de Reinaldo Rueda, que no ha alzado un título continental desde el cambio de siglo. El equipo brasileño puso contra las cuerdas a Independiente y le obligó a encerrarse atrás, desnaturalizó el juego del Rojo como pocos han hecho desde que lo dirige Ariel Holan, pero le faltó mayor contundencia en el área rival. Sobre todo en la última jugada de partido, cuando una salida en falso de Campaña propició una oportunidad de oro para llevar el encuentro a la prórroga. El disparo decisivo se marchó alto y con él se desvaneció la ilusión de la hinchada rubronegra, que aun así goza de motivos de sobra para soñar con un proyecto a medio plazo que brinde títulos a uno de los clubes con más aficionados en Brasil. Fue una de las varias conclusiones que deja la final de la Copa Sudamericana.

Barco no se arruga

Ezequiel Barco fue el gran protagonista de la final. Autor del gol que a la postre daría el título a Independiente, al adolescente de 18 años no parece pesarle la presión. Barco no se dejó amedrentar por las expectativas que despierta su aparición en el fútbol argentino. Marcado como uno de los talentos que debe dar el salto a la selección a medio plazo y sabiéndose ya futuro futbolista del Atlanta United del Tata Martino, Barco se despidió a lo grande del Rojo. Firmó una gran actuación, de menos a más a medida que avanzaba el encuentro y le brindaba espacios para correr y gambetear. Creativo en el regate, imaginativo en el último tercio para pasar o desbordar, exhibió una personalidad inmensa para pedir la pelota cuando más quemaba. Ya en la vuelta de las semifinales, plantó el balón en el punto de penal para iniciar la remontada frente a Libertad. Lo mismo hizo en la vuelta de la final, en el estadio de Maracaná, lleno hasta la bandera de hinchas rivales. Barco demostró en un contexto de máxima exigencia su personalidad para transformar dos lanzamientos decisivos desde los once metros. No cualquiera puede decirlo.

Artículo relacionado: El Barco de Independiente

Ezequiel Barco promete. Foto: Juanfl22, bajo licencia Creative Commons 4.0.
Ezequiel Barco promete. Foto: Juanfl22, bajo licencia Creative Commons 4.0.

Ariel Holan conquista su primer gran título

El entrenador de Independiente, Ariel Holan, es un tipo especial. Antes de sumergirse en el fútbol estuvo entrenando, con mucho éxito, en la disciplina del hockey femenino. No fue hasta cumplir los 43 años cuando se decantó por el fútbol. Tras formar parte del cuerpo técnico de varios equipos, empezó su aventura en solitario en los banquillos en 2015, cuando asumió la dirección de Defensa y Justicia en la primera división del fútbol argentino. Clasificó al equipo para la Copa Sudamericana y hace un año aterrizó en Independiente. Apenas ha necesitado doce meses para inculcar al Rojo sus ideales de juego ofensivo, que ya le convirtieron en un técnico de culto en Defensa y Justicia y que esta vez han visto su recompensa en forma de Copa Sudemericana. El primer título de Independiente en siete años llegó con una propuesta mayoritariamente asociativa, aunque en el choque de vuelta en Maracaná se vio obligado a adaptarse para sobrevivir.

Los cachorros de Reinaldo Rueda

Aunque Flamengo cuente con futbolistas curtidos en mil batallas en Europa como Diego Ribas o el central Juan, ambos con pasado en Alemania e Italia (entre otros países), Reinaldo Rueda ha confiado en varios chicos muy jóvenes en días importantes del curso. Sin ir más lejos, dos canteranos de 20 años jugaron de inicio y otros dos niños menores de edad entraron desde el banquillo cuando necesitaba anotar al menos un gol para forzar la prórroga. Flamengo viene cosechando buenos resultados en la Copinha, el torneo más prestigioso de categorías inferiores del fútbol brasileño, y su primer equipo empieza a cosechar los frutos. Felipe Vizéu es un delantero que juega muy bien de espaldas a portería, con capacidad para asociarse aunque con menor capacidad goleadora que Paolo Guerrero, sancionado tras dar positivo en un control antidopaje. El extremo Lucas Paquetá anotó el gol del partido de vuelta en una jugada a balón parado y exhibió la tremenda clase y habilidad que luce cada vez que toca el balón con la pierna izquierda. Fue uno de los mejores pese a la derrota. Por otra parte, Vinicius Junior, el extremo que ya ha fichado por el Real Madrid, ha progresado en el apartado físico en los últimos meses y no paró de pedir el balón en la última media hora. Aún está verde en la resolución de las jugadas y mejorará la toma de decisiones, pero se necesita un carácter y un descaro especial para revolucionar una final a base de su insistencia. Por último, Lincoln cumplirá los 17 años en un par de días y es considerado el mejor delantero centro de su generación en Brasil. Entró en el tramo final, pero apenas pudo participar.

Reinaldo Rueda. Foto: Agencia Andes
Reinaldo Rueda, entrenador de Flamengo. Foto: Agencia Andes

El poderío aéreo en las jugadas a balón parado, la gran baza de Flamengo

Flamengo se adelantó tanto en la ida como en la vuelta de la Copa Sudamericana y en ambas ocasiones lo hizo tras imponer su poderío en las jugadas de estrategia. Tanto Réver como Juan son dos portentos en el juego aéreo y los rubronegros aprovecharon esta faceta para causar estragos en la defensa de Independiente, un equipo que suele alinear a bastantes futbolistas de baja estatura y que prioriza el fútbol asociativo. En la vuelta sufrió algo menos con la introducción de Amorebieta. Pese a dominar la ida durante algunas fases y asediar a Independiente en la vuelta, Flamengo solo logró anotar a través del balón parado.

Maxi Meza se presenta ante el gran público en la Copa Sudamericana

Independiente sufrió horrores para contener el ritmo de Flamengo, que propuso una vuelta trepidante ante su afición y no permitió que el Rojo desplegara su fútbol asociativo. Los brasileños presionaron arriba, se mostraron intensos y expeditivos en los cruces y desdibujaron a los de Holan, que no pudieron controlar el tempo del choque como sí hizo en la ida. Sin embargo, sus mejores destellos llegaron cuando apareció Maxi Meza. El ex de Gimnasia ya dio un recital en la vuelta de las semifinales, brilló en la ida contra Flamengo y volvió a mostrar sus virtudes en Maracaná. Inteligente a la hora de moverse para recibir entre líneas y con criterio en la toma de decisiones para asociarse con el compañero más adecuado, Meza es un centrocampista muy dinámico. No para de moverse, no para de ofrecerse, cae a bandas y por todo ello a menudo resulta indetectable para los rivales. Pausa y acelera el juego e interpreta muy bien lo que le pide su entrenador, pues suele ser el socio de todos en la triangulación. Con 25 años, Meza se postula como uno de los activos más exportables de Independiente. Junto a Barco ya Gigliotti, que dio mucho aire a su equipo con su juego de espaldas, Meza fue uno de los pilares del triunfo global del Rojo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*