La eliminatoria de Didier Deschamps

France Manager Didier Deschamps with the trophy at the end of the 2018 FIFA World Cup Final match at Luzhniki Stadium, Moscow
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
15/07/2018

El primer fin de semana del mes de enero el fútbol francés se viste de gala para una de las citas más especiales del calendario. La Coupe de France alcanza los treintaidosavos de final, la ronda en la que se estrenan los clubes de la Ligue 1 y se mezclan con el resto de equipos amateurs que han superado media docena de rondas -o incluso más- persiguiendo el sueño de vivir una jornada memorable en su estadio con sus aficionados. Un fin de semana que permite situar en el mapa pueblos hasta entonces inexistentes en el imaginario colectivo, localidades a las que solo el deporte puede sacar del olvido durante unos días, rincones que aprovechan su semana de gloria para exhibir con orgullo sus historias, a menudo ignoradas al tratarse de pequeños relatos que rara vez pueden competir ante instituciones de altavoz mucho más potente.

Este sábado los focos iluminan Bayona, una localidad de 50.000 habitantes situada en el sur de Francia, prácticamente en la frontera con España. La mitad inferior del Hexágono es territorio principalmente de rugby, como ocurre en Bayona, donde se pueden sentir orgullosos del Aviron Bayonnais. El Aviron Bayonnais compite en el TOP14, el equivalente a la primera división francesa en el mundo del rugby, e incluso se ha proclamado campeón galo en tres ocasiones. Aunque hace más de 70 años de su último entorchado, que se remonta al año 1943. Se trata de una institución histórica, con más de 115 años de vida, que presume de ser la entidad más exitosa de Bayona a nivel deportivo. Sin embargo, dentro de la misma institución, el Aviron Bayonnais también cuenta con su sección de fútbol. El equipo se creó en 1935 como una extensión más del club polideportivo del Aviron Bayonnais y ahora compite en la quinta división del fútbol galo. Nunca ha sido un equipo particularmente exitoso, aunque sí ha formado parte de la etapa de formación de algunos futbolistas muy conocidos de la zona. Stephane Ruffier, Aymeric Laporte o Kevin Rodrigues han vestido los colores del Aviron Bayonnais, aunque el canterano más célebre del cuadro sureño es Didier Deschamps. El actual seleccionador galo, natural de Bayona, prestó su nombre al estadio en el que juega el equipo de fútbol. Se inauguró en el año 2000, poco después de que Francia ganara el Mundial 1998 y la Eurocopa del 2000 con Deschamps como pilar fundamental del equipo nacional por aquel entonces. Al fin y al cabo, fue el capitán galo que levantó ambos títulos.

La Coupe de France se le da bien últimamente al Poiré-sur-Vie. Foto: MarcadorInt.
Bayona se vestirá de gala con la visita del Nantes en la Coupe. Foto: MarcadorInt.

Si Bayona fue la primera parada en la carrera de Didier Deschamps, el sorteo de la Coupe de France quiso emparejar al club vasco con el club en el que Deschamps debutó como profesional: el Nantes. En el equipo canario, una de las mejores canteras del fútbol galo, Deschamps terminó su etapa de formación y se abrió paso en la élite. Recaló en la entidad bretona con 15 años y militó en ella hasta los 21, cuando ya había disputado más de 100 partidos antes de embarcarse rumbo al Olympique de Marsella. El partido de este sábado, pues, será especial para el actual seleccionador francés, que ya manifestó recientemente su intención de asistir al encuentro. Al tratarse de un choque especial, la visita de un rival de la Ligue 1, el choque sin embargo no se disputará en el estadio bautizado con su nombre. El Stade Didier Deschamps no acogerá esta eliminatoria copera, que se celebrará en la casa del equipo de rugby. El Stade Jean-Dauger, con capacidad para más de 16.000 espectadores, será el escenario de este encuentro.

Sábado 4 de enero, 13:00h, Aviron Bayonnais-Nantes

La Coupe 2019-20 no será la primera edición en la que el Aviron Bayonnais recibirá a un equipo de la primera división del fútbol galo. El precedente más reciente se remonta al 2007, cuando el Olympique de Lyon se impuso por 1-2 con un gol de falta directa de Juninho Pernambucano en la recta final del choque. El cuadro entonces dirigido por Gérard Houllier viajó al sur de Francia con futbolistas muy reconocibles, como Fred, Loïc Remy, Hatem Ben Arfa, Alou Diarra, Réveillère, Squillaci, Källstrom, Tiago, Karim Benzema o el propio autor del gol de la victoria, Juninho. En cualquier caso, el Aviron Bayonnais se quedó lejos de replicar su mejor actuación copera, la hazaña del año 2004. Entonces el club vasco alcanzó los octavos de final tras eliminar al Guingamp y al Girondins. Ambas entidades, entonces en la Ligue 1, cayeron en Bayona ante un club que en ese año militaba en la cuarta división gala y que tocó techo cuando el PSG se cruzó en su camino. El miembro más conocido de ese equipo que entró en la historia del Aviron Bayonnais era su entrenador, Christian Sarramagna, futbolista del Saint-Étienne que jugó la final de la Champions en 1976. Nacido en Bayona, Sarramagna fue titular en la final ante el Bayern Múnich e incluso disputó algunos encuentros con la selección nacional. Los años con Sarramagna en el banquillo del Aviron Bayonnais fueron los mejores de la historia reciente de la entidad. No solo por la hazaña en la Coupe, sino porque ese mismo 2004 logró ascender al equipo a la tercera división francesa. La aventura en la categoría de bronce duró un par de temporadas.

Ludovic Blas.
Ludovic Blas es uno de los mejores jugadores del Nantes esta temporada. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Igualar los éxitos de hace 16 años parece muy difícil para el club de Bayona y más todavía ante un Nantes que pelea por entrar en puestos europeos esta temporada. El cuadro canario es quinto en la Ligue 1, a cuatro puntos de la Champions, y presume de ser una de las defensas más sólidas de la liga… aunque le cuesta horrores marcar goles. Su media anotadora es ligeramente inferior a la del gol por partido, aspecto al que intentará aferrarse el Aviron Bayonnais para forzar un partido cerrado, con pocas ocasiones. Un gol madrugador que les ponga en ventaja, un marcador corto o un empate que se prolongue con el paso de los minutos puede ejercer de combustible para mantener viva la fe del club de la cuarta división francesa en su sueño de acceder a la siguiente ronda.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Muy buen artículo.
Como apunte, añadir que el Aviron Bayonnais es actualmente club convenido del Athletic Club, de cara a la captación y desarrollo de jugadores vascofranceses que puedan dar el salto a las categoría inferiores del Athletic.

Deja un comentario

*