Un fin de semana para situar Pontivy en el mapa

La Coupe de France se le da bien últimamente al Poiré-sur-Vie. Foto: MarcadorInt.

La ronda de treintaidosavos de final de la Coupe de France es el gran evento por antonomasia en el primer fin de semana de fútbol en el país galo. Por primera vez en el torneo del KO, una de las competiciones con mayor fuerza para generar narrativas memorables, comparecen los veinte clubes de la Ligue 1 en eliminatorias en las que deben viajar a rincones recónditos del Hexágono. Clubes profesionales, a menudo repletos de superestrellas, que deben subirse al autobús y plantarse en lugares prácticamente desconocidos que, durante unos pocos días, estarán en la boca de todos con la ligera esperanza de abrirse un hueco en el imaginario colectivo. Como lograron Mende, Quévilly, Chambly o Les Herbiers en los últimos años. Un sorteo favorable, un día de inspiración, una noche aciaga de un club teóricamente superior… cualquier episodio que rompa con el desarrollo previsto de los acontecimientos te puede catapultar a una nueva dimensión que inmortalice el nombre de tu club para la posteridad.

La ciudad bretona de Pontivy, de apenas 15.000 habitantes, está de suerte. Pontivy estrena 2019 a lo grande con dos partidos de tanto cartel que, lamentablemente, no se podrán disputar en esta localidad norteña. El primero, además, es un derbi regional con el Guingamp. El club más poderoso de Bretaña junto al Rennes, campeón de la Coupe en dos ocasiones en los últimos diez años, se mide al Stade Pontivyen, colista de uno de los grupos de la CFA2 (quinta división francesa). Paradójicamente, la población de Pontivy dobla los 7.000 habitantes de Guingamp, que pese a ocupar la zona de descenso en la Ligue 1 se mantiene, obstinada, como un pequeño oasis en la élite del fútbol galo.

En condiciones normales, medirse al actual Guingamp en la Coupe en esta fase de la temporada dispararía las posibilidades de dar la campanada. Al menos ante casi cualquier rival de categorías inferiores que ejerza de local y afronte la eliminatoria en una dinámica más o menos positiva. El Guingamp tiene tradición copera, pero también ha saciado su hambre de títulos con éxitos recientes y la pelea por la permanencia en la Ligue 1 no es un objetivo menor para el club bretón, actualmente colista. Sin embargo, el Stade Pontivyen es uno de los equipos en peor forma del fútbol francés. No solo es el colista en su grupo de la quinta división, sino que apenas ganó su primer partido liguero a mediados de diciembre. El conjunto aurinegro fue superando rondas de Coupe, pero se le atragantó la competición de la regularidad. Tanto que se pasó las once primeras jornadas de la liga sin ganar y, ni siquiera, marcar. Su balance en las primeras once fechas fue de cuatro empates a cero y siete derrotas. Trece goles en contra y ninguno a favor. Solo ha marcado un gol en la primera mitad de la liga.

El Guingamp le ha ganado dos finales de Coupe al gran rival de la región, el Rennes. Foto: Marcadorint.
El Guingamp ha ganado dos veces la Coupe de France. La última, en 2014. Foto: Marcadorint.

El presente del Stade Pontivyen es crítico, aunque desde una perspectiva más global el club bretón atraviesa el mejor momento de su historia. El Stade Pontivyen ha cosechado dos ascensos en las tres últimas temporadas y milita en una categoría de ámbito estatal por primera vez. Jamás había jugado en Quinta. Se trata de un club familiar, liderado por un entrenador carismático como Philippe Le Brun, que ha estado ligado al Stade Pontivyen a lo largo de diecinueve temporadas. En su última etapa, ya encadena ocho años seguidos al frente del equipo como técnico. Para muchos, se trata de un técnico joven, de 39 años, que puede vivir uno de los mayores episodios de su carrera en el enfrentamiento de Coupe contra el Guingamp. Sin embargo, pese a su edad cuenta con una dilatada experiencia, pues a los 24 años empezó a ejercer de jugador-entrenador en las catacumbas del fútbol galo. Le Brun es uno de los nombres propios que explica una temporada plagada de primeras veces para el Stade Pontivyen, que este curso se ha estrenado en la CFA2 y en los treintaidosavos de la Coupe de France.

Pero el Guingamp no solo es el gran favorito en esta eliminatoria por la diferencia de categoría o el mal momento de forma de su adversario. También por la sede del partido. Pontivy no alberga un estadio con las condiciones necesarias para celebrar un encuentro de estas características, así que la afición del Stade Pontivyen deberá recorrer los 60 kilómetros que separan su municipio de Guingamp para visitar el Stade de Roudourou. Sí, es lo que parece: el Stade Pontivyen jugará de local en el estadio del Guingamp contra el propio Guingamp. Será el segundo precedente entre ambos conjuntos, que ya se cruzaron en otro partido de la Coupe en 2010. Entonces el Guingamp militaba en Tercera y ganó por 0-3 en Pontivy.

Sin embargo, como decíamos al inicio, el Stade Pontivyen no es el único equipo del municipio que disfruta de los treintaidosavos de la Coupe de France este primer fin de semana del año. En la quinta división del fútbol francés también milita el Garde Saint-Ivy Pontivy, que se convertirá en el primer rival del PSG en el torneo del KO de mayor tradición en Francia. Aunque, como ocurre con sus vecinos, el GSI Pontivy no podrá jugar en su localidad, sino que deberá ejercer de anfitrión en un estadio de mayor capacidad. En su caso, en el Stade du Moustoir de Lorient, a unos 55 kilómetros al sur de Pontivy.

Kylian Mbappe of Paris Saint-Germain during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 05/12/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-171205-0043.jpg
Quizás no comparezcan todas sus estrellas, pero el PSG se enfrentará al GSI Pontivy en los treintaidosavos de final de la Coupe de France. Foto: Focus Images Ltd.

A diferencia del Stade Pontivyen, el GSI Pontivy atesora una tradición futbolística superior. Ha militado de forma regular en la cuarta división gala a lo largo de los últimos años, aunque actualmente juega en Quinta y en algún momento más bajo de su historia reciente ha llegado a descender al sexto peldaño de la pirámide del balompié francés. Ahora pelea en la zona alta de su grupo en la CFA2, el mismo que integran sus vecinos del Stade Pontivyen. El club verdiblanco de Pontivy también sabe lo que es protagonizar una buena campaña copera. En 1996 y en 2007 se clasificó para los dieciseisavos de final (en 1996 perdió contra el Olympique de Marsella) y su techo se encuentra en los octavos de final alcanzados en el año 2000, cuando les apeó el Mónaco por un contundente 0-4. Incluso algunos de los futbolistas de su actual saben lo que es plantarse en cuartos de final a raíz de experiencias anteriores en el Concarneau (Gargam) o en el Granville (Daoudou y Jegu).

La clasificación del GSI Pontivy ante un transatlántico europeo como el PSG roza la utopía. Algo más factible parece la sorpresa en el otro cruce, a pesar del mal momento del Stade Pontivyen. Sin embargo, la presencia de dos clubes de esta modesta localidad bretona en una ronda tan avanzada de la Coupe de France, con dos rivales de esa entidad, ha transformado Pontivy en la entrada del 2019. Al fin y al cabo será un fin de semana que muchos recordarán durante años.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

1 comments

Responder a Aliens Cancelar respuesta

*