La nueva ilusión de Thierry Steinmetz

La Coupe de France se le da bien últimamente al Poiré-sur-Vie. Foto: MarcadorInt.

7 de enero de 2006. El Dijon recibe al modestísimo Forbach, de la quinta división francesa, en la clásica ronda de los treintaidosavos de final de la Coupe de France. Es uno de los muchos enfrentamientos del turno más célebre del torneo del KO por excelencia en el país galo, aunque también uno de esos duelos en los que el club de menor entidad coquetea con dar la sorpresa. El entrenador del equipo de mayor poderío, entonces en la segunda división francesa, es Rudi Garcia, que ni siquiera en sus mejores sueños podía imaginar que alzaría la Coupe cinco años más tarde. Imaginar un doblete con el Lille parecía demasiado optimista en una época de dominio absoluto del Olympique de Lyon y más todavía para un entrenador de currículum aún modesto.

El Dijon evitó el ridículo en la ronda que más sorpresas depara en la Coupe, aunque no se ahorró el susto de verse obligado a remontar. Empezó perdiendo ante el Forbach, que se adelantó pronto con una diana de Thierry Steimetz. En la segunda mitad los goles de Vosahlo y Makriev le dieron la vuelta a la eliminatoria, un choque que pasó a la historia por la expulsión del autor del gol, el propio Thierry Steimetz. El atacante del Forbach, ya sustituido, le propinó un puñetazo del veterano Denis Stintat y fue sancionado sin jugar durante dos años. Con 22 años, poco tiempo después de superar una fractura de tibia que le apartó de los terrenos de juego una temporada entera, Thierry Steimetz era el típico futbolista que podía ganarse un contrato con una entidad de categoría superior si aprovechaba el escaparate de la Coupe… y ocurrió todo lo contrario.

Rudi Garcia. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Una expulsión ante el Dijon de Rudi Garcia mantuvo a Steinmetz dos años alejado de los terrenos de juego. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Hasta que la Coupe se volvió a cruzar en su camino. 10 de diciembre de 2011, Amneville-Metz. Un equipo de la cuarta división francesa recibe al gran equipo del departamento de la Moselle, el Metz, entonces en la segunda categoría del fútbol galo. La sorpresa tampoco se consuma, aunque el susto que se lleva el cuadro granate ante su vecino es considerable. A pesar de adelantarse por 0-2 antes del cuarto de hora, el Amnéville iguala la contienda y mantiene la emoción hasta el minuto 83, cuando Clément Turpin indica un penalty que transforma Kevin Diaz. En la hoja de anotadores del Amnéville vuelve a figurar Thierry Steinmetz, que esta vez sí aprovechó el escaparate de la Coupe para saltar dos divisiones de golpe. Llamó tanto la atención al Metz que en enero fichó por el club granate. Con 28 años, Thierry Steinmetz se estrenó en un equipo profesional.

Aunque la aventura en el Metz duró poco. A pesar que el club de la Moselle juntó a futbolistas del calibre de Kalidou Koulibaly, Sadio Mané, Andy Delort o Bouna Sarr, a una edad muy tierna los cuatro, el Metz acabó descendiendo a la tercera división francesa. El Metz buscó un golpe de efecto parecido al que dio cuando fichó a Ribéry del fútbol no profesional galo cuando tenía 21 años, pero no surtió el efecto deseado a pesar de que nadie puso en duda la calidad y el talento de un centrocampista ofensivo y creativo como Steinmetz. Jugó diez partidos, pero no pudo evitar la debacle. Tras el descenso, el verano de 2012, Steinmetz cambió de país y fichó por del Dudelange de Luxemburgo.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Julio de 2012. Steinmetz vuelve a aprovechar otro escaparate inigualable en un torneo de eliminatorias: las previas de la Champions League. El campeón de Luxemburgo se cruzó con el campeón de Austria, el ambicioso RB Salzburgo, donde recalaría ese mismo verano Sadio Mané. A mediados de julio, con el recuerdo de la Eurocopa aún reciente, el Dudelange protagoniza una de las grandes noticias del verano al imponerse por 1-0 al Salzburgo en el choque de ida en la segunda ronda previa. El resultado parecía una simple advertencia para el Salzburgo, que sin embargo no logró remontar la eliminatoria. Tras el 1-0 de la ida, Steinmetz dinamitó el cruce en la vuelta con el 0-1 en el minuto 26. Cuando el Salzburgo parecía capaz de reponerse al segundo golpe letal, el Dudelange se puso otra vez por delante (2-3) en el segundo tiempo con la segunda diana de Steinmetz. El 4-3 definitivo clasificó al Dudelange, que acabaría eliminado en la ronda posterior a manos del Maribor esloveno.

5 de enero de 2020. Han pasado casi 14 años desde la célebre expulsión de Thierry Steinmetz en el enfrentamiento contra el Dijon en la Coupe de France. Esta vez, Steinmetz se reencuentra con la competición de un modo insospechado hace no tanto tiempo: es el entrenador del club más modesto que sigue en liza. El Hombourg-Haut es un equipo modestísimo de la región de la Moselle, de un pueblo de unos 6.500 habitantes situado muy cerca de su Creutzwald natal, que milita en la octava división francesa. El Hombourg-Haut se ha convertido en una de las sensaciones de la Coupe tras eliminar en la ronda anterior a todo un equipo de la Ligue 2 como el Auxerre, una hazaña que se le resistió a Thierry Steinmetz en su etapa como futbolista. Por el camino, en otra ronda anterior, casualmente se cargaron al Forbach, otra entidad asociada a su pasado como futbolista en un duelo que se saldó con una suspensión de varios partidos para el ahora técnico Steinmetz. En cualquier caso, la trayectoria copera refleja las ambiciones del Hombourg-Haut, que ha fichado a algunos jugadores con experiencia en clubes de mayor calibre en la zona (como Hassan M’Barki, del Sarreguemines que acaba de descender de Quinta) y ha dejado su huella en la competición. El Prix-les-Mézières, de la quinta división, venía sobre alerta y ganó con autoridad por 0-3 para poner fin a una de las historias de la Coupe.

Con 36 años, Thierry Steinmetz es entrenador porque se vio forzado a dejar el fútbol. No lo decidió él, sino un tumor maligno en su pierna derecha que terminó con la amputación de su extremidad por debajo de la rodilla. En ese momento, en 2017, Steinmetz jugaba en el Homburg de la cuarta división alemana, el mismo club que catapultó a Miroslav Klose hacia el Kaiserslautern cuando tenía 21 años, la misma edad a la que el Metz fichó a Ribéry. Ahora camina con la ayuda de una prótesis, pero su vida sigue muy ligada al fútbol. No solo dirige al Hombourg-Haut, sino que también trabaja como director técnico en la cantera de su Creutzwald natal. “No me importa el éxito y la gloria. Lo que me mueve es ver a los jugadores más jóvenes florecer. Vivo el fútbol a través de ellos y sus sensaciones. Eso es suficiente para mi felicidad”, declaró Steinmetz recientemente en una entrevista.

Qué forma más sencilla y bonita de definir lo que es el fútbol alejado de los grandes focos.

Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*