La Coupe, c’est moi

La Coupe de France se le da bien últimamente al Poiré-sur-Vie. Foto: MarcadorInt.

Si uno repara en los equipos modestos que logran infiltrarse en las últimas rondas de la Coupe de France, es probable que localice al mismo delantero. Thomas Vauvy ha sido cómplice de varias de las hazañas más llamativas de los últimos tiempos en el torneo copero galo, y este año parece destinado a repetir el mismo camino tras eliminar al Changé y al Aubervilliers en la tanda de penaltis. A sus 32 años, este delantero que milita en la quinta división del fútbol francés, en el FC Saint-Lô Manche, disputará los dieciseisavos de final de la Coupe de France. La última vez que lideró a un club de ese mismo escalón en una aventura copera se plantó en cuartos de final.

Pocas semanas antes de cumplir los 31 años, Thomas Vauvy decidió regresar a uno de los clubes en los que se formó. Este delantero normando comandó al Granville (de 5ª división) que se coló entre los ocho mejores equipos de la Coupe hace dos temporadas. Vauvy fue uno de los grandes protagonistas de esa hazaña gracias a sus goles, aunque no lograra perforar la portería rival ante el Olympique de Marsella, el gigante que rompió el sueño del club norteño, que se quedó a un paso de las semifinales. Después de la inigualable campaña de marketing que supuso para un delantero no profesional ser el máximo artillero del club modesto con el que simpatizó toda Francia, y más todavía después de acabar el curso con un ascenso y el título honorífico de mejor goleador de su categoría, Vauvy decidió no jugar en la cuarta división gala. No fichó por un club de una categoría superior. Ni siquiera mantuvo su estatus. Vauvy decidió fichar por el club en el que se formó, el FC Saint-Lô Manche, de una localidad situada a treinta kilómetros de su ciudad natal, Coutances. Pasó de subir a la cuarta división a fichar por un club que jugaba en la Sexta. Obviamente, el Saint-Lô subió, Vauvy se hinchó a marcar goles y uno de sus tantos incluso se convirtió en viral.

Thomas Vauvy se ha convertido en una leyenda del amateurismo francés de inicios del siglo XXI por decisiones como ésta. En 2009 tuvo la oportunidad de jugar con el Laval en la Ligue 2, una categoría profesional. Con 24 años, formó parte de un ascenso con dicho club, pero cuando le ofrecieron cambiar su contrato amateur por uno que le convirtiera en profesional declinó la oferta pensando que no gozaría del suficiente protagonismo en la división de plata. Fue entonces cuando fichó por otro club de tercera, el Beauvais, con el que vivió su primera gran aventura en la Coupe de France. Con el Beauvais, con Vauvy como titular, el modesto club de la categoría de bronce alcanzó los octavos de final de la Coupe, hasta que se cruzó en su camino el Sochaux de Dalmat, Ideye Brown, Marvin Martin y Boudebouz. Un año más tarde, con un equipo de Cuarta (el Cherbourg), Vauvy marcó el gol que clasificó a su club para los dieciseisavos de final. En esa ronda cayó ante el Le Mans, que militaba en Segunda pero contaba con futbolistas como Corchia o Poté, que esta temporada han disputado partidos de la Champions con el Sevilla y el APOEL. Era el mejor resultado del club norteño en la Coupe en dieciséis años, cuando perdieron en esa misma ronda frente al Beauvais, precisamente el equipo desde el que llegó Vauvy.

Los goles de Vauvy le brindaron una nueva oportunidad en la tercera división del fútbol francés, aunque en National nuestro protagonista gozó de poco peso en el equipo. Vauvy fichó por el Vannes en 2013, pero fue habitual verle observar el desempeño de sus compañeros desde el banquillo. Uno de esos partidos fue contra el Mónaco en el mítico turno en el que empiezan a participar los clubes de Pimera. El equipo entonces dirigido por Claudio Ranieri presentó un once compuesto por Sergio Romero, Abidal, Isimat-Mirin, Toulalan, Kurzawa, Moutinho, Kondogbia, James Rodríguez, Fabinho, Falcao y Rivière. Yannick Carrasco, que entró desde el banquillo, anotó el gol de la victoria (2-3) en el minuto 86. El Vannes ya había gastado los tres cambios y Vauvy se quedó sin entrar.

Carrasco. Foto: Focus Images Ltd.
Un joven Yannick Carrasco eliminó al Vannes de Vauvy en 2014. Foto: Focus Images Ltd.

Tras el paso por el Vannes llegó la aventura con el mencionado Granville y la eliminación frente al OM en su segundo curso en el club normando, situado en una localidad bastante cercana a su ciudad natal. Vauvy decidió regresar al Saint-Lô, donde ya dejó su huella en 2006 y 2007. Pese a jugar en la quinta división, el equipo norteño se coló en dos temporadas seguidas en los treintaidosavos de final. En una ocasión cayó ante el Ajaccio, de la Ligue 1. Al año siguiente, contra el Montpellier, entonces en la Ligue 2. El Saint-Lô Manche no se volvió a asomar a estas alturas de torneo hasta que regresó Vauvy. Su techo precisamente se encuentra en la ronda que acaban de alcanzar. ¿Seguirá ampliando su leyenda Thomas Vauvy? Si sigue a este ritmo, tendrá todo el derecho del mundo a adaptar la célebre frase atribuida al rey Luis XIV de Francia. Difícilmente existirá otro ariete amateur que coleccione tantas postales para el recuerdo en la Copa francesa. La Coupe, c’est moi.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*