El momento de Max Kruse

Max Kruse of SV Werder Bremen and N'Golo Kante of Chelsea during the pre season friendly match at Weserstadion, Bremen, Germany.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
07/08/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-160807-0295.jpg

Acaba de cumplir 31 años, pero seguramente atraviesa el mejor momento de su carrera. Max Kruse capitanea al Werder Bremen, equipo que pelea por disputar la próxima edición de la UEFA Europa League y que el pasado fin de semana perdió en el Allianz Arena su primer partido oficial en 2019. El conjunto del norte de Alemania sucumbió ante el poderío del Bayern en un encuentro en el que acusó la expulsión de Veljkovic al os 58 minutos, pero este miércoles goza de la oportunidad de vengarse del club bávaro. Werder Bremen y Bayern Múnich se vuelven a cruzar en la DFB Pokal en una semifinal que además se disputa en el estadio del actual octavo clasificado de la Bundesliga. Una oportunidad así no se presenta todos los días en el club verdiblanco: el Werder Bremen no alcanza la final de la Copa alemana desde 2010. Y Max Kruse es una de sus principales motivos para creer que es posible poner fin a esa sequía de nueve años sin ni siqueira acariciar la gloria.

Quizás no iguale los quince goles de su primera temporada en el Werder Bremen, pero Max Kruse pocas veces ha sido tan influyente como lo es ahora en el conjunto norteño. El delantero del Werder Bremen cada vez se relaciona más con el juego, interviene en más zonas del campo y crea más ocasiones de gol. En un equipo que domina un registro más ligado al fútbol asociativo pero que también se siente cómodo cabalgando al contragolpe, Max Kruse es un elemento idóneo para Florian Kohfeldt. Baja a recibir, espera el momento oportuno para que sus compañeros se desplieguen y atesora suficiente calidad para filtrar pases difíciles y decisivos en el último tercio. Kruse es un delantero centro con alma de centrocampista, con creatividad para generar ocasiones de gol a través del pase y con clarividencia para iniciar contragolpes con envíos arriesgados que baten líneas. Así se explican las 10 asistencias que ha repartido a lo largo de las 30 jornadas de Bundesliga disputadas hasta la fecha, cifras a las que debemos sumar los 10 goles que ha anotado el capitán del Werder Bremen. Marca porque llega a la zona de remate en el momento oportuno y tiene calidad en el golpeo, pero sobre todo ha activado otros recursos a su alrededor como las rupturas de Rashica o las apariciones por sorpresa de Maximilian Eggestein desde la segunda línea. Solo Sancho, Kostic, Brandt y Kimmich han repartido más asistencias que Kruse en esta edición de la Bundesliga.

Goles producidos en la Bundesliga 2018-19:

Lewandowski: 21 goles y 10 asistencias (31 goles)
Sancho: 11 goles y 16 asistencias (27 goles)
Reus: 16 goles y 10 asistencias (26 goles)
Jovic: 17 goles y 6 asistencias (23 goles)
Haller: 14 goles y 9 asistencias (23 goles)
Volland: 13 goles y 9 asistencias (22 goles)
Kruse: 10 goles y 10 asistencias (20 goles)

Max Kruse of Vfl Wolfsburg during a press conference at Old Trafford, Manchester Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959 29/09/2015
Max Kruse es el futbolista más determinante del Werder Bremen. Foto: Focus Images Ltd.

Si sumamos todos los goles producidos por Max Kruse, las cifras del delantero del Werder Bremen alcanzan los 25 tantos (11 goles y 14 asistencias) a lo largo de 33 partidos de Bundesliga y DFB Pokal. Quizás lo que Kruse necesite en esta recta final de su carrera para gozar del reconocimiento que merece su temporada sea una gran noche. Una cita en la que lidere a su equipo en un duelo en el que los focos apunten a su equipo y le permitan copar titulares positivos en la prensa. Hasta ahora, su momento de mayor repercusión mediática se produjo en octubre de 2016, cuando trascendió que se dejó 60.000 euros que había ganado en un campeonato de póker en la parte trasera de un taxi. O incluso un par de años antes, cuando lo cazaron en una discoteca celebrando su 28º aniversario y Joachim Löw dejó de contar con él en las convocatorias previas al Mundial de Brasil porque consideró poco profesional su actitud fuera de los terrenos de juego. Quizás en su etapa de mayor madurez haya llegado su momento. Y qué mejor que intentar demostrarlo ante el Bayern, en casa, con una final de la DFB Pokal contra el RB Leipzig en el horizonte.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Fantástico artículo como siempre, Tomàs. Algo que no comentas pero que me sorprende es que Kruse acaba contrato en junio con el Werder Bremen. ¿Seguirá si el equipo va a Europa o gana la DFB Pokal o fichará por un equipo de mayor caché aprovechando su magnífica temporada y ese ‘coste cero’?

Responder a Tomàs Martínez Cancelar respuesta

*