La autoridad del campeón

xi-holanda

Por segundo año consecutivo, Holanda ganó el Europeo sub-17. Por segundo año consecutivo, Holanda derrotó a Italia en la final del Europeo sub-17. La selección neerlandesa conquistó su cuarto torneo con una victoria contundente, incontestable, inapelable, de pura autoridad. En la enésima demostración de su inmensa calidad, la selección neerlandesa superó a Italia gracias a un fútbol de combinaciones vertiginosas, de presión alta, de recuperaciones cerca de la frontal del área rival y de múltiples ocasiones de gol. Especialmente en el primer tiempo, los Países Bajos arrollaron a Italia, hasta entonces la defensa más segura del campeonato. El combinado de Peter van der Veen funcionó como un reloj pese a la muletilla que le ha acompañado en las dos últimas semanas de Europeo: sin Gravenberg ni Ihattaren, los dos mejores jugadores nacidos en el año 2002, Holanda arrasó igualmente. Lo que podría haber sido esta selección con todos sus efectivos disponibles queda solo al alcance de las conjeturas.

Países Bajos 4 (Hansen 20′, Bannis 37′, Maatsen 45′, Ünüvar 70′)
Italia 2 (Colombo 56′, 89′)

Italia vs Holanda - Football tactics and formations

La puesta en escena tardó pocos minutos en dibujar el esquema de final que todo el mundo podía imaginarse: los Países Bajos atacaban a través del balón a una selección italiana que esperaba su momento, replegada en su campo, para desplegarse con verticalidad gracias a la calidad de Esposito y el recorrido de Tongya y Udogie. Ninguno de los entrenadores tocó lo que funcionó en el encuentro de semifinales, aunque a Italia no le bastó el refuerzo extra que suponía la presencia de Udogie en la medular y de Tongya en la mediapunta. Ni siquiera con los centrocampistas más físicos sobre el césped evitó que Holanda moviera la pelota con fluidez. Abrió a Brobbey al sector izquierdo para alejarlo de la pugna cuerpo a cuerpo con los centrales, emparejándole con Moretti, y juntó a todos sus jugadores de talento en el carril central. Los intercambios de posición entre Bannis, Taylor, Maatsen y Taabouni fueron una constante en la primera media hora, unidos a los movimientos más profundos de Hansen. En la derecha, Hansen atacaba el espacio. Desde la izquierda, Brobbey aguantaba la pelota y dejaba de cara a sus compañeros.

Con todas las piezas dispuestas sobre el tapete, Italia no encontró la fórmula de romper el dominio neerlandés. Resistió el asedio como pudo durante veinte minutos, pero pronto Holanda abrió la lata a través de Hansen. Una larga jugada colectiva entre Salah-Eddine, Brobbey y Taabouni terminó con un remate de Bannis que Molla despejó a los pies del ‘7’ oranje. El extremo del Ajax no desperdició la oportunidad como tampoco lo hizo Bannis 17 minutos más tarde tras recoger una falta disparada por Hoever que escupió el larguero. Antes del descanso, un zapatazo de Maatsen parecía echar el cierre a la final con el 3-0. Era la consecuencia lógica a un dominio permanente en campo contrario, con la pelota circulando a alta velocidad y con varias opciones de remate en el área en casi todas las acciones.

Hansen abrió la lata a los 20 minutos de juego.
Hansen abrió la lata a los 20 minutos de juego.

Sin embargo, Italia reaccionó tras el intermedio. Carmine Nunziata agitó al equipo con la entrada de Lorenzo Colombo y revitalizó el ataque transalpino con una referencia que hizo sentir a Sebastiano Esposito un poco más acompañado. El delantero del Milan, fresco para fijar a los centrales, brindó mayor libertad a la estrella del Inter para moverse entre líneas. Italia adelantó la presión, recuperó la pelota más arriba y dispuso de varias oportunidades para recortar la diferencia. Una de ellas la aprovechó Colombo con un disparo de volea a la salida de un córner. Poco después, Raatsie evitaría el 3-2 del propio Colombo con una buena intervención en un mano a mano ante el delantero de la Azzurra.

Artículo relacionado: Así juega Devyne Rensch, central de Holanda

Los momentos de mayor sufrimiento de la selección neerlandesa cesaron con la introducción de Naci Ünüvar. El mediapunta del Ajax, uno de los futbolistas de más talento del equipo, resultó determinante nada más saltar al terreno de juego. El primer balón que tocó terminó en el fondo de la red. Ünüvar se abrió paso en el área con una maniobra de nivel en espacios reducidos y disparó a puerta, con la fortuna que su remate lo desvió un defensa italiano. Ahí Holanda enterró la fe de Italia, que solo pudo recortar las diferencias cerca del descuento cuando Colombo volvió a batir a Raatsie en un disparo potente tras un error del meta oranje.

Ünüvar volvió a salir desde el banquillo para ejercer de revulsivo.
Ünüvar volvió a salir desde el banquillo para ejercer de revulsivo.

Incluso en la final, con el desgaste del encuentro anterior ante España y la presión de la etiqueta de favorito, la selección neerlandesa exhibió las virtudes que le habían convertido en el mejor equipo del campeonato antes del partido decisivo. Su fútbol fresco, de circulación ágil e intercambio de posiciones en el último tercio, resultó incontenible para sus rivales. Su improvisación constante y la creatividad de todos sus atacantes transformó su fútbol en un torrente de ocasiones imparable para los adversarios, que además padecieron de la intensidad de la presión posterior a cada pérdida de un equipo que aunó físico y técnica. Todos los futbolistas titulares en el campeón gozaban de pies de seda para la asociación, especialmente en espacios reducidos, y en muchos casos también estaban provistos de motor para aguantar esfuerzos de alta intensidad o ganar duelos individuales en el cuerpo a cuerpo, como ocurrió a menudo con los integrantes de la línea defensiva. Suecia, Inglaterra, Bélgica, España e Italia en mayor o menor medida lo sufrieron en sus carnes. En el Mundial de Brasil seguiremos disfrutando de estos chicos.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Fotografías: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

2 comments

Ünuvar clave en semis, gol en la final teniendo un año menos que el resto me ha parecido el jugador a seguir. Personalmente me hubiera gustado ver a Francia en la final, hombre por hombre quizás la selección con más calidad individual, sobre todo por su centro del campo. Gelardo me ha encantado, junto con Millot para mi los mejores pivotes que he visto. Seguimiento impecable del torneo Tomás, espero un once ideal para poder debatir.

Titulo merecido. Fueron superiores en la final y eso que Colombo hizo dos golazos para ponerlos en un aprieto relativo.

Deja un comentario

*