Richter muestra el poderío de Alemania

Fans of Germany with a flag during the International Friendly match at Veltins-Arena, Gelsenkirchen
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
04/06/2016
***UK & IRELAND ONLY***
EXPA-EIB-160605-0213.jpg

Alemania, la vigente campeona de Europa sub-21, superó con claridad a Dinamarca en la puesta de largo de ambas selecciones en la fase final del torneo celebrado en Italia y San Marino. Los germanos mostraron todo su poderío y presumieron de acierto en un encuentro marcado por la actuación del extremo Marco Richter, un auténtico quebradero de cabeza para la defensa danesa de principio a fin. El dorsal 11 alemán partió desde la banda izquierda pero se movió con libertad por todo el frente de ataque. Richter no tardaría en mostrar el porqué de su presencia en el once titular después de disputar 29 partidos oficiales con el Ausburgo esta campaña (cinco goles y siete asistencias). Un incordio para Kristensen, su par en el sector derecho de la retaguardia alineada por Frederiksen, el joven futbolista teutón nacido en Friedberg hace 21 años apareció por todos lados y siempre con determinación. No se atisbaron signos de duda en su juego: entró en contacto con el cuero constantemente y buscó la meta rival tanto encarando uno contra uno en las proximidades del área como probando el disparo. Suyos serían los dos primeros goles del choque, con los que el equipo dirigido por Stefan Kuntz allanaría el camino. Y Waldschmidt pondría la guinda cuando el partido ya había entrado en su último tercio de juego. 8 minutos después, Skov recortaría distancias desde el punto de penalti.

Sobrios Dahoud y Oztunali, Alemania bailó al son de Richter, inmerso en un gran estado de forma. Solo así se explica su descaro a la hora de pisar zonas interiores, asociarse y fijar de inmediato su punto de mira en la meta protegida por Iversen. Quizá no sea el futbolista más hábil con la pelota en los pies, aunque ni mucho menos anda corto de talento, pero si debemos escoger una característica de su juego es la verticalidad. Desde los primeros compases del encuentro quiso ser el protagonista, y entre su insistencia y las dudas de Dinamarca el resultado comenzó a decantarse para una de las candidatas al título. Richter recibió un balón de cara en el interior del área y lo colocó lejos del alcance de Iversen antes de llegar a la media hora de juego. Un golpe psicológico a favor de la selección más solvente. Si los daneses insinuaban, sobre todo a través de Jensen, los germanos directamente acribillaban. La diferencia residió en las uñas de ambas selecciones: limadas en el caso de Dinamarca y largas si hablamos de Alemania. Las internadas de futbolistas con un nombre en el concierto europeo como Bruun Larsen, Skov, Ingvartsen o el propio Jensen finalizaron todas ellas con disparos erráticos o directamente fueron mal resueltas. Sin precisión en el último tercio por parte de un rival apurado por el guion del partido, Alemania se encontró el escenario perfecto en el segundo tiempo para mostrar su candidatura al título.

Dinamarca 1 (Skov 73′)
Alemania 3 (Richter 28′, 52′, Waldschmidt 65′)

Alemania vs Dinamarca - Football tactics and formations

Öztunali Bayer Leverkusen Alemania Edu Ferrer Alcover
Levin Öztunali, en una imagen de archivo (Foto: Edu Ferrer Alcover).

Si el choque ya parecía plácido para Alemania con la mínima ventaja en el marcador, el paso por los vestuarios en lugar de equilibrar a Dinamarca la agitó, y los primeros no tardarían en aumentar su botín. Las prisas por anotar el empate hicieron mella en los daneses, que entraron en un bucle de pérdidas en la entrega y desajustes en su posicionamiento sobre el terreno de juego aprovechados por el trío de ataque alemán. En el 52′, Richter volvería a clavar su aguijón adueñándose de una pelota que debía llegar mansa a Iversen pero se quedó por el camino. La astucia del extremo contrastó con la fragilidad de la cobertura escandinava, demasiado expuesta a los contragolpes.

Dahoud, Öztunali y Richter superaron con claridad a la defensa danesa

Si con el 1-0 se antojaba difícil que la victoria pudiese escaparse de las manos de Alemania, el 2-0 eliminó por completo la incertidumbre. Para corroborarlo, Waldschmidt finalizaría con un toque muy estético una contra bien hilada por el centro del campo germano. El punta encaró al portero danés y tocó suavemente el esférico para alejarlo de su cuerpo. Un tanto de bella factura que sería maquillado minutos después, pues Skov batiría desde el punto de penalti a Nübel al rentabilizar una mano muy clara. A pesar del toque de atención y aunque el choque se partiría más de lo deseado por Kuntz, quien ya había dado entrada a Serdar, Amiri y Nerhaus durante el segundo periodo, el triunfo no se escaparía de los brazos de Alemania. Con Richter como emblema, la vigente campeona presentó su candidatura.

Dahoud fue el centrocampista más posicional de la selección alemana.
Dahoud, una imagen de archivo (Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt. Todos los derechos reservados).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Incluso, si no me equivoco, la asistencia del precioso tanto de Waldschmidt la da el propio Richter en una de sus intervenciones por la zona central en un gran pase al espacio.

Parecía que sería la tarde de Dahoud, que ya dominaba el juego teutón a su antojo, y quizás en la puesta de largo del torneo sea quien comande a la ‘mini’ Mannschaft, pero el debut fue para Richter. Indiscutiblemente. Una grata sorpresa para mí, pues aunque sigo bastante el fútbol de inferiores -y apenas jugó media hora en el clasificatorio- no sigo demasiado la Bundesliga y no lo tenía en mi radar. Ojalá pueda mantener el nivel o, al menos, acercarse a él.

Deja un comentario

*