Quince minutos de Skov Olsen

frederiksen-Dinamarca sub21 MarcadorInt

Nada más entrar, Andreas Skov Olsen se encargó de demostrar por qué este delantero danés ha causado sensación en Europa en su primera temporada en el fútbol profesional. Skov Olsen debutó esta tarde en el Europeo sub-21, saliendo desde el banquillo, en un encuentro igualado entre Austria y Dinamarca en el que el conjunto nórdico debía vencer para mantener sus opciones de acceder a las semifinales. El 1-1 que reflejaba el marcador no bastaba al cuadro danés, que había generado bastante más que su adversario sin llegar a concretar la mayor parte de sus oportunidades. Sin embargo, nada más salir al campo, Skov Olsen ganó la línea de fondo, puso un centro al segundo palo y dio la asistencia del segundo gol de la selección de Dinamarca. En el primer balón que tocó, creó una oportunidad. Tuvo un impacto en el marcador. En su segunda intervención, ya en el tiempo de descuento, perforó la red austríaca para sentenciar el duelo.

La irrupción como futbolista de refresco de Skov Olsen en su primer encuentro en el Europeo sub-21 justifica las elevadas expectativas que rodean al atacante formado en la cantera del Nordsjaelland. Al fin y al cabo, en apenas quince minutos de partido, condensó algunas de sus mejores virtudes para quienes no lo tuvieran ubicado en un escaparate mediático siempre interesante. El 3-1, de hecho, lo retrata a la perfección. Es un delantero alto, pero bastante liviano de movimientos, rápido en la zancada a campo abierto para castigar al rival al contragolpe. Y, sobre todo, es un definidor letal. No suele jugar como delantero centro fijo, como referencia para devolver la pelota de espaldas, sino que prefiere partir ligeramente escorado en el perfil derecho para buscar luego el disparo con la pierna izquierda al palo más alejado. Una jugada marca de la casa, que ha repetido hasta la saciedad en la liga danesa, y que padeció en sus carnes Alexander Schlager. Se mueve entre líneas, evita el choque directo con los centrales, y luego o carga el área para aparecer por sorpresa y rematar o chutar desde la frontal.

Alexander Schlager sufrió en sus carnes el acierto de Skov Olsen y Maehle. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Alexander Schlager sufrió en sus carnes el acierto de Skov Olsen y Maehle. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Lo más problemático para el encaje de Skov Olsen en la selección sub-21 es que su zona favorita para moverse coincide con la de Robert Skov, la principal estrella del proceso clasificatorio. El extremo del Copenhague, otro futbolista zurdo que parte desde la derecha para disparar desde la frontal, se ha ganado la condición de figura del equipo gracias a sus dianas tanto en el proceso clasificatorio como en el campeón de la liga. El despegue de Skov Olsen, por otro lado, se ha producido con el proceso clasificatorio para el Europeo prácticamente finiquitado, sin mucho margen de maniobra para buscar un encaje que potencie la convivencia entre dos futbolistas con tantas virtudes comunes y que pisan las mismas parcelas. Sin embargo, los 22 goles que ha anotado en su temporada de debut con el Nordsjaelland -con 19 años, tres menos que el otro Skov- son un dato a ponderar de cara al choque de la tercera jornada ante Serbia.

El impacto de Skov Olsen resultó decisivo para inclinar la balanza en la segunda mitad, aunque el gran protagonista de la victoria danesa contra Austria fue Joakim Maehle, lateral derecho del Genk que actuó como carrilero izquierdo tras presenciar desde el banquillo la derrota de la primera jornada contra Alemania. Maehle, al que ya describimos en profundidad en un artículo pormenorizado hace unos meses, es un lateral derecho muy profundo, que repite esfuerzos permanentemente, con calidad y potencia en la conducción y capacidad para asociarse por los carriles interiores. Niels Frederiksen, técnico de la selección sub-21, entendió que esas virtudes también podían potenciar su capacidad para pisar zona de remate partiendo desde la izquierda, a pierna cambiada, con un esquema que resguardaba sus incursiones con tres centrales por detrás. La idea del entrenador danés surtió el efecto deseado: Maehle marcó un golazo espectacular en una jugada individual en la que condujo la pelota con la derecha para luego picarla por encima del portero con la izquierda y apareció en el segundo palo, como si se tratara casi de un delantero, para empujar el centro de Skov Olsen al fondo de la red en la acción del 2-1. No se puede decir que Joakim Maehle y Andreas Skov Olsen no han aprovechado sus primeros minutos de escaparate en el Europeo sub-21.

Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*