España todavía sueña con los Juegos

Aarón habla con Luis de la Fuente camino al túnel de vestuarios.

Un tanto anotado in extremis por Pablo Fornals ante Bélgica mantiene con vida a España en la fase final del Europeo sub-21. El gol del flamante fichaje del West Ham permite seguir soñando a La Roja con acceder a las semifinales y de este modo conseguir una plaza para la disputa de los próximos Juegos Olímpicos, el anhelo de una generación de futbolistas que no termina de encontrar el ansiado equilibrio sobre el terreno de juego. Para lograr el primer objetivo, los hombres dirigidos por Luis de la Fuente deberán vencer por una diferencia de tres tantos a Polonia, la revelación del torneo, siempre y cuando Italia logre doblegar a Bélgica, o superar a los polacos por cualquier resultado si los italianos no sacan adelante su partido. Aunque los caminos del fútbol son inescrutables, la ruta más lógica se antoja la primera, pues un pinchazo italiano ante Bélgica sería considerado una sorpresa mayúscula en base al rendimiento ofrecido por ambas selecciones en las dos primeras jornadas. La diferencia de goles negativa acumulada (-1) provoca que España necesite acabar la fase de grupos como primera, pues acceder a semifinales como la mejor segunda de los tres grupos se antoja sumamente complicado.

España 2 (Olmo 7’, Fornals 89’)
Bélgica 1 (Bornaw 24’)

Espana vs Belgica - Football tactics and formations

Ante Bélgica, España inició el duelo por el libro: aculó a su rival dominando la posesión de la pelota y profundizó con ahínco por los costados. Junior ganaba altura por el carril izquierdo, Soler atacaba a Cobbaut por el sector derecho e incluso Aguirregabiria se atrevía a ofrecer soluciones ofensivas. La sensación de control pronto se trasladaría al marcador. En el minuto 7, Soler progresó por su costado sin demasiadas oposición, colocó un centro tenso en el interior del área y Dani Olmo, libre de marca, perforó la meta defendida por De Wolf. Un tanto prematuro, como el anotado por Ceballos ante Italia en la primera jornada, que allanaba el camino pero al mismo tiempo demandaba no bajar el pie del acelerador por la propia configuración del torneo –se clasifican para semifinales las tres selecciones primeras de grupo y la mejor segunda–. Habiendo caído ante la anfitriona por 3-1 el pasado domingo, al combinado de Luis de la Fuente le urgía no solo ganar, también golear. Y el rival en cierto modo parecía dispuesto a poner de su parte. Bélgica defendía por acumulación, pero su ocupación de los espacios resultaba deficitaria y las vigilancias en la cobertura brillaban por su ausencia. Los problemas en la retaguardia de la selección dirigida por Johan Walem no fueron corregidos en toda la primera mitad, pues ni Bastien ni Heynen mantuvieron las marcas cuando se vieron obligados a correr contra su portería.

Al combinado español le faltó colmillo en las dos áreas, como de costumbre. En zona de remate porque siempre buscó un pase extra en lugar de probar fortuna, un mal endémico de nuestro fútbol agudizado en una selección carente de un gran rematador –Mayoral genera pero no finaliza–; y en lo estrictamente defensivo porque Vallejo no termina de responder y los contrarios huelen la falta de contundencia en el eje de la zaga. Así, en una acción de estrategia botada al segundo palo, Cools superó al central del Real Madrid y la segunda jugada la ganó porfiando Bornauw en el interior del área pequeña ante la pasividad de la defensa y el desconcierto de Sivera, titular en detrimento de Unai Simón después del discreto partido firmado por el guardameta del Athletic contra Italia. El balón acabó superando la línea de gol y provocó una nueva desconexión española. Como ante la anfitriona, el equipo impuso su ritmo, se colocó por delante en el electrónico… y no supo conservar esa ventaja. La pérdida de fiabilidad es uno de los males que arrastra este grupo, independientemente de que De la Fuente refrescase el once inicial con la presencia de Olmo, Sivera, Junior y Merino.

Vallejo Zaragoza España sub-19 - MarcadorINt
Vallejo, en un entrenamiento de la selección española (Foto: MarcadorInt. Todos los derechos reservados).

A la vuelta de los vestuarios, el míster retiró a Soler, colocó a Fornals como enganche y desplazó a Olmo a la banda. Bélgica respondería 10 minutos más tarde apostando por el eléctrico Amuzu, un incordio en la banda izquierda para Aguirregabiria. El tiempo se consumía y España no conseguía ponerse por delante en el marcador. Ceballos tendría en sus botas hasta tres oportunidades claras ante De Wolf, pero en todas ellas terminaría por llevarse las manos a la cabeza. La frustración de La Roja obligó a actuar de nuevo al seleccionador, que agotó sus cambios de una tacada: Pedraza y Rafa Mir reemplazaron a Oyarzabal y a Mayoral. Sin embargo, en lugar de potenciarse a sí misma, España perdió brío. El extremo del Villarreal atascó a Junior, uno de los futbolistas más activos en clave española, pues ambos trataron de llegar al área pisando zonas exteriores. Tampoco Rafa Mir dio un salto de calidad respecto a Mayoral.

En ese escenario, Bélgica comenzó a quitarse las cadenas y las oportunidades se sucedieron en las dos áreas. El recién entrado Leya Iseka y el propio Amuzu dispondrían de un par ante Sivera, si bien sería Fornals en el minuto 89 quien perforaría la meta belga con un zapatazo seco desde la frontal. Un gol que no alivia el sufrimiento de una España afligida por sus carencias en las áreas, pero sí permite mantener el hilo de vida necesario para continuar soñando con los Juegos.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*