Ciclón español en Bolonia

Dani Ceballos ficha por el Real Madrid. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

España arrasó a Polonia para sellar la clasificación para las semifinales del Europeo sub-21 y de paso comprar los billetes para ir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La mejor versión de la selección de Luis de la Fuente llegó en el momento idóneo, en el día indicado, en el instante en el que se jugaba su futuro en la competición. España debía ganar por tres goles de diferencia para evitar mirar de reojo lo que ocurría en el otro duelo del grupo entre Italia y Bélgica y cumplió su objetivo con creces, ya al paso por los vestuarios, tras un recital exuberante de un elenco de futbolistas técnicos que sometió a Polonia a base de ritmo en la circulación de la pelota y permanentes superioridades por fuera para terminar las jugadas por dentro.

Luis de la Fuente apostó por su once más técnico para dominar a una selección polaca que necesitaba puntuar para plantarse en las semifinales. Polonia confió en la sólida estructura que resistió el asedio italiano tres días antes y esperó castigar la espalda de un rival obligado a arriesgar para pasar, pero se topó con una versión brillante del conjunto ibérico. Marc Roca disputó sus primeros minutos como titular en el Europeo y formó en el centro del campo junto a Dani Ceballos y Fabián Ruiz, ya recuperado de los problemas físicos que le apearon del primer partido de torneo al descanso. Arriba, De la Fuente sacrificó a Mayoral, optó por situar a Mikel Oyarzabal en punta y alineó a Olmo y Fornals en las bandas con la misión de cargar la zona de remate cada vez que la pelota merodeara el área. Todos, futbolistas de buen pie para combinar en espacios reducidos ante un equipo polaco que defiende muy atrás, con muchos efectivos, a menudo con los extremos a la altura de los cuatro defensas.

España 5 (Fornals 17′, Oyarzabal 35′, Fabián 39′, Dani Ceballos 71′, Mayoral 90′)
Polonia 0

Espana vs Polonia - Football tactics and formations

La acumulación de peloteros en el centro del campo de España surtió el efecto deseado. No solo movieron la pelota con fluidez, sino que encontraron varias vías para intimidar el arco defendido por Kamil Grabara. Por un lado, la calidad pura de Fabián y Ceballos para juntarse en la frontal del área propició oportunidades de gol, eliminó rivales por el camino y abrió puertas para algunos de sus compañeros. Por otro lado, la amenaza permanente del disparo de Fabián desde la frontal del área puso contra las cuerdas a Polonia. Si le dejaban tirar, amenazaba a Grabara -disparó al palo dos veces antes de marcar-. Si iban a por él, una pieza de la defensa abandonaba la disciplina colectiva y cedía medio metro para colar un pase a su espalda. Aunque el arma más útil y recurrente en España fueron las combinaciones por fuera. Especialmente por la banda derecha, donde el vigente subcampeón del Europeo sub-21 detectó un filón. Martín Aguirregabiria se incorporó sin cesar, dobló a Dani Olmo y entre ambos abastecieron el área con balones laterales. España ganó una y otra vez la línea de fondo y puso pases hacia atrás muy peligrosos para los futbolistas que se incorporaban desde la segunda línea. Oyarzabal, Dani Olmo, Dani Ceballos, Fabián Ruiz y sobre todo Pablo Fornals, partiendo desde el lado opuesto y casi siempre irrumpiendo de forma indetectable en el punto de penalty. Así llegó el gol que abrió la lata, obra de Fornals en el minuto 17, después de media docena de oportunidades de gol para el combinado español, y así llegaron muchas más oportunidades a lo largo del encuentro, también por el perfil izquierdo de Aarón Martín.

Oyarzabal acude al Europeo sub-21 después de marcar ante Suecia con la selección absoluta. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Oyarzabal jugó como delantero ante Polonia. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Una vez abierta la lata, España ahuyentó cualquier fantasma de las jornadas anteriores mantienendo el elevado ritmo de circulación de balón. Como juntaba a muchísimos futbolistas alrededor del cuero, cada pérdida se saldaba con una recuperación prácticamente inmediata que ahogaba a Polonia y la hundía un poco más en su mitad de campo. El equipo polaco defendía muy atrás y debía recorrer demasiados metros para desplegarse. El trabajo en la vigilancias de Meré, Marc Roca y Unai Núñez -titular en lugar de Vallejo- impidió que el conjunto que había ganado sus dos primeros partidos del torneo amenazara la portería de Antonio Sivera. Así pues, España no levantó el pie del acelerador, consciente de lo que exigía su situación en el grupo, y amplió la distancia antes del descanso. Oyarzabal picando al espacio tras una asistencia de Ceballos y Fabián Ruiz después de disparar en dos ocasiones a la madera permitieron que España llegara a los vestuarios con los mínimos ya alcanzados. Solo la heroica actuación de Kamil Grabara evitó una goleada de proporciones mayores.

Un gol de falta de Dani Ceballos remató la faena por parte de España, que con una cuarta diana hasta podía permitirse bajar los niveles de concentración y encajar un gol de Polonia. Italia ganaba a Bélgica, pero eso ya no le importaba al elenco de Luis de la Fuente, que aprovechó los últimos minutos para administrar las energías de Fabián y Ceballos, brindar un rato de juego al hasta ahora inédito Manu Vallejo y enchufar en el torneo a Borja Mayoral. El delantero de Parla entró por Mikel Oyarzabal -lesionado y retirado en camilla en el minuto 59 en la peor noticia del partido- y marcó su primer gol en el Europeo ya en los últimos minutos.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Borja mayoral fue suplente, pero marcó su primer gol en el torneo en el minuto 90.
Borja mayoral fue suplente, pero marcó su primer gol en el torneo en el minuto 90. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

2 comments

Enhorabuena a los chavales y cuerpo técnico. Críticas duras y, tal vez, merecidas después de los dos primeros partidos. Pero el día D, han dado lo que se esperaba de ellos.

Deja un comentario

*