La pipa de la paz

Upamecano Francia sub-17 Edu Ferrer Alcover

El incomprensible formato de la fase final del Europeo sub-21 (tres grupos de cuatro selecciones de las cuales se han clasificado para las semifinales las tres primeras de cada uno y la mejor segunda) abocó a Italia a soñar con un favor de terceros –que nunca llegó a producirse– para acceder a la penúltima ronda de la competición. No sucedió porque a esos terceros nos les convenía salirse del redil cuando fumar la pipa de la paz maximizaba sus posibilidades de éxito en el torneo. Francia y Rumanía, ambas con seis puntos en el bolsillo tras la disputa de las dos primeras jornadas, midieron sus fuerzas en Cesena siendo conscientes de que a ambas les valían las tablas para sellar su pase a las semifinales y, al mismo tiempo, para garantizarse una plaza en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El caramelo más sabroso. En esa tesitura, ni galos ni rumanos pusieron el pie en el acelerador (0-0). La ausencia de remates entre los tres palos al término de los 90 minutos explica a las claras el porqué del enfado italiano. Francia se medirá a España este jueves y Rumanía hará lo propio con Alemania, la gran favorita a tenor de lo visto hasta ahora sobre el verde.

Aunque los contendientes eran de primer nivel, el partido no tuvo miga. En primer lugar por lo expuesto con anterioridad, y en segundo porque Francia se empeña en imponer su pragmatismo extremo allá por donde va. Los galos buscan jugar a pocas pulsaciones y llevar cada duelo a un escenario en el que su poderío físico marque diferencias. Ahí, cuando Thuram, Upamecano o Konaté pueden exhibir sus portentosas condiciones, resultan imparables. Nadie en Europa aúna semejante punta de velocidad, potencia y superioridad en el choque como este grupo de jóvenes futbolistas franceses. Buscando refrescar el once inicial sin minimizar el nivel de energía de su equipo, Ripoll dio galones a Guendouzi en la sala de máquinas y confió en el espigado Mateta como referencia en punta. Las soluciones no alteraron el guion de siempre, pues tanto el centrocampista del Arsenal como el delantero del Mainz terminarían acoplándose al hormigón francés. Con poco brillo, menos ideas y un sinfín de precauciones, Les Bleus salieron indemnes de una situación crítica: una derrota contra Rumanía los hubiese mandado de vuelta a casa.

Francia 0
Rumanía 0

Francia sub-21 vs Rumania sub-21 - Football tactics and formations

En clave rumana, gotas de talento en el desierto y un par de arreones localizados, sobre todo, en los primeros minutos del partido. En estas intentonas colaboró Manea desde el lateral derecho, el mejor futbolista del Europeo en su posición hasta el momento. Siempre activo, el jugador del Cluj no sufrió en defensa y se incorporó con regularidad a campo rival, percutiendo sobre Sarr y obligando a Francia a mantener bien vigilado el perfil izquierdo de la retaguardia. Además del lateral natural de Agigea, Hagi también dejaría un par de detalles técnicos interesantes en forma de envíos en profundidad con las dos piernas y tres o cuatro giros en una baldosa propios de lo que es: un futbolista genial que ha mejorado notablemente su físico en los últimos dos años, lo cual le permite salir indemne de cargas y choques contra futbolista mucho más atléticos. A sus costados, Coman y Olaru ‘picotearon’ en el área esporádicamente y Puscas peleó hasta la extenuación con la pareja de centrales franceses. El intenso duelo entre el ‘9’ rumano y los corpulentos zagueros galos acaparó buena parte de la atención en un partido jugado con el freno de mano puesto por casi todos los presentes. El punta del Palermo es un dolor de muelas porque no da una pelota por perdida, arrastra a la cobertura rival con sus desmarques de apoyo y de ruptura y, aunque pueda dar la impresión de ser un futbolista algo tosco, su manejo del cuero resulta más que interesante.

La oportunidad más clara del encuentro la tendría en su cabeza Tousart, pero rematando hacia su propia portería. El mediocentro del Olympique de Lyon a punto estaría de batir a Bernardoni bien entrada la segunda mitad al golpear con la testa un centro lateral desde la banda derecha. Su remate se marcharía lamiendo el poste izquierdo de la meta gala. Este accidente fue todo lo producido en los segundos 45 minutos por las dos semifinalistas. Rumanía movió el banquillo en aras de darle un respiro a varias de sus principales figuras y Francia ni siquiera se vio obligada a tirar de algunos de los más habituales en ataque para refrescar la delantera, puesto que las dos selecciones mostraban su conformidad con un empate que los mantiene en el camino correcto. A solo dos victorias de proclamarse campeonas de Europa de la categoría, la suficiencia francesa y el estimulante fútbol ofensivo rumano –guardado en el cajón esta noche– se verán las caras con otros dos proyectos ganadores: el español y el alemán.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Sarr es Malang Sarr? Si es así, tenía entendido que donde destaca es en eje de la defensa.
Qué tal le ha ido a Lafont en la Fiore? Tenía muy buena pinta ese chico.
Italia se queja del biscotto por un empate a cero previsible y lógico, se entiende el malestar pero nada más. Si hubieran estado más finos ante Polonia, como era su obligación, no les habría pasado esto. Es llamativo que Italia rasque a España y le de un buen meneo, pierda por la mínima con Polonia, y España a su vez baile a los polacos.

Deja un comentario

*