Rumanía se divierte al son de Ianis Hagi

Academia Hagi Viitorul Constanta Ovidiu David Fernández

Cuando dudo sobre cuál es la pierna buena de un futbolista de ataque, busco vídeos con todos sus goles. Busco vídeos de sus goles con la intención de descubrir algún lanzamiento a balón parado que desvele si se siente más seguro con la izquierda o con la derecha. A Ianis Hagi, hijo del ilustrísimo Gica Hagi, lo hemos visto tirar faltas con las dos piernas en este Europeo sub-21. Domina ambas a la perfección, le imprime potencia y colocación, como si se hubiese pasado veinte años de su vida pegando patadas a un balón delante de una pared para golpear exactamente igual con una o con la otra, como un robot, sin pensar. Sin embargo, algo incluso más llamativo de Ianis Hagi es que también tira los penaltis con cualquiera de las dos piernas. Esta temporada ha añadido un matiz extra a sus lanzamientos desde los once metros. Entre julio de 2018 y marzo de 2019 marcó seis goles de penalty: cuatro con la derecha y otros dos con la izquierda. La alternancia empezó en la competición doméstica rumana. Tras marcar el primero en las rondas previas de la Europa League, anotó el 2 de septiembre contra el Cluj con la derecha, dos semanas más tarde Hagi se atrevió a tirar su primer penalti con la izquierda, volvió a cambiar de pierna el 5 de octubre con el Iasi y volvió a usar la izquierda el 27 de octubre ante el Botosani. Como quien da un pase con la derecha y el siguiente con la izquierda en un entrenamiento cualquiera de miércoles por la mañana. Pasados unos meses, ya en marzo, volvió a lanzar con la derecha. Que es su pierna buena, aunque se empeñe en disimularlo de forma inverosímil.

Ianis Hagi es el líder de una de las selecciones más divertidas que nos ha ofrecido el Europeo sub-21. A falta de lo que ocurra hoy en el enfrentamiento directo con Francia por el primer puesto, Rumanía puede lucir con orgullo la etiqueta de equipo revelación del torneo. Ha ganado sus dos primeros partidos y en ambos ha marcado cuatro goles. Imprime un ritmo frenético a los encuentros en algunos momentos determinados, jugando a ráfagas, en ataques racheados en los que despliega a sus hombres de ataque al contragolpe. La estructura defensiva es bastante fiable, sobre todo por la seguridad que transmite Ionut Radu bajo palos y la autoridad del central Nedelcearu en su área cuando el equipo repliega, y arriba cualquiera de los rumanos puede castigar con espacios. Permutan, se juntan, aparecen en zonas donde no se les espera. Ianis Hagi es el ideólogo que diseña los ataques, el cerebro que planea e imagina los pasos a seguir, y luego la velocidad de Man e Ivan, la frescura de Coman entrando desde el banquillo o los movimientos de George Puscas ayudan a desplegar el acordeón sin la necesidad de muchos efectivos. Los hombres de tres cuartos son desequilibrantes en el uno contra uno, las caídas a banda del delantero Puscas arrastran a los defensas y abren puertas y de regalo deja a sus compañeros de cara. Ahí el golpeo de Ianis Hagi se encarga de generar ocasiones de gol.

Ionut Radu of Genoa C.F.C. during the Serie A match at Juventus Stadium, Turin Picture by Antonio Polia/Focus Images Ltd +393473147935 20/10/2018
Ionut Radu, portero del Genoa en la última temporada, es uno de los futbolistas más destacados de Rumanía. Foto: Focus Images Ltd.

Cuando Hagi arma la pierna, el defensa tiene que salir a interceptar el posible disparo. Porque le pega de maravilla desde la frontal a la que puede cargar el cañón. No necesita mucho tiempo, ni espacio, para sacar un disparo colocado hacia cualquiera de las esquinas. El problema para el adversario, no obstante, es que puede hacerlo con cualquiera de las dos. Es habitual ver cómo finta con tirar, el defensa pica en el amago y Hagi acaba rematando con la otra pierna, con más espacio y tiempo tras el paso en falso de su adversario más cercano. Si el defensa desconfía y no le aprieta temiendo el amago, Hagi puede tirar de primeras. Susto o muerte. Disparo peligroso en primera instancia o disparo igualmente peligroso tras el recorte. Su capacidad para improvisar dificulta mucho más la anticipación de sus movimientos.

Ya internacional absoluto con su país, Ianis Hagi está asumiendo la responsabilidad con una selección sub-21 a la que podría representar en el próximo ciclo si así lo considerara oportuno. Las dotes de liderazgo las empezó a desarrollar muy pronto, cuando con 16 años su padre Gica lo convirtió en capitán del Viitorul Constanta, club fundado, gestionado y entrenado por su padre en el que también se formó Ianis. Todavía en edad adolescente dio el salto a la Fiorentina, donde apenas gozó de continuidad. Llegó a debutar a la Serie A, pero acabó regresando a Constanta, a casa, traspasado. Es en esta segunda etapa en Rumanía cuando el fútbol de Ianis Hagi ha ganado en poso, madurez y consistencia goleadora. Esta temporada ha marcado 10 dianas en la liga local -un buen puñado, se ha visto, de penalti o a balón parado- y ha dado el salto a la selección absoluta. Parece llevar con naturalidad el peso de un apellido histórico en el fútbol de su país, es creativo a la hora de entregar pases decisivos y su golpeo le permite hacer virguerías que se transforman en ocasiones de gol para él o para sus compañeros. En el Europeo sub-21 también ha demostrado un buen físico para marcar diferencias con su cambio de ritmo para conducir contragolpes y resistir choques, condiciones imprescindibles para un jugador que actúa en tres cuartos. Regatea y desborda, aunque tiene más dificultades para entrar en contacto con el balón entre líneas si su equipo lleva la iniciativa.

Hagi - Colicaranica
Hagi – Colicaranica

A Rumanía le basta un empate en la última jornada ante Francia para clasificarse para las semifinales del Europeo sub-21 y acceder por primera vez en su historia a los Juegos Olímpicos con la selección de fútbol. Incluso una derrota que no derive en goleada le podría bastar para ser una de las mejores segundas gracias al colchón de goles acumulado en los encuentros anteriores. Rumanía quiere seguir divirtiendo al público en el Europeo sub-21 y lo hace al ritmo que marca su mediapunta de apellido ilustre y de virtuosa calidad técnica.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Ianis Hagi
Edad: 20 años
Equipo: Viitorul Constanta
País de nacimiento: Rumanía
Posición: Mediapunta

Cada lunes, un perfil (o una historia) de un joven talento en edad sub-23.

– 17 de junio: Federico Chiesa
– 10 de junio: Kang-In Lee
– 3 de junio: Carlos Cuesta
– 27 de mayo: Florentino
– 20 de mayo: Deyne Rensch
– 13 de mayo: Adil Aouchiche
– 6 de mayo: Sebastiano Esposito
– 29 de abril: Fábio Silva
– 22 de abril: Kylian Mbappé
– 15 de abril: Alexander Nübel
– 8 de abril: Callum Hudson-Odoi
– 1 de abril: Thomas Buitink
– 26 de marzo: Moise Kean
– 19 de marzo: Maximilian Eggestein
– 11 de marzo: Oleksandr Zinchenko
– 4 de marzo: Éder Militao
– 25 de febrero: Joakim Maehle
– 18 de febrero: Ferland Mendy
– 11 de febrero: Nicolò Zaniolo
– 4 de febrero: Samuel Sosa
– 28 de enero: Frenkie de Jong
– 21 de enero: Ritsu Doan
– 14 de enero: Diego Lainez
– 7 de enero: Bryan-Clovis Ngwabije
– 31 de diciembre: Sardar Azmoun
– 24 de diciembre: Bilal Ould-Chikh
– 17 de diciembre: Domingos Quina
– 10 de diciembre: Josh Sargent
– 3 de diciembre: Juan Marcos Foyth
– 26 de noviembre: Sofiane Diop
– 19 de noviembre: Jadon Sancho
– 12 de noviembre: Richarlison
– 5 de noviembre: Daniel Arzani
– 29 de octubre: Serginho
– 22 de octubre: Florent Muslija
– 15 de octubre: Zeki Çelik
– 8 de octubre: Krzysztof Piatek
– 1 de octubre: Ondrej Duda
– 24 de septiembre: Declan Rice
– 17 de septiembre: Angeliño
– 10 de septiembre: Giorgi Chakvetadze
– 3 de septiembre: Myron Boadu
– 27 de agosto: Rúben Dias

Fotografías: MarcadorInt/David Fernández (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

En uno de vuestros podcast, Un Café en Cagliary creo recordar, hablaban de él como el jugador con las estadísticas más parecidas a Leo Messi. Tengo ganas de ver su andadura profesional porque la creatividad es algo digno de admirar.

Deja un comentario

*