La autocomplacencia francesa

El trabajo de Tousart y Ndombélé libera a Fekir. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

La selección francesa acumula buenos resultados en el Europeo sub-21 de Italia y San Marino sin terminar de mostrar todo su potencial. Tras el debut ante Inglaterra, Tomàs Martínez escribía lo siguiente: “La expectativa era alta. Estaba marcado en el calendario como uno de los grandes partidos del torneo. Uno de los mejores encuentros que se puede ver en la categoría sub-21 en estos momentos en Europa. En el mundo incluso. Y no decepcionó. Inglaterra y Francia brindaron un espectáculo extraordinario en su estreno en el Europeo sub-21 de 2019”. Y así fue. Pero uno todavía cree que este grupo de futbolistas no ha puesto el pie en el acelerador como debería para sumar victorias más holgadas, aunque la primera llegase fruto de la perseverancia y en el tiempo de descuento merced a un tanto en propia meta del lateral del Palace Wan-Bissaka. Derrotados los ingleses in extremis y doblegada también Croacia en un ejercicio superlativo de especulación, el equipo galo reúne todos los ingredientes necesarios para alzarse con el título, siempre y cuando no se deje ir: un notable poderío defensivo, riqueza táctica, profundidad de banquillo y desequilibrio en los últimos metros. Por contra, la condescendencia mostrada en diferentes tramos de sus duelos resulta cuanto menos inquietante.

Ante el combinado croata, la polivalencia de Malang Sarr permitió a Francia dibujar una línea de tres centrales. El defensa del OM acompañó a Konaté y Upamecano en el eje de la retaguardia. El matiz táctico permitió adelantar la posición de Dagba, quien, como carrilero, asumió una mayor responsabilidad ofensiva en campo rival. El ajuste en la línea defensiva liberó a Ikoné, más orientado a sumar por dentro que a insistir por fuera. El jugador del Lille permutó constantemente su posición con Reine-Adelaide. Ambos son futbolistas chisposos y capaces de darle apoyo a Dembele en los últimos metros. El combo adecuado para una selección que debe mejorar su efectividad de cara a portería.

Ikone Francia sub-17 Edu Ferrer Alcover
Ikoné, con la sub-17 francesa (Foto: Edu Ferrer Alcover. Todos los derechos reservados).

Este viernes, los recursos con balón de los centrocampistas y la exuberancia física de todo el colectivo aplacaron a una Croacia cohibida. En un primer tiempo controlado de cabo a rabo por Francia, el estupendo cabezazo de su referencia en ataque, Dembele, no hizo otra cosa que reflejar en el marcador la manifiesta superioridad del equipo dirigido por Sylvain Ripoll. Enfrente, tan solo el talento de Vlasic y el buen hacer del lateral del Stuttgart Sosa permitieron a la selección balcánica mantener el tipo.

Francia dispone de un abanico de recursos en la medular al alcance de muy pocas selecciones. No tanto por la pura calidad individual de sus jugadores, que también, sino por los diferentes perfiles disponibles. El criterio de Tousart, la potencia de Ntcham, el talento de Aouar o el descaro de Guendouzi ayudan a competir en cualquier tipo de escenario. Si el equipo quiere mandar, tiene argumentos para llevar la iniciativa y gestionar la posesión de la pelota; si prefiere protegerse y fiar su éxito al contragolpe, la verticalidad de sus futbolistas de banda y el instinto de Dembele en el remate son puntos a favor.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Ahora llega la hora de la verdad y la autocomplacencia gala podría salir a luz de nuevo este lunes, pues tanto a Francia como a Rumanía les basta con cosechar un empate en la tercera y última jornada para clasificarse para las semifinales del Europeo sub-21 y acceder a los Juegos Olímpicos. Las dos selecciones acumulan seis puntos y ninguna otra –a esta hora Italia, Dinamarca y Austria– se encuentra en disposición de llegar a siete. A Rumanía incluso le valdría una derrota que no derive en goleada para ser la mejor segunda gracias al colchón de tantos acumulado en los encuentros anteriores. No así a Francia, pues Italia (+3) presenta una mayor diferencia de goles.

Marcus Thuram.
Marcus Thuram, titular con Francia sub-21 (Foto: Tomàs Martínez. Todos los derechos reservados).
Foto de portada: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*