Soler marca el paso

Carlos Soler. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (todos los derechos reservados).

Cada ciclo de dos años de la selección Sub-21 está marcado por las caras nuevas que aparecen con respecto a la anterior etapa. En otro tipo de contexto diríamos que la renovación y la incorporación de nuevos rostros genera ilusión, la ilusión por ver cosas distintas. Sin embargo, en el caso de España, mirar al pasado únicamente servirá para constatar dos asuntos. Primero, lo excepcional que fue el elenco de futbolistas que poblaron la categoría Sub-21 en los últimos años: Isco, Morata, De Gea, Mata, Thiago, Koke, Saúl, Asensio y tantos otros. Segundo, que sería injusto e innecesario cargar a la nueva generación (nacidos a partir del 1 de enero de 1996) con la presión de exigirles que ganen con tanto brillo y contundencia como los anteriores. A los de Albert Celades se les puede pedir que estén a la altura de sus mejores rivales y que estén en la fase final que tendrá lugar en Italia en el año 2019.

La primera semana de trabajo del nuevo grupo de Celades únicamente se puede considerar como positiva. El amistoso frente a Italia (3-0) sirvió para dibujar un triunfo plenamente convincente, tanto por juego como por resultado. Y en Estonia (0-1) se obtuvieron este martes los tres primeros puntos.

Esta Sub-21 se distingue, y no es una sorpresa, por el enorme valor de su centro del campo, que acumula todo tipo de perfiles: un mediocentro posicional como Rodri Hernández, un jugador de fantasía como Dani Ceballos, la inteligencia de Carlos Soler con el balón en los pies, el desequilibrio de Mikel Oyarzabal arrancando desde una banda y el trabajo constante de Mikel Merino en su actual rol de interior derecho. El centro del campo es una garantía de que esta generación Sub-21 seguirá siendo competitiva y tendrá un estilo bastante definido. El nivel en esa zona del campo asegura que España controlará la mayoría de partidos (que no es sinónimo de dominar los marcadores).

España en su visita a Tallin, capital de Estonia, tenía completamente dominada la pelota y el juego, pero no así el resultado. Más de una hora tardó el equipo visitante en romper el empate sin goles. Pero ahí estaba Carlos Soler para solucionarlo. El valencianista cuajó una actuación en la línea que viene siguiendo con su club en estos últimos meses. Todo lo hace fácil y además tiene una gran personalidad para pedir la pelota, asumir responsabilidades y buscar soluciones. En esta Sub-21 se vislumbra un futuro a corto plazo para él similar al que tiene ya en el Valencia de Marcelino: arrancar desde un costado, ya sea en la izquierda o en la derecha. Jugó en el flanco izquierdo la primera jornada de liga contra Las Palmas, se sitúa en la derecha en la visita al Santiago Bernabéu, empezó en la izquierda en el amistoso frente a Italia Sub-21 y volvió a la zona derecha ante Estonia Sub-21. Pese a ello, su nivel no se resiente y no se ve afectado por este baile de posiciones.

Los centrocampistas son la base de este proyecto, que con el paso de los meses debe tratar de corregir alguna de sus carencias, ya que escasean los extremos puros y la dependencia goleadora del ‘9’ puede jugar en contra en algún momento. Es por ello que el papel de los laterales ofreciendo profundidad y rapidez por ambos costados será fundamental. Pol Lirola, David Carmona, Pablo Maffeo, Toni Lato o Aarón Martín se encargarán de ocupar ambos flancos con una clara vocación ofensiva.

Foto de portada: Tomàs Martínez – todos los derechos reservados

Related posts

4 comments

A ver cómo evoluciona y qué rol desempeña en el filial del Barça en las dos próximas temporadas, sobre todo tras el ascenso a la Liga 1,2,3. Es un delantero de mucho futuro, pero con cuatro años menos que la mayoría quizás le llegaría demasiado pronto el salto a la sub-21. Aunque hasta que llegue la fase final en Italia todavía falta mucho.

Si Abel es titular en Segunda A, a pesar de su corta edad, le veo en la convocatoria de los partidos del mes de marzo. El mes que viene tiene por delante el reto del mundial sub17. Si al volver se asienta en el Barcelona B, no me cabe duda que será convocado. Otros fueron antes a una edad parecida. El talento derriba puertas.

Así como Abel va a contar con oportunidades de seguir destacando, quiero dar también el nombre de Dani Gómez, 19 años recien cumplidos y con un buen papel en este inicio en el Castilla de Solari como delantero así como el medio Oscar Rodríguez, también de tan solo 19 años.

Deja un comentario

*