Alemania maniata a España para ganar su segundo Europeo sub-21

Alemania ganó el Europeo sub-21 hace dos años.

Alemania se proclamó campeona del Europeo sub-21 tras una final impecable ante la selección española de Albert Celades, incapaz de desarbolar el férreo sistema defensivo teutón. El mejor ataque del campeonato se sintió incómodo en todo momento, enredado en una telaraña de la que nunca pudo despegarse. Alemania jugó el partido soñado, llevó la final a su terreno y una vez puso a España por detrás en el marcador por primera vez en el torneo ya no la dejó que inquietar el arco de Julian Pollersbeck. Una actuación tan sobria como eficiente para borrar del mapa a la selección española y conquistar el segundo Europeo sub-21 de su historia, relevando a la generación que lo alzó en 2009 con Neuer, Boateng, Hummels, Khedira u Özil, entre otros.

Alemania 1 (Weiser 40′)
España 0

Espana sub21 vs Alemania sub21 - Football tactics and formations

Alemania tardó cinco minutos en hacerse con el control de la final. Encontró una vía de escape por la banda izquierda a través de la sociedad que formaban Gnabry y Gerhardt, además de los constantes apoyos de Max Meyer entre líneas, y dio la vuelta un choque en el que España había empezado ligeramente mejor. Asensio empezó pidiendo el balón y desequilibró en los primeros compases, pero una vez Alemania se acercó por primera ocasión con un centro envenenado que desvió Kepa a córner los teutones pasaron a dominar la posesión. Rebajaron el ímpetu inicial de España mediante largas cadenas de pase que obligaron a los de Celades a defender en su propia mitad de campo y empezaron a generar las primeras ocasiones claras de gol. Un cabezazo de Max Meyer se topó con la madera, Arnold amenazó con un disparo lejano y Gnabry causaba problemas a Bellerín por la banda izquierda del ataque de la Mannschaft.

“Een la primera parte no hemos sido nosotros. Hemos salido demasiado contemplativos. Hay que hacer muchas cosas bien para ganar una final y nos ha costado mucho”. Albert Celades.

Arnold dispara desde lejos en la primera parte.
Arnold dispara desde lejos en la primera parte.

Solo alguna que otra pérdida de Janik Haberer en campo propio permitió a España desplegarse en ataque con espacios. Sin embargo, le faltó determinación a la hora de contragolpear, frescura en los últimos metros y criterio en la toma de decisiones. Las transiciones más prometedoras se perdieron por el camino, a menudo abortadas por el extraordinario encuentro de Kempf y sobre todo Niklas Stark, inmenso cerca del área. En cambio, Alemania vivía mucho más tranquila cuando las pérdidas se producían lejos del área de Pollersbeck. Entonces los chicos de Stefan Kuntz se ordenaban en campo propio y negaban todos los espacios entre líneas. La mayoría de jugadores del engranaje defensivo teutón se batieron en duelos individualidades contra los atacantes españoles y casi siempre salieron vencedores. Mientras España buscaba atacar mediante acciones individuales, Alemania respondía con soluciones colectivas y constantes ayudas en defensa. Siempre pegajosos en los marcajes, tanto los laterales como Arnold y Haberer impidieron que el juego de España pudiera progresar por dentro. La única escapatoria fue la banda derecha, donde ni Bellerín ni sobre todo Deulofeu se mostraron acertados en el regate.

Deulofeu encara a dos rivales en una jugada del partido.
Deulofeu encara a dos rivales en una jugada del partido.

En ataque, Alemania fluía de forma mucho más natural que España. Maximilan Arnold movió la pelota con criterio y madurez, eligiendo casi siempre la mejor opción. Jugó con la madurez que se le exige al capitán de un equipo de categorías inferiores, tomando buenas decisiones con el esférico para frenar o acelerar el ritmo según demandaba la jugada. Encontró un filón en Max Meyer, inquieto entre líneas para ofrecerse en todas las zonas del campo. El mediapunta del Schalke acompañaba las jugadas en la derecha y en la izquierda para dibujar pequeñas sociedades que permitieran a Alemania perforar la zaga española. Sobre todo por la banda izquierda, donde Gnabry superó a su excompañero gunner, Héctor Bellerín, en recurrentes ocasiones. Marcos Llorente apagó bastantes fuegos, pero sus robos pocas veces se tradujeron en contragolpes peligrosos.

A base de insistencia, llegó el gol de Alemania en una jugada prototípica de los teutones a lo largo del Europeo. En una de las primeras incursiones de Jeremy Toljan por la banda derecha -bastante más cauto que Gerhardt en la izquierda en la final-, el lateral del Hoffenheim puso un centro tenso al primer palo que Mitchell Weiser cabeceó al fondo de la red tras aplicarle al balón una parábola extrañísima que sorprendió a Kepa. Justo antes del descanso, Alemania golpeó a España y puso a los de Celades a remar a contracorriente por primera vez en el Europeo. Podía temer que su mejor fase de fútbol no se tradujera en una ventaja en el marcador debido a la baja por lesión de Davie Selke, pero logró reponerse a la ausencia del nuevo delantero del Hertha.

Alemania celebra el gol de Weiser.
Alemania celebra el gol de Weiser.

España intentó reaccionar en la segunda parte, pero nunca fue capaz de poner en verdaderos apuros a la defensa alemana con continuidad. Albert Celades apostó pronto por Gayà en el lateral izquierdo para ganar profundidad y en la segunda parte acumuló delanteros para intentar intimidar a los centrales teutones, pero sus sustituciones no surtieron efecto alguno. Sacrificó a Sandro y Marcos Llorente mientras Ceballos, Asensio y sobre todo Gerard Deulofeu no terminaban de encontrar su sitio sobre el terreno de juego. El impacto de Williams y Mayoral fue mínimo y aunque el paso de los minutos desgastó un poco al equipo teutón, que empezó a acumular tarjetas amarillas porque las ayudas empezaban a llegar tarde, ni siquiera así se abrieron resquicios en la zaga de Alemania. Pollersbeck solo tuvo que detener una jugada aislada que se fabricó Saúl Ñíguez (desdibujado en la final) tras un balón largo y Ceballos disparó fuera en la ocasión más clara de la selección española.

Los jugadores de Alemania sub-21 celebran la victoria tras el pitido final.
Los jugadores de Alemania sub-21 celebran la victoria tras el pitido final.

Sin capacidad de réplica, Alemania administró el reloj con maestría y oficio para cerrar la final y llevarse el que puede ser el primer título del fin de semana. Con un equipo mermado por las bajas, Alemania fue capaz de imponerse en el Europeo sub-21 tras medirse a Italia, Inglaterra y España. El domingo tendrá la oportunidad de culminar su particular doblete con la final de la Copa Confederaciones, un torneo en el que los jugadores menores de 25 años están desempeñando un rol fundamental bajo las órdenes de Joachim Löw. El futuro más inmediato de la selección alemana parece más que garantizado.

“Teníamos que jugar nuestro mejor partido a nivel técnico pero también con coraje. Tuvimos muchas situaciones de uno contra uno que mis jugadores resolvieron de maravilla. También mantuvimos la cabeza fría y confiamos en nuestra idea. (…) Les dije a mis jugadores que si ganaban todo el mundo les recordaría cada vez que Alemania lelgara a una nueva final, com oha sucedido ahora con el equipo de 2009”. Stefan Kuntz.

Los jugadores de España esperan sobre el terreno de juego antes del inicio de la ceremonia de entrega de trofeos.
Los jugadores de España esperan sobre el terreno de juego antes del inicio de la ceremonia de entrega de trofeos.
Saúl y Bellerín bajo el confeti.
Saúl y Bellerín bajo el confeti después de que Alemania levante el título.
Foto de portada: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

6 comments

Merecids victoria de Alemania, que rozó la perfección en materia defensiva. Consiguió desdibujar a España y ninguno de los talentosos centrocampistas hispanos lograron pesar en el partido. Sabían que el principal peligro español era por dentro y desde la presión inicial ya conseguían que los centrales o los laterales no contactaran con Saúl, Ceballos o Asensio a costa de dar más espacio a Llorente (que no es tan creativo) o a Deulofeu (que no ha estado bien en la Euro).

En ataque aunque en la segunda mitad se mostraron muy cautos es cierto que en el global del encuentro tuvieron ocasiones de sobra para ampliar diferencias. Les faltó acertar en la definición.

Respecto al MVP del torneo, yo quizás se lo hubiera dado a Arnold por ser decisivo en la semifinal y en la final. Y de España, quizás Saúl fue más determinante que Ceballos en el global del torneo.

Impresionante partido de los alemanes, daba la sensación de que aunque jugaran 600 minutos más, siempre ganarían ellos. Y eso que no han puesto a Dahoud como ya ocurrió en semifinales, el jugador que veo con más futuro, junto con Meyer y Arnold, de esta selección alemana. España es un equipazo pero se encontró un equipo que hizo el partido perfecto, poco que recriminar. Meré un poco nervioso en algunos tramos, Asensio debió jugar más tiempo a pierna cambiada en mi opinión, ya que se vio algo más de peligro cuando Celades hizo esa modificación.
MI once ideal :
Kepa
Toljan, Caldara, Vallejo(Skriniar), Gerhardt
Llorente (Lobotska)
Ceballos(Bardhi) Arnold(Saúl)
Asensio Redmond
Abraham

¿Soy el único decepcionado por el rendimiento de la banda derecha de España? Tomo como referencia no solo el partido de ayer, sino la globalidad del torneo. Viendo a Héctor Bellerín, no me extraña que durante el último tramo de la temporada perdiese la titularidad en el Arsenal FC. Y respecto a Gerard Deulofeu… es que ha estado muy mal. Su toma de decisiones no me convence, se atasca en los regates, etc. Desconozco si permanecerá en el FC Barcelona, pero si lo hace, no le vendría nada bien estar en el banquillo la mayor parte del tiempo. ¿Coincidís?

Pienso igual. Durante todo el torneo la banda derecha española no ha aportado prácticamente nada. No se ha visto al Bellerín que destaca por su profundidad, su preciso toque de balón y su peligrosidad dentro del área.

Respecto a Deulofeu, yo después de verlo una temporada en Sevilla mantengo que no es un futbolista de primer nivel. Técnicamente tiene recursos de jugador diferencial pues su regate eléctrico es muy peligroso y su toque de balón es sobresaliente (también a balón parado), pero tiene unas deficiencias tácticas y físicas que le van a impedir ser un jugador titular en un aspirante a la Champions.

Y no dejemos de lado la incapacidad táctica de Celades para cambiar los partidos. Nulo en los cambios. Sobraba Deulofeu y Merino hubiera reforzado el centro. Y Gayá en vez de Jonny. Por ejemplo.

Deja un comentario

*