Posesión sin control

Gerard Deulofeu España Focus

Las selecciones sub-21 de Austria y de España han empatado 1-1 en Sankt Pölten en la ida de la repesca para la Eurocopa de la categoría, programada para el verano de 2017 en Polonia. El combinado español fue el claro dominador de la posesión del balón, pero no controló el encuentro en ninguna fase del mismo. Austria comenzó el partido replegada en campo propio, con un once sin extremos ni delanteros para contener a una de las mejores plantillas nacionales jóvenes de Europa. Con orden y sacrificio, impidió que el gran volumen de posesión español se tradujese en ocasiones de gol para los pupilos de Albert Celades. El paso de los minutos frustró a una España que se encontró con un penalti de Christian Schoissengeyer sobre Gerard Deulofeu en el descuento de la primera parte. El jugador del Everton anotó desde los once metros y confirió una tranquilidad excesiva a una España sorprendida en el segundo tiempo. Pese a mantener la posesión del balón, los visitantes fueron empujados hacia campo propio con los cambios ofensivos de Austria, disconforme con la derrota. La insistencia local, la pérdida de equilibrio de España y la anarquía ofensiva fueron las características de un tramo final de partido en el que Austria empató y pudo ganar. Das Team, liderado por Konrad Laimer, impidió que España viajara a Albacete con más ventaja que la del gol como visitante. El martes intentará romper quinielas en el Carlos Belmonte.

Austria sub-21 1 (Jonny Castro pp. 61′)
España sub-21 1 (Deulofeu pen. 45+2′)

Planteamientos iniciales del Austria sub-21-España sub-21
Planteamientos iniciales del Austria sub-21-España sub-21. Infografía: Share My Tactics.

Posesión sin profundidad

Austria controló el partido y lo compitió en el primer tiempo sin el balón. Estuvo comprimida en el tercio de campo más cercano a su portería. Su técnico, Werner Gregoritsch, no podía contar con sus atacantes más destacados por la llamada de la absoluta, como su hijo Michael Gregoritsch, el mediapunta Louis Schaub o Valentino Lazaro. Este factor, sumado a la entidad del rival, invitó a Austria a un repliegue muy pronunciado para intentar no encajar como local. Das Team formó un 4-3-3 sin extremos ni delantero, con dobles laterales en ambas bandas (Ylli Salahi y David Stec como “extremos”) y con Nikola Dovedan como falso ‘9’. La solidaridad defensiva inherente a este once hizo que Austria no le discutiese el dominio de la pelota a España pero sí que controlase y minimizase su ataque posicional. Celades, que solo tenía la baja de Héctor Bellerín por lesión respecto a su once base, veía como sus titulares no encontraban huecos ni hilaban entre el repliegue austriaco. Iñaki Williams, el falso ‘9’ de España, quedaba absorbido entre unos austriacos que eran capaces de vigilar a cada centrocampista español con dos jugadores. Óliver Torres, Denis Suárez y el sorprendentemente mediocentro Saúl Ñíguez no eran capaces de ser verticales ante el bloqueo austriaco. José Luis Gayà, más activado por los centrales que Jonny Castro, buscaba ser profundo sacando la pelota por el costado izquierdo, pero Stec se esforzó en apagar por completo a Marco Asensio. España se empachaba de pelota (fases con posesión cercana al 80%) pero no tenía continuidad en su juego asociativo. Poseía, promovía, pero no era profunda.

Las únicas chispas de España en ataque las provocó Gerard Deulofeu. El atacante del Everton, falso ‘9’ toffee en agosto pero volante derecho para Celades, protagonizó las jugadas más imaginativas de su selección. Partía desde la banda derecha, pero se movía hacia el medio sin balón a través del ocupado centro del campo austriaco. Eso le convirtió en imprevisible para el central del Real Madrid Castilla Philipp Lienhart. Y eso le permitía aparecer no solo por su zona, sino también en zona de segundo punta o por la izquierda. Incluso, Deulofeu acababa como hombre más adelantado de España con esos movimientos, pues Williams salía hacia los flancos por su escasa costumbre a ser punta en el Athletic Club de Aduriz. Deulofeu tuvo la ocasión más clara de España en ataque posicional a los 26 minutos de juego y, en una de las pocas jugadas directas de los suyos, consiguió provocar un penalti a partir de un desplazamiento largo de Óliver Torres. Fue un penalti discutido de Schoissengeyer tras escaparse de Christoph Martschinko en la banda derecha. Pese a ello, la frescura de Deulofeu le valió a España su gol, pues el ex del Everton transformó el penalti con su diestra justo antes del descanso.

Deulofeu ante Austria sub-21:

● Iguala el récord de partidos jugados con España sub-21 (31).
● Marca su gol número 16 con España sub-21 (máximo goleador histórico), el undécimo oficial y el octavo de la clasificación para la Eurocopa de Polonia 2017.
● Provoca la amarilla a Martschinko, que le impedirá jugar la vuelta de la repesca.

Austria empuja y confunde a España

El marcador adverso cambió el plan de Austria. Gregoritsch modificó su once y animó a sus futbolistas a atacar en la segunda mitad. Antes de iniciarse, el extremo Marc Andre Schmerböck ya había sustituido al solidario Stec. Y tras cinco minutos de juego, el ariete del Austria Wien Kevin Friesenbichler entró para fijar a los centrales españoles en detrimento del desgastado Sallahi. Dovedan pasó a jugar en la banda derecha, aunque como volante: con mucha tendencia interior para interactuar con un Laimer que sería líder del juego de ataque austriaco. Los cambios animaron a Das Team a invadir el campo español. Austria conseguía, al tener atacantes puros, hacer circular la pelota tanto por las bandas como por dentro. España, acostumbrada a mandar en un partido unidireccional, empezó a notar que las espaldas de Gayà y de Saúl eran vulnerables por lo adelantados que estaban ante una Austria que quería atacar. Los hombres de Celades sintieron necesidad de protegerse y entraron en un estado de confusión. Seguían teniendo más posesión de balón, pero habían perdido metros. El buen hacer de Austria le permitió atacar sin que eso necesariamente supusiese dejarle espacios a España. Y España empezó a atacar por inercia en sus fases con pelota, intentando provocar esos huecos como fuera. Los visitantes se volcaron innecesariamente con 0-1 a su favor y Austria fue equilibrando el partido atacando a Saúl y a Gayà.

Das Team consiguió empatar a la hora de partido con un autogol de Jonny Castro tras un centro lateral desde la banda de Gayà que a punto estuvo de rematar Laimer. Y el propio Laimer condujo y contragolpeó por el pasillo central y escorado a la derecha, lo cual se tradujo en ocasiones suyas y de los suyos para anotar el 2-1. La desconcentración de una confundida España llevó a Celades a gastar un cambio para contener mejor. Marcos Llorente, pivote del Alavés, entró por un desconectado Asensio para conferirle equilibrio al centro del campo, donde Saúl pasó a ser interior y Denis Suárez, volante. Con ese cambio, Celades intentaba transmitir calma a un equipo poco inspirado que parecía olvidarse de la disputa de un partido de vuelta la próxima semana.

Así formaban Austria sub-21 y España sub-21 a falta de 15 minutos
Así formaban Austria sub-21 y España sub-21 a falta de 15 minutos. Infografía: Share My Tactics.

Sin embargo, y pese a las intenciones del técnico catalán, la entrada de Llorente no impidió que el empuje de Austria le costase más disgustos a España. Los visitantes seguían sin controlar el partido, volcados y desconcentrados en ataque. La sensación de necesidad de resolver la repesca en Sankt Pölten se apoderó de unos atacantes anárquicos en la noche austriaca. Incluso, se la transmitieron a un Celades que cambió su dirección de campo e invirtió sus dos últimos cambios en delanteros (Munir El Haddadi y Borja Mayoral suplieron a Williams y a Deulofeu). Esa sensación de ataque caótico se manifestó claramente a cinco minutos del final, cuando los valencianistas Gayà y Munir se estorbaron en el remate de un centro lateral que parecía ser el 1-2 para España por ir ambos al mismo espacio. Antes y después de esa acción, Austria aprovechó fallos no forzados de España con forma de pases errados para contragolpear e intimidar a Kepa Arrizabalaga. La nitidez de los ataques no fue la suficiente en ninguno de los dos equipos. De hecho, España pudo sacar la victoria de Austria pese a sus problemas de la segunda parte pero también erró. Se perdió un remate muy estético de Munir en el minuto 93, cuando recogió un balón dividido y lo mandó centímetros por encima de la portería del guardavallas del Stoke City sub-23 Daniel Bachmann. Finalmente, el empate reivindicó a Austria como equipo competitivo y capaz de dominar a España… sin necesidad de quitarle el balón. La campeona de Europa de la categoría en 2013 viaja ahora a Albacete para tratar de conseguir el billete a Polonia del próximo verano. El martes sí que necesitará la victoria (o el 0-0) para cumplir ese objetivo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Mal partido(uno más) de la sub 21. Celades sin saber qué hacer. Capacidad táctica nula para cambiar el partido desde el banquillo. Alineación errónea desde Jonny por derecha, Saúl de mediocentro(que le pregunte a Simeone) y Williams de falso nueve. Es una selección sin gol, como casi todas las españolas. Denis y Suárez y Oliver Torres sobrevalorados. Quizás es el momento que Luis De La Fuente suba a la sub 21.

Responder a pepedelhi Cancelar respuesta

*