El martillo de Saúl somete a Italia al ritmo del tambor de Ceballos

3-1-saul-2-editado Marcadorint

La puntualidad de Saúl Ñíguez de cara a portería derrumbó el muro italiano para clasificar a España a la final del Europeo sub-21 de Polonia. La selección española se enfrentará a Alemania en la final del próximo viernes gracias al hattrick del futbolista colchonero, que puso los goles en la noche más brillante de la etapa de Albert Celades al frente del banquillo del conjunto sub-21. Pero no fue Saúl el único jugador rutilante: Marcos Llorente, Marco Asensio y sobre todo Dani Ceballos sembraron el caldo de cultivo óptimo para que Saúl se encargara de ejecutar su acción favorita en el área transalpina en la segunda parte.

España 3 (Saúl 53′, 65′, 74′)
Italia 1 (Bernardeschi 62′)

Espana sub21 vs Italia sub21 - Football tactics and formations

Italia saltó al terreno de juego dispuesta a hacerse con el mando de la posesión para someter a España. Roberto Gagliardini pidió el esférico en la base de la jugada y quiso mover a la Azzurra. Lo hizo con criterio, bien acompañado por un Lorenzo Pellegrini extraordinario, que tan pronto aparece cerca del mediocentro para desatascar la salida con balón como se descuelga para sorprender en zona de remate. Italia no echó de menos a Berardi, pues acomodó a Bernardeschi en la zona en la que marca mayores diferencias, la banda derecha, y estuvo bien acompañado por Calabria, bastante profundo e incisivo en sus incorporaciones ofensivas. Así, Italia buscó situaciones de dos contra uno frente a Jonny en el sector más débil del sistema defensivo de España: cerca de Ceballos y lejos de Saúl.

“A partir del análisis previo de Italia entendíamos que era mejor arrancar con Deulofeu en esa banda [la izquierda]. Durante el transcurso del partido ha ido cambiando la posición con Asensio, por lo que el intercambio ha sido frecuente. Pero las sensaciones del partido nos han hecho decidir cambiarlo sobre la marcha”. Albert Celades.

España e Italia alternaron tramos de dominio. A la selección de Celades le pudo costar un poco más asentarse en la contienda, pero también respondió. El técnico español optó por trasladar a Gerard Deulofeu a la banda izquierda para que encarase a Calabria, el futbolista menos habitual en la zaga italiana. Los de Celades buscaron a menudo los cambios de orientación para activar al catalán en situación de uno contra uno, pero Calabria se mantuvo bastante firme. Por su parte, Asensio no pudo participar demasiado entre líneas, pero siempre que apareció generó sensación de peligro con conducciones que rajaban el engranaje defensivo transalpino y obligaban a Italia a cometer faltas para interrumpir la conducción del astro balear. Con el paso de los minutos también ganó peso Dani Ceballos, vital para alargar las posesiones en campo rival e irle quitando el balón a Italia. El andaluz fue creciendo a medida que avanzaba el cronómetro, aglutinando cada vez mayor importancia en las acciones de ataque de España.

Dani Ceballos.
Dani Ceballos fue uno de los mejores jugadores de España.

Sin embargo, los mejores minutos de España no se tradujeron en ocasiones demasiado evidentes de gol. Caldara despejó un centro muy peligroso de Deulofeu, y el propio extremo gerundense perdonó un remate dentro del área que no enganchó de forma óptima en el área. La defensa italiana repelió las aproximaciones ibéricas con otra notable actuación de la pareja de centrales formada por Rugani y Caldara, que brilló a pesar de los problemas físicos que lo convirtieron en duda hasta última hora.

Espana sub21 vs Italia sub21 - Football tactics and formations

El guion cambió ligeramente en el segundo tiempo. España empezó a inclinar la balanza al volcar el juego ofensivo por la banda izquierda. La selección española potenció una de sus mejores sociedades y juntó a Asensio con Ceballos. El balear y el andaluz se empezaron a encontrar con asiduidad y resquebrajaron el sistema defensivo italiano. Tanto Asensio como Ceballos atraían a varios rivales y liberaban a algunos de sus compañeros al mismo tiempo que Deulofeu estiraba pegado cerca de la línea de cal y Sandro intentaba sacar de posición a los centrales con constantes movimientos. Por detrás, Marcos Llorente se bastaba para neutralizar todo el peligro italiano, con una actuación excelsa a nivel defensivo. El centrocampista madrileño ganó duelos aéreos, tapó líneas de pase y robó multitud de balones entre líneas. En este escenario, sus dos acompañantes en la medular brillaron aún con mayor fuerza: Ceballos logró eliminar a un par de rivales en conducción y asistir a Saúl Ñíguez, que se ha erigido como el abrelatas oficial de la selección española en el Europeo sub-21. La puntualidad del jugador colchonero volvió a marcar la diferencia, como ya hiciese para inaugurar el marcador ante Macedonia y Portugal.

Saúl dispara en el primer gol de España.
Saúl dispara en el primer gol de España.

Como las malas noticias nunca vienen solas, poco después del 1-0 Italia sufrió la expulsión de Roberto Gagliardini. El futbolista del Inter vio dos tarjetas amarillas en solo ocho minutos y dejó a la Azzurra con un hombre menos después de cometer una falta sobre Dani Ceballos. Acusó Italia la falta de temple de su regista, acostumbrado a jugar normalmente con más vuelo en la medular. El interista exhibió toda su paleta de recursos en un primer tiempo notable con el balón y también se mantuvo concentrado sin él en el primer tiempo, pero un par de malas decisiones en el primer cuarto de hora de la segunda parte le pasaron factura a su equipo.

Gagliardini vio la segunda tarjeta amarilla por una falta sobre Ceballos.
Gagliardini vio la segunda tarjeta amarilla por una falta sobre Ceballos.

Sin embargo, la ausencia de Gagliardini no pareció afectar a los transalpinos en un primer momento. Italia volvió a exhibir su coraje, una de sus mejores virtudes en el Europeo, y empató justo después de quedarse en inferioridad numérica gracias a un zurdazo de Bernardeschi tras una gran jugada individual del futbolista viola. Coincidiendo con el 1-1, Italia aprovechó para reestructurar su sistema defensivo sacrificando a Chiesa -firmó su actuación más discreta en el Europeo- para dar entrada a un desacertado Manuel Locatelli.

Bernardeschi celebra el gol del empate.
Bernardeschi celebra el gol del empate.

A la larga, España logró imponer su superioridad numérica. A Italia no le quedaba otra que resistir parapetada atrás a la espera de otra chispa de genialidad de Bernardeschi o una acción a balón parado, sin velocidad para salir al contragolpe, y la selección de Celades interpretó perfectamente lo que requería el encuentro. Aguantó el balón, alargó las posesiones y esperó a que aparecieran las grietas a base de insistencia, a base de erosionar la retaguardia italiana. Tardó muy poco en volver a adelantarse, otra vez mediante Saúl. Esta vez, gracias a un zapatazo del alicantino desde fuera del área que Donnarumma no pudo detener.

“Saúl lo está haciendo muy bien. Pero no descubrimos nada nuevo. Lleva mucho tiempo compitiendo a alto nivel tanto con su club como con nosotros, tanto en la selección sub-21 como con la absoluta. En esta posición parece estar más cómodo y nos está ayudando con su llegada al área. El habmre que tiene cada vez qeue viene con nosotros es tremenda”. Albert Celades.

El banquillo celebra el segundo gol de Saúl.
Saúl celebra el segundo gol de España. De fondo, todo el banquillo de pie.

Con el 2-1 de Saúl, España se limitó a reforzar su apuesta. No solo conservó la posesión del esférico, sino que escondió el balón ante la necesidad italiana de recuperarlo para intentar agredir a España. El desgaste afectó a la Azzurra, con un Pellegrini mucho menos peligroso que en la primera parte y un Locatelli impreciso en los desplazamientos largos. Mientras tanto, España siguió buscando a Asensio y Ceballos. Y entre ambos generaron la jugada del tercer gol. Esta vez fue Asensio quien habilitó a Saúl para que completar el hattrick.

Asensio asiste a Saúl en el tercer gol de España.
Asensio asistió a Saúl en el tercer gol de España.

La superioridad española en el segundo tiempo marcará la lectura y el recuerdo de un choque precioso, bastante cerrado hasta el descanso y revolucionado por el recital de Dani Ceballos tras la reanudación. El andaluz marcó el tiempo de la semifinal con su constante participación en el juego, a veces para pausar la circulación y en otras ocasiones para acelerar las jugadas, y luego Saúl se encargó de desempeñar el rol de brazo ejecutor de las ocasiones para asestar los martillazos decisivos en los momentos más importantes del partido. España mostró la madurez propia de un equipo que cuenta con una plantilla repleta de estrellas menores de 23 años que han disputado decenas de encuentras en la élite, en algunos casos incluso en la Champions League, para doblegar a uno de los mejores equipos del Europeo sub-21.

Saúl ya ha marcado cinco goles en cuatro partidos.
Saúl ya ha marcado cinco goles en cuatro partidos.
Saúl celebra el último tanto de la noche.
Saúl celebra el último tanto de la noche.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*