España-Italia: Di Biagio definirá el tablero

Asensio atendió a la prensa antes del partido.

Ninguna selección ha vivido un Europeo sub-21 tan agitado en lo mediático y extradeportivo como Italia. En la concentración de la Azzurra los rumores del mercado de traspasos han sido una constante siempre presente en las ruedas de prensa. Ya desde el inicio del campeonato, cuando se anunció que Gianluigi Donnarumma no renovaría su contrato con el Milan, en un culebrón reavivado en las últimas horas por una torpe gestión de las redes sociales, pero también por la supuesta inestabilidad en el futuro de Federico Bernardeschi. En Italia han intentado contrarrestar el ruido incluso sacando a los futbolistas a hablar en rueda de prensa antes de los choques importantes para transmitir normalidad. Bernardeschi antes de Alemania; Donnarumma antes de España. Sin embargo, nada preocupa más al seleccionador Luigi Di Biagio que el estado físico de uno de sus hombres clave. Mattia Caldara, tocado, será duda hasta última hora. El técnico italiano no sabrá si podrá contar con el central hasta el mismo día del partido.

“Quise venir a la rueda de prensa por demostrar que estoy sereno. Estoy pensando solo en el partido de mañana. Siento mucho que se haya creado tanto revuelo en mi entorno, pero estoy tranquilo. Pensaré sobre mi futuro después del torneo”. Gianluigi Donnarumma.

Donnarumma.
Donnarumma atendió a la prensa antes del partido.

La posible ausencia de Caldara cambia por completo el escenario del España-Italia. La Azzurra ha demostrado ser un equipo extraordinariamente sólido cuando el central formado en el Atalanta pero ya firmado por la Juventus ha jugado de inicio junto a Rugani. Ambos se entienden a la perfección. Juegan de memoria. Ante Dinamarca y Alemania sometieron al delantero rival, lo anularon por completo y prácticamente no permitieron que el oponente pusiera a prueba a Donnarumma. Pueden resistir próximos al arquero transalpino o defender cerca del círculo central. En cambio, sin Caldara Italia jugó su peor partido del Europeo sub-21 y encajó tres goles, en un choque en el que se vio a una selección mucho más frágil en la retaguardia. Para un equipo que no podrá contar con los sancionados Berardi y Conti, extremo y lateral derecho, otra baja en esa parcela sería aún más peliaguda.

Caldara firmó un partido antológico.
Caldara será duda hasta última hora.

Más aún cuando Italia se enfrenta a la selección de mayor pegada del Europeo sub-21. Hasta el momento, España ha necesitado muy poco para anotar gol y en casi todos los partidos ha transformado su primera oportunidad clara. Marco Asensio anda en un momento particularmente dulce de forma y los movimientos de Sandro pueden abrir espacios en el eje de la zaga italiana para las apariciones de Saúl Ñíguez, autor de las dianas inaugurales ante Macedonia y Portugal. Además, España puede intentar volcar el juego hacia la banda izquierda para intentar aprovechar las ausencias de los transalpinos en ese sector.

Por otro lado, España también se permitió la licencia de rotar a todos sus futbolistas en el último partido de la fase de grupos contra Serbia. Así los de Celades llegan con los minutos mucho más repartidos entre los titulares, mientras Italia afrontó un choque de enorme exigencia contra Alemania en el que solo le valía la victoria para clasificarse. A priori España cuenta con una ventaja sensible, sobre todo si la semifinal se alarga, aunque por otro lado Italia llega con la inyección de adrenalina propia del equipo que se ha visto fuera del torneo y ha logrado sobrevivir a un choque a vida o muerte. No sería la primera vez que un equipo fuerte ha recibido un toque de atención en el momento oportuno que le ha permitido mejorar su rendimiento en un torneo corto.

“Nuestra exigencia es máxima. Queremos ganar y dar una buena imagen en todos los sentidos. Estamos muy contentos de llegar a semifinales y lo hemos repetido desde todo el campeonato: nos ha costado mucho llegar hasta aquí. Llevamos viviendo situaciones límite desde septiembre. Por tanto, estamos conviviendo con estos escenarios desde hace tiempo pero somos ambiciosos y queremos más”.

Albert Celades.

Italia viene de sobrevivir en un choque particularmente exigente ante Alemania.
Italia viene de sobrevivir en un choque particularmente exigente ante Alemania.

Más allá de la duda física de Caldara, Italia cuenta con varias opciones para reemplazar a los futbolistas sancionados. Calabria o Ferrari se disputarán el puesto de lateral derecho -el del Bolonia sería central si Caldara no llega-, mientras para sustituir a Berardi podría optar por mover a Bernardeschi al sector derecho y recuperar a un delantero que fije a los centrales como Petagna o mantener la fórmula del falso nueve que funcionó contra Alemania y apostar por un extremo más profundo en la banda derecha. Son retos de distinta índole para los centrales españoles, que en cualquier caso son inferiores en el choque físico al enorme Petagna y que tampoco están demasiado habituados a encontrarse sin una referencia a la que marcar.

A pesar de los contratiempos que merman a Italia, la semifinal que se disputará en Cracovia será el enfrentamiento entre dos transatlánticos. Se miden dos de las mejores plantillas del campeonato en lo que se espera que sea un choque de alta intensidad, ritmo de balón y en el que ambos equipos alternen fases de dominio. Porque Italia dispone de centrocampistas de buen trato del esférico y España nunca rehúye la opción de salir al contragolpe si tiene la oportunidad de correr. Un escenario fantástico para medir a unas cuantas individualidades jóvenes de primer nivel que dentro de un año aspiran a formar parte de los 23 elegidos para disputar el Mundial de Rusia. En manos de Di Biagio está la disposición inicial del tablero. El primer movimiento que condicionará el resto del espectáculo.

España pudo rotar en el último choque de la fase de grupos.
España pudo rotar en el último partido de la fase de grupos.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*