6 alicientes de la cuarta jornada de clasificación para la Eurocopa 2020

olsson-capitan Suecia sub21 MarcadorInt

España se mide a una Suecia más combinativa

España-Suecia (lunes, 20:45)

Si en el pasado Mundial de Rusia alcanzó los cuartos de final convirtiéndose en el adalid del juego directo y el orden defensivo, la fisonomía de Suecia ha cambiado en esta fase de clasificación pese a seguir formando con un 4-4-2 y pese a estar dirigida desde el banquillo por el mismo técnico, Janne Andersson. La presencia en el doble pivote de Kris Olsson, ex canterano del Arsenal que toca por abajo siguiendo los preceptos del wengerismo clásico, le ha otorgado un cariz más asociativo al conjunto escandinavo, algo que se potencia también con la apuesta por Robin Quaison como acompañante de Marcus Berg en ataque. El delantero del Mainz baja a recibir a tres cuartos y ofrece más alternativas que las que dictaba el poderío aéreo del ya retirado de la selección Ola Toivonen. Habrá que ver si Andersson da continuidad a esta nueva tendencia que le ha valido para sumar siete puntos sobre nueve posibles o si la modera al visitar el Santiago Bernabéu y enfrentarse a España, el auténtico coloso del grupo. Luis Enrique Martínez alineará un once más titular que aquel que ganó sin despeinarse en Torshávn (1-4) ante las Islas Feroe. A.T.

Sobrevivir sin la estrella kosovar

Bulgaria-Kosovo (lunes, 20:45)

La selección de Kosovo ha crecido en los últimos meses. Ha formado una plantilla joven, con futbolistas que están creciendo y madurando en sus respectivos clubes, y que cada vez se compenetran mejor sobre el terreno de juego. La Nations League, competición en la que partían en la peor de las cuatro divisiones, les permitió crear sinergias y ganar confianza a base de buenos resultados ante rivales de un nivel parecido o inferior. Esa inercia la intenta aprovechar Kosovo en la fase de clasificación para la Eurocopa. No aspira a arrebatarle el liderato a Inglaterra, pero sí que la competencia con la República Checa, Bulgaria y Montenegro le permite soñar con competir hasta las últimas jornadas si estos combinados se quitan puntos de forma recurrente. Kosovo, por ejemplo, ha empatado sus dos primeros encuentros ante Bulgaria (en casa) y Montenegro (fuera). No ha perdido, una tendencia que se mantiene desde octubre de 2017 cuando cayó en Islandia, pero también le está faltando mayor contundencia para ganar. Le pasó factura ante Montenegro el pasado viernes, una fecha en la que padeció la peor noticia posible: Kosovo perdió a su estrella, Arber Zeneli, lesionado de gravedad. El extremo del Stade Reims, el héroe de la consecución del primer puesto de su grupo de la Nations League, se lesionó en la rodilla y se perderá los próximos meses de competición. Le tocará asumir más galones todavía a Milot Rashica, extremo del Werder Bremen que ya anotó el único gol kosovar en Podgorica. Rashica ha vivido su mejor temporada a nivel goleador, con una explosión llamativa en lo numérico: ha anotado 12 goles entre todas las competiciones en Alemania, pero 11 de sus dianas han llegado en 2019. Es el clavo al que se aferra Kosovo para intentar ganar en Bulgaria, selección que viene de perder ante la República Checa (2-1) tras encadenar cuatro 1-1 consecutivos en partido oficial. T.M.

Arber Zeneli busca a las cámaras para indicar que ha marcado tres goles. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Tres goles de Arber Zeneli ante Azerbaiyán permitieron a Kosovo ganar su grupo en la UEFA Nations League. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

La euforia turca se mide en un desplazamiento nada propicio

Islandia-Turquía (martes, 20:45)

Tras derrotar a Francia con una cierta suficiencia, ya se eleva a cinco victorias sobre cinco partidos el registro de la selección turca desde que Senol Gunes asumió el cargo por segunda vez. Pero ahora al cuadro sureño le tocará reproducir ese mismo nivel en un ambiente opuesto al calor que lo arropó en la devota Konya ante el combinado de Deschamps. Viaja a Rejkyavík para regresar a un estadio en el que perdió tanto en la fase de clasificación para el Mundial 2018 (2-0) como en la de la Euro 2016 (3-0). En realidad, Turquía no ha ganado jamás en territorio islandés, y hacerlo por primera vez ahora acabaría de destapar la euforia que está empezando a generar el nuevo ciclo del exentrenador del Besiktas. Tras ganarle a Albania 1-0 con tanto de Gudmundsson, la selección isleña de Erik Hamrén está a sólo tres puntos de la primera posición del grupo y sabe que si vence convertirá la pelea en una lucha de tres equipos por dos plazas. A.T.

Gales tiene un problema con el gol

Hungría-Gales (martes, 20:45)

Salvo por la espectacular goleada con la que empezó su andadura en la Nations League (4-1 ante Irlanda), la selección galesa de Ryan Giggs ha manifestado unas dificultades enormes para perforar la portería rival. Desde ese seis de septiembre de 2018 ha disputado hasta ocho partidos y en ninguno ha logrado batir la meta contraria en más de una ocasión. Gareth Bale, la figura más importante del combinado nacional, ha bajado sus prestaciones respecto al nivel ofrecido en la Eurocopa de 2016, cuando Gales tocó techo. Viene de una temporada mala, con poca continuidad, y sus apariciones con la selección también han ido unidas a la irregularidad a la que le han atado sus constantes lesiones. Tampoco ayuda la ausencia de Aaron Ramsey, otro futbolista galés mermado por las lesiones últimamente. Es habitual ver a Bale actuar como delantero centro en la selección, que sí cuenta con un buen abanico de opciones para la línea de tres cuartos (con los prometedores Wilson, Daniel James, David Brooks), pero sin embargo Giggs devolvió a su estrella a la banda derecha para apostar por Harry Wilson en punta en el choque del pasado sábado ante Croacia. El nuevo matiz de Gales no surtió el efecto deseado y los británicos apenas generaron ocasiones de gol durante gran parte del encuentro. Ante Hungría, quizás necesite dar una vuelta de tuerca más al encaje de sus piezas ofensivas. Gales es letal con espacios, pero sufre para llevar la iniciativa si ataca a un rival replegado. Con Willi Orban el combinado magiar ha ganado en consistencia defensiva y poderío en el juego aéreo, valores a tener en cuenta en Hungría en esta fase de clasificación para la Eurocopa. Un triunfo en Budapest abriría un boquete de seis puntos respecto a un rival directo por la clasificación. T.M.

Burak Yilmaz of Turkey during the International Friendly match at SRC Stozice, Ljubljana Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 05/06/2016 ***UK & IRELAND ONLY*** EXPA-SLO-160606-0142.jpg
Burak Yilmaz brilló en la victoria contra Francia. Foto: Focus Images Ltd.

La distracción Hazard y el renacimiento escocés son los escollos de Bélgica

Bélgica-Escocia (martes, 20:45)

Tras un inicio de fase de clasificación bochornoso con derrota histórica en Kazajistán (3-0), Escocia le ha dado la vuelta a su estado de ánimo sumando los seis puntos siguientes y estrenando el cargo de Steve Clarke como seleccionador con una victoria agónica frente a Chipre (2-1) en la que el flamante campeón de Europa Andy Robertson marcó un golazo con un tremendo zurdazo desde fuera del área. El conjunto británico viaja a Bruselas para medirse al líder del grupo, una Bélgica que despachó a los kazajos de forma rutinaria (3-0) y evitó que el ruido mediático alrededor de Eden Hazard distrajera al equipo. Dries Mertens fue el futbolista más destacado de un combinado de Roberto Martínez en el que también brilló el carrilero derecho del Atalanta Timothy Castagne, el sustituto de Meunier en el clásico 3-4-2-1 del preparador catalán. Antes de volar a España para presentarse con el Real Madrid, Hazard, que compartió el sector izquierdo del ataque con su hermano Thorgan, pretende ayudar a su país a lograr una ventaja de seis puntos con respecto al tercer clasificado. A.T.

Bosnia pierde el norte sin Pjanic

Italia-Bosnia (martes, 20:45)

Todo se torció para Bosnia en la segunda jornada. Ganaba por 2-0 a un rival directo como Grecia antes del descanso. En la jugada posterior al 2-1 de los helenos, ya en la segunda mitad, una entrada durísima de Miralem Pjanic le costó la cartulina roja al líder del centro del campo bosnio. Sin el futbolista de la Juventus, Grecia empató y Bosnia se quedó sin una de sus estrellas para las dos visitas comprometidas que debía afrontar a inicios de junio. Ya perdió contra Finlandia por 2-0 y ahora debe visitar a Italia, que ganó con solvencia a la propia selección griega en Atenas. La fragilidad de la defensa balcánica, la ausencia de la brújula en la medular y el mal momento de forma de Edin Dzeko (cuatro goles en los últimos cuatro meses de competición) no invitan al optimismo en Bosnia en una jornada en la que tanto Finlandia como Grecia posiblemente sumen tres puntos. Una nueva victoria transalpina dejaría la clasificación muy encarrilada, con un pleno de puntos tras los primeros cuatro partidos, y reforzaría también la moral de varios de sus puntales de cara al Europeo sub-21. Barella, Chiesa y Kean, entre otros, se incorporarán a la disciplina de la sub-21 tras este partido. T.M.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Miralem Pjanic of Bosnia and Herzegovina during the UEFA Euro 2016 Qualifying match at the Cardiff City Stadium, Cardiff Picture by Mike Griffiths/Focus Images Ltd +44 7766 223933 10/10/2014
La baja de Miralem Pjanic supone un palo duro para Bosnia. Foto: Focus Images Ltd.
Textos de Axel Torres (A.T.), y Tomàs Martínez (T.M.) Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*