Alemania toca teclas para optimizar todo su talento

Toni Kroos and Mats Hummels of Germany show dejection during the UEFA Nations League match at Stade de France, Paris
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
16/10/2018
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-181016-0072.jpg

La selección alemana dio un paso de gigante hacia la clasificación para la próxima Eurocopa con un triunfo meritorio en Belfast. Irlanda del Norte ha aumentado su competitividad en los últimos tiempos, con su registro de octavofinalista en Francia 2016 como máximo exponente, y la visita a Windsor Park casi siempre suele convertirse en un reto de exigencia por el clima que se genera en el estadio y el ritmo que el combinado nacional local imprime a sus partidos. Lo padeció en su piel Alemania, muy incómoda en el cuarto de hora inicial, pero acabó aprobando con nota un test delicado que llegaba después de la derrota ante los Países Bajos en Hamburgo.

Para la visita a Belfast, Joachim Löw volvió a cambiar el sistema que ha usado con mayor regularidad en el último año. Poco después de la mayúscula decepción mundialista en Rusia, Alemania empezó con mal pie en la Nations League y decidió protegerse un poco más atrás con una línea de tres centrales y dos carrileros que resguardara mejor a Manuel Neuer a la vez que brindara libertad a los atacantes que han asomado la cabeza en los últimos años en la Mannschaft. Con Werner, Sané (ahora lesionado), Serge Gnabry o Marco Reus para transitar, Alemania ha adoptado un rol algo más conservador y contragolpeador en algunos partidos ante selecciones TOP. No ha renunciado al control del centro del campo, con Kimmich acompañando a Kroos en un doble pivote innegociable desde que terminó el Mundial, pero la identidad de sus hombres de ataque ha invitado al vértigo casi siempre. Una vez se supera la medular, la velocidad se multiplica y se juega de forma más directa.

Alemania - Football tactics and formations
Once de Alemania en el encuentro del pasado viernes ante los Países Bajos.

Sin embargo, algunas de las debilidades teutonas volvieron a aflorar en la segunda mitad ante los Países Bajos. Alemania se partió a la que Ronald Koeman acumuló a más futbolistas de toque en campo contrario y también naufragó Jonathan Tah, el central más débil de la línea defensiva. Fuese por el mal regusto de la media hora final en Hamburgo, fuera por las distintas características de Irlanda del Norte, fuera porque había demasiado talento en el banquillo, Joachim Löw recurrió de nuevo a la línea de cuatro defensores en Belfast para añadir un efectivo más en el frente de ataque. Recuperó el 4-2-3-1 para ubicar a Marco Reus en la mediapunta, Serge Gnabry en la misma banda en la que está marcando diferencias en el Bayern (la derecha) y colocó a Julian Brandt en la banda izquierda como punto de partida, aunque el nuevo fichaje del Borussia Dortmund luego se movió por el eje horizontal con muchísima libertad. Solo en el encuentro en casa ante Estonia (que terminó 8-0) Joachim Löw había deshecho el sistema citado anteriormente.

Alemania - Football tactics and formations
Alineación de Alemania ante Irlanda del Norte este lunes.

Joachim Löw sigue tocando teclas para dar con la composición más adecuada para exprimir al máximo una generación alemana repleta de talento en campo contrario aunque con carencias defensivas y dificultades para imponerse en su área. Manuel Neuer sigue siendo el guardameta titular de Löw, Süle es fijo en la retaguardia y falta ver quiénes son los jugadores más apropiados para rodear al central del Bayern una vez apartados del combinado nacional Jerôme Boateng y Mats Hummels. Tah y Ginter se quedan lejos de la élite continental en la demarcación, aunque al menos en los flancos la pareja de laterales del Leipzig (Klostermann y Halstenberg) ofrece garantías incluso si Nico Schulz no juega de inicio en la izquierda. En la defensa las opciones son mucho más limitadas que en el frente de ataque, donde hay que ponderar la ausencia de larga duración de Sané.

El extremo del Manchester City, cerca de su máximo nivel, es un futbolista determinante e imparable con el que no podrá contar Löw durante los próximos meses. Asimismo, la irrupción de Havertz es otra variable a tener en cuenta aunque el mediapunta del Bayer Leverkusen necesitará más tiempo para ganar más peso en Alemania. Gnabry está rindiendo de maravilla cada vez que se enfunda la camiseta del combinado nacional (6 goles en el último año justifican su titularidad y su rendimiento incluso de falso nueve ha sido fantástico), Werner es el delantero centro elegido y Marco Reus volvió a recordar a su mejor versión la temporada pasada en el Borussia Dortmund. La baja de Sané ha abierto la puerta a Brandt, un futbolista siempre del agrado de Löw, que además puede actuar en todas las posiciones de tres cuartos. Con cada vez más presencia interior, Brandt ha dejado de ser un simple extremo para participar con mucha más asiduidad por el carril central y regatear cerca de la frontal. Es bueno en la asociación, filtra pases decisivos en el último tercio y juega con criterio.

Serge Gnabry of Germany and Marten de Roon of Netherlands during the UEFA Nations League match at Veltins-Arena, Gelsenkirchen Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 19/11/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-181119-0122.jpg
Serge Gnabry ha marcado seis goles en el último año con la selección alemana. Foto: Focus Images Ltd.

La alternancia posicional de Reus, Gnabry, Werner y Brandt fue una de las mejores noticias que dejó el triunfo de Alemania en Belfast, tanto cuando tocó atacar a un rival muy replegado como cuando le castigó a la contra después del 0-1 de Halstenberg. Su facilidad para permutar genera confusión en el adversario, todos pueden ofrecer movimientos al espacio o dar el último pase -unos con más precisión que otros- y son cuatro alternativas para acabar cualquier jugada de forma fiable. Brandt posiblemente fue el mejor jugador alemán en la victoria contra Irlanda del Norte, lo que hará dudar a Joachim Löw sobre cómo afrontar la recta final de la preparación para la Eurocopa 2020 y la necesidad o no de abrirle un hueco en el once. ¿Debe introducir toda la dinamita en ataque para no desaprovechar el talento que tiene a su disposición? ¿La apuesta por un tercer central es la única fórmula que le permite equilibrar a su equipo en los días de mayor exigencia? ¿El revés del Mundial 2018 estará presente a la hora de tomar decisiones más conservadoras? La manta parece algo más corta que en torneos anteriores y esta vez Löw es consciente de algunas de las limitaciones de su equipo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Si Rudiger vuelve al nivel de antes de la lesión, creo que la línea con 4 será más sólida, además me parece su mejor central.

Un buen análisis ahora creo que en el medio del campo ya Kross no es el mismo y espero que cuando se incorpore Goretzka pueda cubrir ese espacio. La defensa demasiado joven aún y al menos Humels podría dar solidez y calma a la misma, lástima que las lesiones hayan malogrado a Howedes y Basdtuber. Aunque creo que al final lo fundamental es ya un cambio de entrenador, el ideal es Kloop pero habrá que esperar al 2022….

¡Muchas gracias! Es cierto que hay que ponderar también el nombre de Rüdiger cuando vuelva de la lesión, que es un futbolista importante si está al 100%. En el caso de Goretzka, tengo la sensación de que se le ha usado mucho más de mediapunta llegador que en un centro del campo algo más posicional (en doble pivote mismo), y no tengo tan claro dónde tiene previsto usarlo Joachim Löw.

Tiene un buen 11 de futuro Alemania, aunque creo que el momento de Neuer y Kroos ha pasado, en el caso del primero está claro el sustituto, pero el de Kroos es más complicado, Gundogan Eggestein o Dahoud quizás?

Deja un comentario

*