Hungría-Francia: segunda comparecencia del gran favorito

Mbappé.

A Francia, por ahora, no se le encuentra debilidad alguna. Parece una máquina perfecta: fiabilidad defensiva, un físico esplendoroso para ganar todos los balones divididos y blindar el centro del campo, y calidad diferencial en ataque multiplicada por tres. Resulta complicado imaginar a la limitada Hungría, muy voluntariosa y ordenada en su estreno ante Portugal pero carente de grandes recursos técnicos, dificultándole la tarde a los de Deschamps, pero en el fútbol nadie está a salvo de atascarse en un mal día frente a un rival replegado que defiende por acumulación. El ambiente en el estadio, como ya lo fue ante los lusos, será enormemente hostil para el visitante. La localía de Budapest es, por número y casi también por fervor, la que más pesa en esta Eurocopa.

No es amigo el técnico galo de hacer grandes cambios en sus onces. Es más: repite siempre que puede. En esta ocasión sólo tiene la duda de Pavard tras su colisión con Gosens, pero todo apunta a que el lateral derecho del Bayern estará en condiciones y acompañará de nuevo a los otros diez futbolistas que empezaron el torneo con una convincente victoria en Múnich. Esto supondría seguir confiando en el mismo bloque del Mundial con tres modificaciones: Kimpembe por Umtiti, Rabiot por Matuidi y Benzema por Giroud. Si las dos primeras aceptan debate, en la tercera queda bastante claro que Francia ha aumentado su potencial con respecto al equipo que levantó el título más preciado en Rusia en 2018. El entendimiento del delantero del Real Madrid con sus dos acompañantes arriba, además, está siendo muy satisfactorio. Ante Hungría, es verdad, habrá menos espacios para correr que contra Alemania. Un contexto menos idóneo para Mbappé. Pero será un reto estimulante para Karim, que siempre encuentra la manera de hacer daño entre líneas o de generar espacios moviéndose hacia los costados y arrastrando a los centrales.

El retorno de Karim Benzema ha aumentado el favoritismo de Francia. Foto: Andrew Tobin/Focus Images Ltd
El retorno de Karim Benzema ha aumentado el favoritismo de Francia. Foto: Andrew Tobin/Focus Images Ltd.

Hablando de centrales, los tres húngaros cuajaron un muy buen partido ante Portugal hasta que el 0-1 de Raphael Guerreiro pulverizó su resistencia e hizo disminuir el ánimo de la tropa de Marco Rossi. Gustó especialmente Attila Szalai, al que el Fenerbahçe firmó en enero tras verle destacar durante un año y medio en el Apollon Limassol chipriota. En esta ocasión le tocará ocuparse de Griezmann, ya que él defiende el perfil zurdo de la zaga y por lo tanto se mide al delantero rival que actúa más por el costado derecho. El zurdo del Barcelona recibió muchos elogios por su conocido compromiso defensivo en el estreno, pero su ambición le demanda no quedarse atrás en cuanto a producción ofensiva y estar a la altura de sus dos socios en ataque. Ese duelo con el zaguero del club turco puede ser una de las batallas más bonitas del duelo.

Rossi podría plantearse introducir de inicio al veinteañero Szabolcs Schön en ataque después de que el punta del FC Dallas anotara un gol posteriormente anulado en su primera intervención ante Portugal. Gustó su desparpajo, aunque es cierto que tanto Ádam Szalai como Roland Sallai hicieron mucho trabajo de desgaste y tendría sentido volver a apostar por la fórmula de introducir al joven revulsivo en el tramo final.

Hungría-Francia, Budapest, 19 de junio, 15:00. Alineaciones probables:

Hungria vs Francia - Football tactics and formations

Related posts

Deja un comentario

*