Modrić toma las riendas

Luka Modric trató de meter a Croacia en campo rival a través de sus pases. Foto: James Wilson/Focus Images Ltd

Andaba algo escondido el jugador del Real Madrid en la Eurocopa. Tanto como la propia Croacia. La subcampeona del Mundo llegaba a la tercera jornada del Grupo D con la necesidad de ganar para acceder a los octavos de final como una de las mejores terceras. Luka Modrić dirigió, asisitió y marcó. Y condujo a la selección ajedrezada al segundo puesto.

Croacia 3 (Vlašić 17′, Modrić 62’, Perišić 77’)
Escocia 1
 (McGregor 42′)

Croacia vs Escocia - Football tactics and formations

Contenido relacionado: Los Patreonistas de MI tendrán todos los días un podcast exclusivo sobre la Eurocopa 2020

Yes, Sir. I can booggie. Booggie, boogie. All night long! Retumbaba el clásico de 1977 de Baccara en los prolegómenos del partido. Un lema impreso en banderas y camisetas, y popularizado por la celebración en el vestuario de los futbolistas escoceses tras lograr la clasificación para la EURO 2020. Tenían ganas de seguir con la fiesta después de 25 años sin presentarse al certamen europeo de selecciones de fútbol. Salió apabullante el combinado de Steve Clarke. A los doce segundos, Stephen O’Donnell provocó el primer córner del duelo. Tres balones al área en minuto y medio. Ninguno especialmente peligroso, todo sea dicho. Los jugadores demostraron querer estar a la altura del ambiente de Hampden Park. Pero la ocasión les pudo.

Pasado el arreón inicial, Croacia empezó a hacerse con el control. Movió el esférico y golpeó a su rival. Superado el cuarto de hora, Josip Juranović, centró desde la derecha al segundo palo. Ivan Perišić bajó la pelota con un cabezazo sutil y Nikola Vlašić terminó con la euforia imperante en Glasgow. Se asentaron tras el gol los balcánicos. Empezaron a mover el esférico a su antojo. Sin prisa, pero sin pausa. A dos toques. Con movimientos rápidos para crear espacios, y aprovecharlos. Bajo la batuta de Modrić, que retrasó su posición, cayendo continuamente a banda para ensanchar el campo. Aunque seguía llegando al balcón del área de Marshall. Desde allí se sacó un derechazo en el minuto 22 que tuvo que desviar el meta del Derby County.

Pero a Escocia aún no se le habían pasado las ganas de baile. Y un minuto más tarde gozó de una doble oportunidad. Volvía al ataque, seguían las imprecisiones. El centro de Stuart Armstrong no encontró a Lyndon Dykes, pero el posterior remate de John McGinn sí encontró la dirección hacia la portería. Pero Dominik Livaković evitó que entrase en ella. Tomó nota Callum McGregor, que en una acción similar, marcó el primer gol de Escocia en una fase final desde Francia ’98. Salió en bandada el equipo de Steve Clarke, al ataque. Directo hacia la meta rival poco antes del descanso. A dos centros les sucedieron dos despejes, y dos recuperaciones. A la tercera, McGregor no se lo pensó y disparó. Duro, raso, entre cinco rivales que se lanzaron a tapar el remate. Imposible en esta ocasión para el portero croata. Rugió Hampden Park.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Seguía la fiesta cuando se inició el segundo tiempo. Las gargantas en la grada entonaban el Flower of Scotland, con emoción. Pero Modrić se puso serio. Un envío suyo a la espalda dejó a Perišić solo frente un Marshall decidido a recibir el pelotazo. Tuvo suficiente Luka, que se acercó al equipo de sonido y lo desenchufó, utilizando su brazalete de capitán como justificante. Acabó con la fiesta sobre la hora de juego. Que mañana hay que madrugar. Toca arremangarse en los próximos días, hay trabajo que hacer. Croacia estaba fuera y el centrocampista la volvió a meter en el torneo. Como su disparo desde la frontal, con el exterior del pie. Alejando la pelota del alcance de Marshall y acercándolo a la red. Alejando a Escocia del tercer puesto y colocando allí a su país.

Modrić apagó las luces a la salida, no sin antes colgar un córner al primer palo para que Perišić lo cabeceará al segundo, y adentro. Quedó anonadada Escocia. Hecha polvo. Y eliminada. Aunque con buen sabor de boca por su regreso. Solventada la papeleta, el equipo de la exrepública yugoslava jugará los octavos de final. Lo hará el lunes en Copenhague, contra el segundo del Grupo E (Suecia, Eslovaquia, España o Polonia).

Foto de portada: James Wilson/Focus Images

Related posts

Deja un comentario

*