La nueva cara del fútbol irlandés

A general view of the Aviva Stadium ahead of the UEFA Euro 2020  Qualifiers match at the Aviva Stadium, Dublin
Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019
26/03/2019

El aplazamiento de la Eurocopa ha acelerado unos acontecimientos ya anunciados hace tiempo en la República de Irlanda. La Federación irlandesa decidió anticipar el relevo de Mick McCarthy, técnico nacional hasta hace apenas pocos días, para brindar la oportunidad al hasta ahora entrenador de la selección sub-21, Stephen Kenny. Kenny ya tenía que asumir las riendas del combinado absoluto al término de la Eurocopa, a partir de agosto si Irlanda superaba la repesca programada para este mes de marzo, pero el coronavirus ha obligado a la Federación a decantarse entre si aplazar un año lo que estaba previsto o empezar antes el reemplazo generacional de los Boys in Green. Prevaleció lo segundo, una decisión destinada al medio plazo acorde con la planificación de un proyecto de casi una década en las categorías inferiores de Irlanda.

En los últimos tiempos, Irlanda se ha propuesto evolucionar su fútbol base. Estancada a nivel futbolístico, anclada en el juego directo y vertical, las carreras de los extremos por las bandas en busca del centro lateral o los pelotazos que propicien segundas jugadas, en la Federación irlandesa se decidió modificar el método de trabajo con decisiones que afectaran la raíz de la formación a cambio de aceptar que las transformaciones no darían sus frutos hasta pasados muchos años. En un proceso con algunas similitudes a lo ocurrido en la vecina Inglaterra, Irlanda diseñó una estrategia a largo plazo. El encargado de ejecutarla en estos momentos es el neerlandés Ruud Dokter, que trabajó en la Federación de su país y ahora mismo es el coordinador de todo el trabajo relativo al fútbol base irlandés, que incluye desde la reformulación de los sistemas de competición hasta el perfil de entrenadores que se contrata. Dokter, a su vez, sustituyó a otro compatriota neerlandés: Wim Koevermans, que asumió ese cargo entre 2008 y 2013.

Poco a poco, las semillas plantadas hace varios años empiezan a florecer. La selección irlandesa, organizadora del Europeo sub-17 de 2019, ha disputado el certamen en cuatro de las últimas cinco ediciones y ha pasado de ser un invitado exótico a un habitual que incluso compite por clasificarse a las rondas eliminatorias. El pasado verano también regresó a un Europeo sub-19 tras ocho años de ausencia, con una generación que viene empujando fuerte y que ahora ha dado el salto a la sub-21 que estaba dirigiendo Stephen Kenny. Luego repasaremos algunos de los nombres más destacados que empujan desde abajo, pero Kenny había logrado que Irlanda se erigiese como candidata a disputar por primera vez la fase final del Europeo sub-21 a la vez que promocionaba a jóvenes valores que empezaban a llamar a las puertas de la absoluta.

Mick McCarthy Manager of Republic of Ireland during the International Friendly match at the Aviva Stadium, Dublin Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019 14/11/2019
Irlanda ha acelerado el relevo de Mick McCarthy al frente de la selección. Foto: Focus Images Ltd.

¿Por qué Stephen Kenny entró a trabajar en la Federación? El actual seleccionador absoluto irlandés empezó a entrenar muy pronto tras colgar las botas de forma precoz. Con 22 años asumió su primer rol compaginando la práctica del fútbol y los banquillos y a los 26 ya se aventuró a entrenar en solitario. En su primer equipo ya cosechó éxitos muy llamativos para un técnico de su edad: ascendió al Longford Town a primera división por primera vez, se convirtió en el entrenador más joven de la historia de la competición, lo lideró hasta la final de la Copa y lo hizo debutar en la Copa de la UEFA. En Irlanda se labró la fama de técnico copero: Kenny también disputó la final de Copa con el Bohemians, con quien también estrenó su palmarés particular al ganar la liga, y repitió final copera en el Derry City, club con el que ganó su primer título del KO antes de dar el salto al fútbol escocés. En el Dunfermline Athletic también alcanzó la final de Copa (la primera del club desde los 60), aunque sucumbió ante el Celtic y la temporada terminó en descenso. Su mejor obra, sin embargo, la creó en el Dundalk, donde recaló en 2012 después de no lograr dar continuidad a un Shamrock Rovers exitoso, que poco antes había cortado la cinta de la fase de grupos de la Europa League para los equipos de la liga irlandesa. En Dundalk, Kenny construyó un proyecto ganador que rompió una sequía de 19 años sin alzar la liga: conquistó cinco ligas en seis años y clasificó al Dundalk por primera vez hasta la fase de grupos de la Europa League. El Dundalk también se convirtió en el primer equipo irlandés capaz de ganar un partido a esas alturas de competición, mejorando el listón que había dejado el Shamrock unos años antes.

La Federación irlandesa anunció el fichaje de Kenny por la selección sub-21 el mismo día que anunció la contratación de Mick McCarthy como técnico de la absoluta. A la vez, ya hizo públicas las intenciones de que Kenny asumiera el relevo del que ya fuese seleccionador irlandés entre 1996 y 2002. Más allá del plan preestablecido en los despachos, Kenny se ha ganado el crédito a partir tanto de los resultados como del juego desplegado por la sub-21 en los últimos meses: ha competido a buen nivel en la fase de clasificación para el próximo Europeo y ha sumado resultados de prestigio como dos victorias contundentes ante Suecia o un empate a cero ante una Italia en la que participaron jugadores del calibre de Cutrone, Moise Kean, Alessandro Bastoni o Sandro Tonali.

Kelleher.
Kelleher (1), Masterson (4), Elbouzedi (7) o Ronan (10), en una imagen de archivo del Europeo sub-17 de 2015. Ahora son habituales en la sub-21. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

En la portería el guardameta más habitual ha sido Caoimhin Kelleher, ya con minutos oficiales en el Liverpool en torneos coperos, aunque cuando el arquero red no ha estado disponible a Kenny tampoco le ha temblado el pulso a la hora de apostar por el jovencísimo Bazunu, nacido en el año 2002 y actualmente propiedad del Manchester City. En la defensa Dara O’Shea (West Brom) es el zaguero de mayor jerarquía aunque por abajo aprieta a buen nivel el jovencísimo Nathan Collins (Stoke, 2001), uno de los proyectos de mayor potencial del país en la línea defensiva. En cualquier caso, lo que diferencia a esta Irlanda de otras generaciones es la determinación de sus atacantes y el criterio de sus centrocampistas, de un corte más creativo y propositivo. Jayson Molumby (Brighton, ahora cedido al Milwall) suele mover los hilos en la base de la jugada para distribuir el juego, marca los tiempos y abarca metros con y sin balón. También es muy vistoso entre líneas Connor Ronan, un mediapunta con capacidad para recibir a la espalda del doble pivote y filtrar pases definitivos en el último tercio. Propiedad del Wolverhampton, Ronan ha llegado a marcharse cedido al DAC eslovaco y últimamente estaba gozando de continuidad en el Blackpool. Junto a Knight, otra pieza polivalente del Derby con capacidad para batir líneas en conducción, la selección irlandesa sub-21 ha procurado construir los ataque con paciencia, moviendo la pelota con calma hasta encontrar a sus dos delanteros estrella.

Arriba, tanto Troy Parrott como Adam Idah son la joya de la corona. Habituados a jugar con chicos mayores que ellos desde que se les recuerda en las categorías inferiores, ambos se están abriendo paso en equipos relevantes del fútbol inglés. Parrott seguramente sea el más talentoso, aunque todavía debe derribar la puerta en el Tottenham. Extremo, mediapunta o delantero, donde se ha asentado desde que ha cambiado su físico, Parrott es un atacante con velocidad, cambio de ritmo y un muy buen golpeo de balón. Le pega de maravilla a las faltas, se mueve con dinamismo en ataque y es potente con espacios por delante, aunque no tanto como Adam Idah. El delantero del Norwich, de ascendencia nigeriana, es un jugador de físico portentoso. Saca partido de su cuerpo para ganar duelos ante los chicos de su edad, protege bien la pelota de espaldas y es incisivo. Idah tira desmarques de ruptura, castiga con su larga zancada y mantiene la sangre bastante fría a la hora de definir.

Artículo relacionado: Así juega Adam Idah, delantero del Norwich

Parrott marcó un golazo de falta ante Bosnia. Ha anotado tres de los cuatro goles de Irlanda en el Europeo sub-17.
Parrott es un muy buen lanzador de faltas. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Aun así, Irlanda sigue confiando en los clubes de Inglaterra para desarrollar el potencial de sus jóvenes valores, que emigran al país vecino al cumplir los 16 años en un proceso que podría demorarse como consecuencia del Brexit. Inglaterra no solo absorbe la atención a nivel de cobertura mediática de la Premier en relación a la liga local, mucho menos potente, sino que es el trampolín de cualquiera que quiera dedicarse al fútbol de forma profesional en Irlanda. Al fin y al cabo, en la liga irlandesa todavía hoy algunos futbolistas compaginan el deporte con otros trabajos a tiempo parcial o incluso son amateurs en casos muy puntuales. “La dinámica es la siguiente: si eres un jugador TOP con 15 años, te marchas a jugar a Inglaterra. Es difícil retener a los mejores jóvenes aquí. Poco a poco la liga ha mejorado y la estructura del fútbol base ha mejorado. Espero que en el futuro sea mejor para un jugador joven quedarse aquí hasta jugar en la liga profesional de Irlanda y luego dar el salto si son lo suficientemente buenos”, reflexionaba para MarcadorInt el responsable del sindicato de futbolistas irlandeses, Ollie Cahill, en su momento reputado futbolista del Cork City y del Shelbourne, que lamenta la cantidad de proyectos de jugadores que se han quedado en el camino tras no abrirse hueco en las canteras inglesas. Del mismo modo que los que superan todo el proceso son candidatos inmediatos al equipo nacional, Cahill considera que jugadores prometedores que no se adaptan bien y acaban quemados tras un salto demasiado precoz se desenganchan del fútbol y el sistema irlandés ya no puede impulsarles de nuevo.

Aun así, según el propio Ollie Cahill, la Federación irlandesa está trabajando en la buena línea para que la formación en el ámbito local sea más competente: “Es difícil competir con la Premier League y además el equipo de rugby de Irlanda es uno de los mejores del mundo. También el hurling es una gran atracción. Estamos luchando ante gigantes. Hay que animar a las familias a acudir a los partidos. El estadio del Shamrock es una gran instalación. Derry ha remodelado su estadio. El Bohemians está planificando remodelar su estadio. Hay muchos jugadores de calidad, pero tenemos que seguir mejorando. Como con 16 años los jugadores se iban a competir a Inglaterra, se tenía la percepción de que no era necesario crear una liga potente aquí. No se invirtió en eso. Si la Federación la impulsa, la convierte en una liga más potente, empujará el resto de estructura. Una pieza de ese engranaje, al fin y al cabo, es el nuevo seleccionador irlandés, que como técnico de la sub-21 conocía a la perfección la liga doméstica. Stephen Kenny no solo había abierto la puerta futbolistas de la liga irlandesa, sino que incluso organizó de forma esporádica concentraciones con los jugadores del campeonato en edad sub-21 para verles de cerca. “Ha contribuido a mejorar la liga aquí y ha desempeñado un gran trabajo. La calidad está ahí y los jugadores deben demostrar que la gente tiene que venir a apoyarles”, ampliaba el jefe del sindicato a la vez que se mostraba satisfecho por el ya anunciado salto de Kenny a la absoluta. El proceso está en marcha.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Idah no jugará el Europeo sub-19. Realizará la pretemporada con el Norwich.
Con 19 años, Idah es fijo en el equipo irlandés sub-21. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Sí, les vendría muy bien aunque al final también son difíciles de gestionar las situaciones de los futbolistas nacidos y formados en Inglaterra. Por todo lo que pregunté durante el Europeo U17 en Dublín, estaban muy dolidos con Declan Rice, pero al mismo tiempo también lamentaban que a menudo dependen de futbolistas criados en Inglaterra que solo eligen Irlanda cuando ven que no pueden llegar a la selección inglesa. Que les viene bien añadir futbolistas “con los que no contaban de inicio” aunque monotoricen su situación, pero que no pueden supeditar el crecimiento de la selección a casos así. Aunque a pesar de ello les dolió que Declan Rice cambiara a última hora incluso tras disputar unos amistosos, por supuesto, y encajaría de maravilla.

Deja un comentario

*