Un camino atípico

Polonia - Focus Images Ltd

Cuando se enfrentó a España en la final de los Juegos Olímpicos del 8 de agosto de 1992, en el Camp Nou, Jerzy Brzeczek no podía imaginarse que también se cruzaría con la selección española en otro gran torneo ejerciendo nuevamente de equipo visitante ante un anfitrión ilusionado. Jerzy Brzeczek fue uno de los centrocampistas destacados del equipo polaco que puso contra las cuerdas a España en la final olímpica y que tuvo que conformarse con la medalla de plata, aunque su carrera distó de los éxitos de un puñado de miembros del elenco campeón en el verano de 1992. Quien revise la final se sentirá atraído por la calidad del 10 en las pocas acciones en las que puede maniobrar en campo contrario y sobre todo se quedará maravillado con la asistencia del 2-2 en el momento en el que España parecía haber encarrilado la final.

En junio de 2020, Jerzy Brzeczek debía reencontrarse con la selección española en territorio español para dirigir a Polonia al frente de la Eurocopa. La cita marcada en rojo en el calendario deberá esperar durante doce meses, el tiempo en el que se demorará el enfrentamiento contra Luis Enrique, que curiosamente también salió de titular en el bando opuesto en la final olímpica en Barcelona. Sin embargo, el camino de Brzeczek hasta el combinado nacional polaco ha sido cuanto menos curioso y poco habitual: solo ha dirigido en Primera dos temporadas, y nunca de forma consecutiva. Ni tampoco en un gigante. Brzeczek sí atesora una dilatada carrera como futbolista, principalmente en la liga polaca aunque también en Austria e Israel, y llegó a disputar una cuarentena de encuentros con la selección. Como entrenador, su perfil ha sido muy distinto.

Con 39 años, Jerzy Brzeczek empezó a entrenar en el mismo equipo en el que debutó como futbolista. Bajó hasta la tercera división polaca para enrolarse en el Rakow Czestochowa, club al que dirigió durante cuatro años y ascendió hasta la categoría de plata del balompié polaco. Ahora el Rakow está en Primera, aunque ese trabajo lo completó sin Brzeczek. En noviembre de 2014 salió del club y poco después se ganó una oportunidad en el Lechia Gdansk. El curso en la élite del fútbol polaco fue relativamente descafeinado: no igualó la cuarta posición lograda el año anterior y se marchó al inicio de su segunda temporada. Brzeczek tardó poco en encontrar trabajo, ya que bajó un peldaño de nuevo para volver a probar fortuna en la segunda división polaca. Acarició el ascenso con el Katowice, club en el que también había jugado años atrás, pero se quedó a las puertas tras perder en la última jornada en su segunda campaña al cargo del equipo sureño. Dimitió y recaló en el Wisla Plock, otro club de Primera.

Manager Adam Nawalka of Poland during the UEFA Euro 2016 match at Stade de France, Paris Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 16/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-160617-5011.jpg
Adam Nawalka dejó la selección polaca después del Mundial de Rusia. Foto: Focus Images Ltd.

El 11 de julio de 2017 se anunció el fichaje de Brzeczek por el Wisla Plock y el 12 de julio de 2018 se comunicó su compromiso con la selección polaca. En doce meses Brzeczek se ganó la fama de buen entrenador al liderar una de las mejores temporadas en la historia de la entidad. El Wisla Plock terminó la liga regular en la cuarta posición, aunque en la ronda final por el título cayó un puesto en la tabla y no pudo clasificarse para disputar la Europa League. La pésima imagen ofrecida por Polonia en el Mundial de Rusia hizo el resto: Nawalka se marchó del combinado nacional y la Federación apostó por uno de los mejores entrenadores locales del momento después de una temporada en la que casi todos los equipos polacos destituyeron a sus técnicos.

Durante muchos años conocido por ser el tío de Jakub Blaszczykowski, Jerzy Brzeczek ha aprovechado la coyuntura para renovar las convocatorias de Polonia. También ha apostado por futbolistas a los que conocía de primera mano, pues Jozwiak había coincidido con él en Katowice y tanto Reca como Furman crecieron bajo la sombra de Brzeczek en la llamativa temporada en el Wisla Plock. Cumplió con los mínimos al clasificar a Polonia para su cuarta Eurocopa consecutiva, por lo que el próximo torneo continental será su verdadero escaparate para demostrar sus dotes como entrenador.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*