8 historias de la semana en la Europa League

Arsenal's Pierre-Emerick Aubameyang celebrates scoring their third goal with team mate Sead Kolasinac during the UEFA Europa League match at the Emirates Stadium, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858
14/03/2019

El Sevilla se despide de Europa en Praga

El desenlace fue cruel, con un gol en el último minuto de la prórroga en un barullo dentro del área en el que nadie fue capaz de despejar la pelota. Insistió el Slavia de Praga y finalmente Kjaer no pudo despejar el remate de Ibrahim Traoré bajo la línea. Sin embargo, pese a la fortuna de la jugada en el último suspiro, el conjunto checo plantó cara al Sevilla y neutralizó las principales virtudes del elenco hispalense. El Slavia calcó el sistema del Sevilla, apostó por tres centrales, alineó una medular con tres perfiles poderosos en la faceta física y se encargó de desconectar a Banega con vigilancias prácticamente individuales repartidas entre Stoch y Skoda. Así el Slavia incomodó al Sevilla, que fue a remolque del líder de la liga checa durante todo el encuentro. Se vieron muchos goles, aunque todos los anotados en los primeros 90 minutos nacieron en jugadas a balón parado: se adelantó el Slavia en un saque de esquina, empató el Sevilla antes del descanso gracias a un penalty torpe de Kolar sobre Promes, volvió a marcar el Slavia tras un penalty de Navas a los diez segundos de la reanudación y forzó la prórroga Munir con una volea inverosímil en una acción derivada de un córner favorable al cuadro andaluz. Los dos penaltis, además, nacieron en desplazamientos largos que sorprendieron a la espalda de las respectivas zagas. Ni Sevilla ni Slavia generaron muchísimas oportunidades, pero se mostraron muy efectivos en la definición. El gol de Franco Vázquez al inicio de la prórroga tras un gran centro de Promes (el mejor del Sevilla, en el carril izquierdo) parecía sentenciar la eliminatoria, pero el Slavia exhibió personalidad para reponerse y acabó remontando en la prórroga. No jugaba los cuartos de final de la UEFA desde la temporada 1999-2000. Su techo, las semifinales alcanzadas en 1996. T.M.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Guedes resucita al Valencia en Krasnodar

El Valencia estará en cuartos de final de la Europa League después de conseguir un agónico empate en Rusia. El 2-1 de la ida presentaba el partido como un duelo emocionante entre dos buenos equipos de estilos muy marcados. Con algunas bajas importantes, el cuadro ruso formó con una delantera muy móvil formada por los brasileños Wanderson y Ari y por el sueco Claesson, autor del gol ruso en el partido de ida. Marcelino, por su parte, rotó mucho en la zona de ataque, colocando a Mina y Sobrino arriba y dejando la medular para la pareja formada por Kondogbia y Coquelin, que se complementaron bien pero fueron incapaces de hacer olvidar a Dani Parejo, ausente por sanción. El inicio del partido estuvo marcado por la capacidad de Ari para generar ocasiones para el conjunto ruso, aunque ninguna realmente destacable. La defensa valencianista estuvo muy concentrada durante todo el partido y además el propio Ari se tuvo que marchar lesionado antes del descanso, lo que liberó de presión a la zaga ché. Sorprendió bastante que la elección de Musaev para sustituir al ex jugador de Spartak y Lokomotiv fuera Stotskiy en detrimento de Suleymanov, joven delantero con una gran relación con el gol y que apunta a futuro de la selección rusa. Antes del descanso, una buena acción coral del Valencia pudo acabar en gol de Carlos Soler pero el meta Safonov evitó el gol con una gran parada de reflejos. Marcelino quiso liquidar la eliminatoria en el segundo tiempo dando entrada a Rodrigo y Guedes. La respuesta rusa ante el paso de los minutos y la incapacidad para poner en apuros a Neto y el resto de la zaga visitante fue dar, por fin, entrada a Suleymanov. Y el chico no defraudó: corría el minuto 84 cuando una acción que no presentaba aparente peligro acabó con un tremendo golpeo con rosca del adolescente ruso que acabó limpiando la escuadra de Neto. Con el 1-0 explotó el Stadion Krasnodar, que lógicamente ya veía a su equipo en cuartos de final. Sin embargo este Valencia tiene fe y una buena jugada de Gameiro, recién ingresado de emergencia, acabó con un balón hacia Guedes, que decidió parar el tiempo y por momentos nos enseñó un fragmento del jugador brillante del curso pasado, recortando con calidad y marcando un gol en la última jugada del partido. Un gol que sabe a equipo que quiere hacer algo grande. A.F.

Gonçalo Guedes of Valencia CF during the UEFA Europa League match at Mestalla, Valencia Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 19/02/2019
El gol en el último minuto del descuento de Gonçalo Guedes clasificó al Valencia. Foto: Focus Images Ltd.

El Eintracht le da un baño de realidad al Inter

El Eintracht de Frankfurt hizo gala de sus señas de identidad en el Giuseppe Meazza, donde acribilló al Inter a base de agresividad defensiva, intensidad en la presión al poseedor del balón, juego de directo sobre su pareja de puntas y verticalidad y colmillo por los dos costados. Adi Hütter puede estar satisfecho: sus futbolistas completaron un encuentro notable de principio a fin y, a la postre, lograron dejar a cero al conjunto italiano durante los 180 minutos de la eliminatoria. Los alemanes superaron tácticamente a los hombres de Spalletti con su característico 3-5-2, un constante foco de problemas para la cobertura italiana. Los neroazzuri se descosieron por las dos bandas desde el primer minuto, y nunca lograron poner remedio a semejante sangría. Incapaces de taponar a Kostic en el perfil izquierdo visitante, se encomendaron a Handanovic como salvador para mantenerse vivos en el el cruce de octavos de final tras haber encajado un tempranero gol (minuto 6) obra del serbio Jovic –¿quién sino?–. El punta nacido en Bijeljina en diciembre del 97 le birló la pelota a De Vrij cuando el neerlandés trataba de deshacerse del esférico a 25 metros de su portería, la orientó sobre la marcha y, con un sutil toque, la picó por encima del guardameta del Inter. Sería el único tanto de un partido en el que los germanos disfrutarían de una docena de oportunidades claras para aumentar su ventaja. Todo lo contrario que este Inter apático, errático y carente de pólvora que ahora deberá concentrar todos sus esfuerzos en la Serie A. Sin Icardi ni Lautaro Martínez, Spalletti alineó a Keita Baldé como referencia en punta. El delantero de Arbúcies había superado recientemente una lesión muscular y pronto se percibió su inactividad. Quiso ser protagonista, pero apenas consiguió entrar en juego. El desenlace (0-1) resultó tan natural que exige una profunda reflexión por parte de Suning, el conglomerado propietario del club, y de los altos cargos en materia deportiva, con Giuseppe Marotta a la cabeza. El ‘derbi della Madonnina’ de este fin de semana frente al mejor Milan de la temporada será una prueba de fuego para Spalletti, cuya continuidad hasta final de curso ahora pende de un hilo. C.R.

Aubameyang castiga el atrevimiento del Rennes

Tardó quince minutos en darle la vuelta a la eliminatoria. El Rennes mostró en Londres el mismo atrevimiento que ha caracterizado su andadura en esta edición de la Europa League, pero el Arsenal se lo hizo pagar muy caro. Como ocurrió en la ida cuando ingleses y galos se enfrentaron en igualdad de condiciones, con once futbolistas en cada equipo, el cuadro gunner rajó al elenco bretón por las bandas. Emery apostó por un once muy ofensivo, con Aubameyang y Lacazette en punta, Özil de enlace y Ramsey apareciendo por sorpresa desde atrás, y causó muchos problemas a la defensa francesa. El Rennes quiso presionar arriba, pero el Arsenal encontró tanto espacios entre líneas como a la espalda de la defensa. Así que se plantó en el área con relativa facilidad, normalmente atacando por fuera para finalizar por dentro. Así Aubameyang abrió la lata a los cinco minutos, al culminar un centro de Ramsey; y Maitland-Niles amplió la ventaja al cuarto de hora al rematar un centro del propio internacional gabonés. Aunque el Rennes logró frenar la sangría y mejoró, sobre todo en el arranque del segundo tiempo, no pudo evitar la derrota en Londres. M’Baye Niang se topó con la madera en el minuto 47 y el Arsenal reculó, pero la entrada de Iwobi y Mkhitaryan dotó de energía al ataque gunner en la recta final. Una jugada del nigeriano originó el 3-0 definitivo. Iwobi condujo por dentro, esperó el momento oportuno para combinar con Kolasinac y el internacional bosnio sirvió en bandeja el gol a Aubameyang, la gran estrella de la noche. Los intentos desesperados del Rennes en la recta final le hicieron soñar con una prórroga que nunca llegó. Los de Stephan se mantuvieron fieles a sí mismos, generaron ocasiones de peligro y desplegaron el fútbol ofensivo que tanto ha gustado en la Europa League, pero se terminaron despidiendo del torneo en octavos de final. T.M.

Arsenal's Ainsley Maitland-Niles celebrates scoring their second goal during the UEFA Europa League match at the Emirates Stadium, London Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858 14/03/2019
Ainsley Maitland-Niles celebra el segundo gol de la noche. Foto: Focus Images Ltd.

La eliminatoria que recuperó a Gerard Moreno

Fue plácida la vuelta para el Villarreal. Sólo pudo torcérsele en los primeros diez minutos, cuando Serdar Azmoun se plantó en dos ocasiones solo ante Andrés Fernández pero no acertó en ninguna de las dos. El iraní jugaba solo arriba por la ausencia a última hora de Dzyuba, y aunque en teoría contaba con los apoyos en tres cuartos de Driussi y Shatov en un 3-4-2-1 más ofensivo, nunca estuvo suficientemente asistido. El Villarreal planteaba exactamente el mismo dibujo, con Gerard Moreno y Fornals por detrás de Bacca, y en su caso sí le funcionó para activar a sus hombres más adelantados. El colombiano y el catalán se intercambiaron los roles de finalizador y asistente en los dos tantos de la victoria. Para el ex del Espanyol, esta eliminatoria ha sido balsámica y le ha recuperado para la causa. No marcaba desde diciembre y ha visto portería en los dos cruces frente al cuadro de San Petersburgo. De nuevo, como ocurriera en Rusia, llamó la atención la poca agresividad sin balón de los de Semak, que parecieron asumir una inferioridad técnica que en la previa nadie anticipaba de forma tan exagerada. Dio la sensación de que el decimoséptimo de la liga española estaba muy por encima del líder de la rusa. A.T.

Jonas despierta al Benfica justo a tiempo

No sonó la campanada del Dinamo de Zagreb en Da Luz. Será el Benfica el conjunto que avance a los cuartos de final tras una prórroga que los lisboetas resolvieron a base de golazos. Antes, durante los primeros 45 minutos, aparecieron para las águilas los mismos fantasmas que en Zagreb y los de Bruno Lage volvieron a parecer un equipo plano y sin ideas. Fue tras el descanso, con la entrada de Jonas Gonçalves primero y Joao Felix después, que el conjunto encarnado logró encontrar su juego y recordar que para pasar la eliminatoria debía disparar e intimidar la portería de Livakovic. El veterano delantero brasileño, que apenas estaba contando para su técnico, promedia un gol o una asistencia por partido en Portugal: Lage le dio medio encuentro y Jonas se las apañó para fabricar un tanto que hasta antes de su entrada el Dinamo había hecho parecer imposible. Acaba aquí la histórica andadura del equipo de Zagreb, pero no será el último cruce europeo de Dani Olmo. Por las botas del de Terrassa pasaron todas y cada una de las acciones de peligro de los suyos, entre ellas el penalti que transformó Petkovic en la ida y al que se agarró su equipo toda la eliminatoria. Tampoco será la última vez que veamos a los chicos de Bjelica, que dominaron el cruce futbolística y anímicamente durante 135 minutos y sólo bajaron los brazos cuando los golazos de Ferro y Grimaldo, las dudas de Livakovic y la expulsión de Stojanovic convirtieron una gesta estoica en un imposible. El fútbol croata sigue dando razones para el optimismo. E.M.

Festín de Giroud en Kiev

El 8-0 global del Chelsea ante el Dinamo de Kiev ha pasado algo desapercibido ante la trepidante emoción de los cruces más igualados, pero refuerza al equipo de Maurizio Sarri como firme candidato al título. El conjunto londinense no se conformó con el 3-0 cosechado en la ida y aplastó al Dinamo en la capital ucraniana gracias al acierto rematador de Olivier Giroud. El delantero francés marcó tres de los cinco goles de los ingleses para celebrar la enésima llamada de Didier Deschamps con la selección gala en un momento en el que apenas goza de protagonismo en el Chelsea. La falta de gol en la Premier (1 tanto en 20 partidos disputados a estas alturas de curso) y el aterrizaje de Higuaín han reducido sus minutos con el cuadro blue y convierten la Europa League en su principal escaparate para reivindicarse. No se puede decir que no esté aprovechando la competición: ha marcado nueve goles en nueve partidos. T.M.

Olivier Giroud of Chelsea during the UEFA Europa League match at Stamford Bridge, London Picture by Steve O'Sullivan/Focus Images Ltd 07572544769 07/03/2019
Olivier Giroud castigó la defensa del Dinamo de Kiev en el encuentro de vuelta. Foto: Focus Images Ltd.

Milik y Meret frustran el intento del Salzburgo

El historial reciente del Salzburgo en Europa invitaba a respetar una mínima posibilidad de remontada pese al 3-0 en San Paolo. Sin Junuzovic, Schlager y Pongracic, el técnico alemán apostó por la juventud del húngaro Szoboszlai para arropar a Mwepu, y por Minamino como acompañante de Dabbur en ataque. Sin embargo, el intento de agitación inicial austríaco fue por disipado por Milik al cuarto de hora, gracias a un remate extraordinario en el área aprovechando otro ejemplo de falta de contudencia defensiva local, copando así el objetivo principal del cuadro partenopeo. Con Mertens en el once en detrimento de Insigne (lesionado en el calentamiento), el tanto del delantero polaco eliminaba cualquier posibilidad de prórroga y obligaba a los austríacos a marcar cinco goles. Sin embargo, en un error de Allan en la salida de balón, Dabbur dejó sentado a Chiriches para empatar. Fue la chispa que empezó a desatar la producción ofensiva de los toros rojos. Antes de acabar la primera parte, Onguéné y Minamino ya pudieron voltear el marcador después de que Fabián estrellara un zurdazo en la madera. En la reanudación, con la entrada de Gulbrandsen, el Salzburgo volvió a sacudir el partido percutiendo por las bandas. De esa manera encontró el segundo, pero la experiencia napolitana salió al rescate. La lesión de Chiriches enfrió fugazmente la efervescencia del Salzburgo tras el 2-1. En mitad del bombardeo, Meret volvió a frustrar -como en el duelo de ida- los intentos del campeón austríaco, al que le iban a faltar dos goles para culminar una nueva gesta pese a cumplir con sus promedios. Dabbur hizo temblar la portería con un escorzo, y en el tiempo añadido -sin margen-, Leitgeb puso el estéril y definitivo 3-1. Cayó con la cabeza alta, a cinco minutos de poner en jaque a un Nápoles que, aún cayendo derrotado, impuso un mayor dominio en las áreas en el cómputo global y seguirá dando sentido a la temporada más allá de la Serie A. D.F.

Textos de Axel Torres (A.T.), Dani Fernández (D.F.), Carlos Rosende (C.R.), Enrique Montesano (E.M.), Albert Fernández (A.F.) y Tomàs Martínez (T.M.). Foto de portada: www.realbetisbalompie.es.

Related posts

2 comments

Salvo las eliminatorias de Chelsea y Villarreal, muy interesantes y emocionantes los cruces de octavos en la EL 2019. A ver qué depara el sorteo porque se puede preveer una final entre clubes con mucho empaque, como la anterior final entre Ajax y Man Utd.

Deja un comentario

*