8 historias de la semana en la Europa League

Chelsea Dynamo Kiev Pedro Focus

El mejor Villarreal de la temporada

Cuando parecía imposible que sucediera, ante un rival de entidad y con tres finales por la permanencia en La Liga en el horizonte, el conjunto de Javi Calleja dio una clase maestra en San Petersburgo. No sólo ganó 1-3: mandó, quiso tener la pelota en campo contrario, acumuló varias posesiones de balón de más de un minuto y se expresó con una superioridad insultante. Y aunque le facilitó el trabajo el decepcionante planteamiento del cuadro ruso, que no presionaba arriba, defendía muy atrás y fiaba todo su potencial ofensivo al juego directo, es extraordinariamente meritorio lograrlo en un contexto en el que desde fuera se señalaba esta competición como un estorbo y la propia alineación no ocultaba que la prioridad para el club residía en el duelo ante el Levante del fin de semana. El choque estuvo plagado de buenas noticias también en cuanto a rendimientos individuales: Manu Morlanes firmó su actuación más completa en la élite y la redondeó con un gol fabuloso; Gerard Moreno anotó su primer tanto desde diciembre con un giro de cuello que recordó a su mejor versión, y Samu Chukwueze se exhibió con un repertorio de recursos técnicos que complican aún más comprender por qué se está quedando fuera tantas veces de los onces titulares. Si no supiéramos cómo está siendo la temporada amarilla, diríamos que los castellonenses presentaron ante el Zenit su candidatura al título de la Europa League. A.T.

El Sevilla sigue negado

La Europa League siempre es un refugio para el Sevilla: el cinco veces campeón veía en el partido ante el Slavia de Praga la oportunidad de reconducir un camino emocional que se ha truncado en los últimos episodios de Copa y Liga. Sin embargo, cuando un equipo pierde la fortuna es realmente difícil recuperarla. En realidad era difícil imaginar un escenario mejor para el conjunto de Pablo Machín cuando a los 24 segundos de partido Banega presionó, robó y cedió un pase a Ben Yedder que, como de costumbre, no perdonó ante la meta checa. El gol hispalense no hizo bajar los brazos a los centroeuropeos y, poco después, un disparo de Miroslav Stoch, tras rebotar en Rog, superó a Vaclick. Ahí empezó a cerrarse la sonrisa del sevillismo. Precisamente el jugador eslovaco, autor del gol del empate, empezó a liderar a los suyos en zona ancha, siempre con la ayuda del talentoso y sacrificado Thomas Soucek. Las dudas de la afición del Sánchez Pizjuán en su entrenador se disiparon, al menos por un rato, tras marcar Munir un sensacional gol creado en la pizarra de Pablo Machín tras un saque de esquina. Pero ese gol tampoco iba a amansar a los checos que, tras un saque de esquina, iban a empatar en una increíble carambola que finalizó en el empate a dos. Para entender la rareza del gol basta decir que su autor, Kral, estaba mirando hacía otro lado mientras el esférico se colaba en la escuadra de Vaclick. Para aquellos que crean en las malas energías, hay que decir que en esa acción, además, se iba a lesionar el guardameta checo. El segundo tiempo fue un monólogo local: Munir, Sarabia y Ben Yedder pudieron marcar pero fallaron claras ocasiones. Trapisovsky, el entrenador visitante, dio minutos al goleador internacional Milan Skoda para intentar dinamitar la eliminatoria en el tramo final. El resultado se quedó en empate a dos tantos y Praga decidirá un cruce que ahora mismo pasa más por la dinámica y la fe que por aspectos más técnicos, al menos para el Sevilla. A.F

La expulsión de Sokratis lo cambió todo

La superioridad del Arsenal en su visita al Rennes era manifiesta. El equipo de Unai Emery entró de maravilla en el choque y templó el ambiente de un público enfervorecido nada más empezar con un tanto de Iwobi en un aparente centro que se envenenó hasta tocar el palo y colarse en el fondo del arco defendido por Koubek. El Arsenal encontró en la banda izquierda una vía muy clara hacia el área rival, con Iwobi apareciendo en el pico del área y Monreal percutiendo por fuera ante la pasividad de Ismaila Sarr. Nadie ayudó al lateral derecho, Zeffane, y el Arsenal se ensañó para producir un buen puñado de ocasiones de gol. La más clara la tuvo Mkhitaryan, precisamente activado por un pase de Iwobi desde la izquierda. Sin embargo, el Rennes no perdió la cara al choque y castigó el ímpetu de Sokratis, que vio la segunda amarilla poco antes del descanso. El defensa griego cortó el avance de Sarr, asistido por Ben Arfa, y la falta en la frontal que derivó en su expulsión terminó en el gol del empate. Bourigeaud disparó contra la barrera, pero luego la pelota le cayó perfecta para empalmarla al fondo de la red. En un minuto, la expulsión y el gol del empate viró la dirección del encuentro. Con 10, Mkhitaryan se pasó toda la segunda mitad defendiendo como lateral derecho y el Arsenal achicando agua ante el ímpetu del cuadro bretón. El Rennes encerró a los gunners en su área, encontró espacios en la frontal para que Bourigeaud filtrar el pase decisivo y conectó con frecuencia con Hatem Ben Arfa, un torbellino con libertad para recibir entre líneas. La velocidad de Sarr también castigó a Monreal, protagonista accidental del 2-1 al desviar un centro de Zeffane al fondo de su red. Aunque el Rennes no se conformó con solo ganar el partido, sino que olió la sangre y buscó un resultado más amplio. Lo encontró en un contragolpe académico en el que Lea Siliki asistió a Sarr a falta de dos minutos para el final. T.M.

Sokratis Papastathopoulos of Arsenal scores to make it 3:0 on the night during the UEFA Europa League match at the Emirates Stadium, London Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714 21/02/2019
La expulsión de Sokratis marcó el desarrollo del Rennes-Arsenal. Foto: Focus Images Ltd.

Regusto amargo en Mestalla

Dominó el Valencia la Krasnodar en la primera media hora de juego. Arrolló al equipo ruso a base de una circulación fluida, con Dani Parejo al mando de las operaciones en la medular y un Rodrigo tan soberbio como indetectable entre líneas. El futbolista hispanobrasileño, particularmente inspirado, se convirtió en un quebradero de cabeza para la zaga del Krasnodar e hizo estallar de alegría a la parroquia ché con dos golazos en los primeros 25 minutos. Poco después, sirvió en bandeja a Gameiro una oportunidad franca para anotar el tercer gol de la noche. El delantero francés, no obstante, perdonó ante Safonov y el Krasnodar se agarró a la eliminatoria con uñas y dientes. El cuadro ruso empezó a ganar metros, se estiró antes del descanso y amenazó con un cabezazo peligrosísimo de Spajic en el tiempo de descuento. La misma dinámica se mantuvo en el segundo tiempo. El Valencia reculó, el Krasnodar se instaló en la frontal del área de Neto y acabó encontrando su recompensa con un gol de Claesson en una acción en la que el atacante sueco ganó la espalda de Piccini con excesiva facilidad. El Valencia tardó en reaccionar al tanto del elenco verde y aunque apretó en los últimos diez minutos viajará a Rusia con un margen estrecho y un gol en contra que dota de gran emoción el duelo de vuelta. T.M.

El Nápoles prolonga la pesadilla del Salzburgo a domicilio

No encontró mejor medicina el equipo partenopeo tras la derrota ante la Juventus en Serie A: un abultado triunfo ante el campeón austríaco en el mismo escenario (3-0). Dos equipos bajo el mismo lema, el de aferrarse a Europa como objetivo para dar sentido al resto de la temporada, brindaron un bonito espectáculo que no deja cerrada la eliminatoria pese al resultado final. Los goles de Milik, Fabián y Onguéné, en propia portería, obligan al Salzburgo -una vez más- a remontar en su estadio la próxima semana si quiere seguir vivo. Como ya le sucedió ante la Lazio hace un año y recientemente frente al Brujas, demostrando su capacidad de reacción. En esta ocasión, sin embargo, los toros rojos austríacos se quedaron sin marcar por primera vez a domicilio en competición continental esta temporada. Y no fue por falta de oportunidades, a pesar de sus numerosas imprecisiones. Sobre todo, en la segunda parte, con la entrada de Gulbrandsen, cuando el noruego dispuso de hasta tres opciones en el área, todas ellas abortadas por Meret. La verticalidad y el acierto de cara a portería del equipo italiano obtuvo un edulcorado premio dada la inconsistencia defensiva mostrada por ambos, que acabó castigando sólo a los visitantes. Los pupilos de Ancelotti supieron explotar el factor cancha, y pese a la producción ofensiva de su rival, volvieron a dejar la portería a cero por duodécimo partido de los 20 disputados en San Paolo este curso. Con este resultado también se prolonga la pesadilla del campeón austríaco ante equipos transalpinos: no ha podido marcar en nueve de sus 15 envites frente a conjuntos italianos, ganando sólo cuatro de ellos. Después de haber sumado su tercer pleno en la fase de grupos de la Europa League (récord de la competición), esta derrota a domicilio supone la tercera en seis partidos oficiales desde que regresó del parón invernal. Koulibaly y Schlager, apercibidos, vieron cartulina amarilla y se perderán el duelo de vuelta. D.F.

El Eintracht Frankfurt se queda sin marcar

Por cuarta vez desde que empezó la Bundesliga, el Eintracht Frankfurt dejó la portería a cero. Solo lo habían logrado tres equipos: el Hertha, el Bayern y el RB Leipzig. El Inter fue capaz de maniatar el poderío ofensivo de la revelación de la temporada en el fútbol alemán, que alineó a su pareja de delanteros titular. Entre Haller y Jovic suman 38 goles entre todas las competiciones, pero no pudieron incrementar sus registros goleadores a costa de un Inter que propuso una alineación repleta de titulares, incluido Handanovic bajo palos. De hecho, quien estuvo más cerca de romper el 0-0 final fue el cuadro italiano, que dispuso de un lanzamiento desde los once metros para abrir la lata. Sin embargo, Trapp le negó el tanto a Marcelo Brozovic en la primera mitad. La poca contundencia de cara a portería puede preocupar al Inter de cara al partido de vuelta, pues a falta de solucionar la situación de Icardi la amarilla que vio Lautaro Martínez le impedirá disputar el segundo choque ante el Eintracht en Milán. T.M.

Paulo Dybala of Juventus and Marcelo Brozovic of Inter during the Serie A match at Juventus Stadium, Turin Picture by Antonio Polia/Focus Images Ltd +393473147935 07/12/2018
Marcelo Brozovic falló un penalty. Foto: Focus Images Ltd.

Pedro despeja el camino para el Chelsea

El Chelsea, sin Hazard, Kanté, Higuaín o Rüdiger de inicio, avasalló a un Dinamo de Kiev tierno hasta el extremo sobre el césped de Stamford Bridge. La verticalidad de Pedro y las excelentes prestaciones de Giroud jugando de espaldas sirvieron a los hombres de Sarri para acogotar al conjunto ucraniano desde el pitido inicial. El primer gol llegaría en el minuto 17, con estos dos futbolistas como protagonistas en el interior del área. En carrera, el extremo español tocó sobre Giroud, y el delantero galo firmó una de las asistencias más bellas de cuantas se han dado hasta la fecha en la presente edición de la Europa League. El ex del Arsenal fijó a Shabanov, calculó la velocidad de su compañero e impulsó el balón con el tacón entre las piernas de su marcador para hacérselo llegar. Libre de marca delante de Boyko, Pedro subiría el 1-0 al electrónico. Khatskevich no encontraba la manera de despertar a un equipo entregado al trabajo defensivo, aunque en la ejecución su colectivo no pasase del aprobado raspado. Huérfanos de una referencia en punta capaz de inquietar al contrario al no poder contar con Fran Sol, baja por lesión para los dos próximos meses de competición, los ucranianos fiaron su fortuna en Londres a su capacidad para soportar el asedio. La complicada resistencia del Dinamo tan solo encontró alivio en la falta de puntería de los blues. Sin embargo, ya en el segundo tiempo, los ingleses sí estuvieron atinados: los tantos de Willian, ejecutando magistralmente un libre directo, y de Hudson-Odoi, aprovechando el mal balance defensivo de los visitantes tras un espléndido envío al espacio de Pedro desde la banda derecha, permiten encarrilar el pase a los cuartos de final del actual sexto clasificado de la Premier League. Cuando el Dinamo quiso arriesgar ya era demasiado tarde. C.R.

Zagreb desnuda al “Baby Benfica”

Con siete sub-23 salió de inicio Bruno Lage en el Estadio Maksimir de Zagreb. Podía intuirse como una apuesta por el descaro y la versatilidad en el juego, pero el Benfica mostró de todo menos eso. Con Gedson Fernandes y Krovinovic en las bandas, los lisboetas pecaron de un juego planísimo que repetía innumerables pases entre los pivotes y los laterales/extremos sin que nadie se girara nunca y sin una pizca de profundidad. Las únicas oportunidades de peligro vinieron en los primeros minutos con centros laterales, pero tras la lesión de Seferovic, momento en el que Lage debió arrepentirse de dejar a Jonas en casa, toda propuesta de juego lisboeta se esfumó. Y fue todo mérito del Dinamo. Los locales fueron nítidamente superiores y marcaron los compases del juego durante todo el encuentro. Los de Bjelica esperaron atrás, mordieron las recepciones interiores con un auténtico partidazo de Sunjic, que junto con Leovac se perderá la vuelta por sanción, y transformaron cada paso adelante del Benfica en un contragolpe peligroso. Una pillería de otro joven talento, Dani Olmo, provocó un penalti innecesario por parte del capitán encarnado Rúben Dias que anotó un gran Petkovic. Desde entonces los visitantes apenas intimidaron a Livakovic. Los croatas pudieron aumentar incluso su ventaja en los últimos minutos, cuando se atrevieron a subir las líneas y descubrieron que las águilas no podían detener las internadas de Olmo, Orsic y Kadzior. Mucho tienen que cambiar las cosas para que el Benfica encuentre con más frecuencia y en mejores posiciones a hombres como Joao Felix y para que el Dinamo no de una de las mayores alegrías de su historia a los aficionados agramitas. E.M.

Dani Olmo ha ganado protagonismo en la recta final de la temporada. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Dani Olmo provocó el penalty que inclinó la balanza en el Maksimir. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Textos de Axel Torres (A.T.), Dani Fernández (D.F.), Carlos Rosende (C.R.), Enrique Montesano (E.M.), Albert Fernández (A.F.) y Tomàs Martínez (T.M.). Foto de portada: www.realbetisbalompie.es.

Related posts

3 comments

Me han sorprendido enormemente los resultados de la Europa League. Esperaba mucho de Benfica y Salzburgo, y muy poco del Villarreal. Esto sólo confirma que sigue siendo una competición emocionante
Gran artículo

La Liga Europa (me gustaba más el nombre de Copa UEFA) siempre me ha parecido una competición especial.
Por el hecho de ser una competición continental y por la cantidad y calidad de clubes participantes debería ser considerada la segunda competición más importante de Europa. Sin embargo ser campeón de La Liga, la Premier League, el Calcio o la Bundesliga se considera más prestigioso que conseguir el segundo cetro continental. Y mediáticamente ha sido vapuleada en muchas ocasiones considerándola como un consuelo para equipos grandes que no han conseguido sus objetivos en competiciones más prestigiosas.

Pero lo cierto es que no hay mejor baremo para medir el nivel medio de las ligas europeas, y además es donde podemos ver a muchos campeones de Liga y Copa de muchos países que no tienen sitio en la Champions League.

Con todo yo le daría una vuelta: Aparte del nombre, la reservaría para los equipos mejor clasificados en las distintas ligas dejando para la Champions a los campeones de Liga y Copa, mas los campeones de la propia Champions, Copa UEFA y Mundial de Clubes, así sería realmente una “Liga de Campeones”. Se jugaría en miércoles alternos a los de la Liga de Campeones para que la competición principal no se “comiera” mediáticamente las previas de todos los partidos como ahora. Sin liguilla, todas las rondas a eliminatorias ida y vuelta. Y “todos” los equipos eliminados de Champions caerían a la siguiente ronda de la Copa UEFA hasta quedar ocho. Ahí se incorporan primero, segundo y tercero de cada grupo de Champions para formar los 1/16 de final.

Por último al campeón lo clasificaría para el Mundial de Clubes… otro Mundial de Clubes, claro…

Deja un comentario

*