El Arsenal también acribilla al Valencia en Mestalla

Pierre-Emerick Aubameyang of Arsenal celebrates scoring to make it 1-4 against Fulham during the Premier League match at Craven Cottage, London
Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919
06/10/2018

La primera oportunidad que cazó Aubameyang terminó en el fondo de la red. El delantero gabonés, insaciable de cara a portería, se inventó un gol de la nada cuando más sufría el Arsenal en Mestalla. En un guion prácticamente calcado al del encuentro de ida, el Valencia había desnudado las carencias del cuadro gunner con una facilidad inusitada. La defensa del área no transmitía seguridad alguna y Maitland-Niles pedía ayuda a gritos antes la acometidas de Guedes y Gayà buscando permanentemente el dos contra uno en la banda izquierda. El Valencia había salido con determinación en busca de una remontada que le permitiera regresar a una final europea quince años después y puso contra las cuerdas al Arsenal con su portentoso arranque, pero los de Unai Emery se encomendaron a que la dinamita explotara una vez el propio Valencia prendió la mecha de un chispazo. Adelantó las líneas y a menudo la pareja de centrales quedó expuesta ante los dos delanteros, tan móviles como indetectables en sus movimientos. La primera, acabó en gol. Un balón largo que peleó Lacazette con Gabriel, dos saltos menos contundentes de lo debido por parte del central brasileño y un ligero movimiento de Aubameyang para ubicarse en el espacio abierto en el momento en el que Garay titubeó por si debía socorrer a su pareja en el eje de la zaga. El gabonés recogió la pelota y empató el tanto inicial de Gameiro. Ni veinte minutos necesitó el Arsenal para dejar su sello en el marcador de Mestalla.

Valencia 2 (Gameiro 11′, 58′)
Arsenal 4 (Aubameyang 17′, 69′, 88′, Lacazette 50′)

Valencia vs Arsenal - Football tactics and formations

El zapatazo de Aubameyang despertó al Valencia de su partido hasta entonces de ensueño. Le estampó un cubo de agua fría, helada, en pleno rostro sin previo aviso y destempló por completo los ánimos del conjunto ché, que había dominado el cuarto de hora inicial del encuentro. Las incorporaciones de Gayà entrando en carrera desde la izquierda, unidas a la constante actividad de Guedes, habían castigado la fragilidad defensiva de Maitland-Niles. Por esa zona habían llegado las mejores ocasiones del partido, incluido el 1-0 obra de Gameiro tras un pase de Rodrigo, pero a los de Marcelino no les bastó para levantar la eliminatoria. Parejo marcó los tiempos en la medular, pero tuvo que dirigir todos los ataques valencianistas hacia el sector izquierdo dada la inoperancia ofensiva de Wass y Piccini, poco profundos en el flanco derecho. Sin embargo, lo que realmente dejó herido al Valencia fue el 1-1 y la permanente sensación de peligro que transmitían tanto Aubameyang como Lacazette en cada contacto con el cuero. El delantero francés, siempre presente entre líneas, no se cansó de dar toques en tres cuartos para estirar los ataques del Arsenal. Cada pase de más hurgaba en la herida del Valencia, necesitado del balón para no sufrir ante la latente amenaza de la pareja de delanteros gunner. Lacazette en ocasiones hasta asumió las responsabilidades de Özil para enlazar al centro del campo con Aubameyang y el gabonés estiró de la defensa hacia las bandas para separar a los dos centrales. Abrió boquetes a placer y desnudó a una defensa que no fue más expeditiva que en Londres pese al regreso al 4-4-2 más clásico del Valencia.

Si al Valencia le costó reponerse tras el primer golpe, ya no pudo levantarse tras encajar el segundo. Nada más reanudarse el juego tras el descanso, apareció Lacazette para ajusticiar el último representante español en liza en la Europa League. Aubameyang ganó una pugna con Gayà a campo abierto e inició una transición que culminó Lacazette después de que varias ayudas defensivas del Valencia no lograran arrebatarle el balón. El 1-2, que obligaba al Valencia a vencer por tres goles de diferencia, convirtió la remontada en misión imposible. Los de Marcelino claudicaron, impotentes ante la efectividad de la pareja de delanteros del Arsenal, que no brindó la más mínima concesión ante cualquier error de la retaguardia ché. La entrada de Soler por Piccini amagó con revitalizar el encuentro, pues en seguida llegó el 2-2 de Gameiro tras una buena jugada colectiva, pero el Valencia ni siquiera se sintió capaz de ganar el partido de vuelta para maquillar su despedida de la segunda competición continental.

Head coach, Unai Emery pictured during Sevilla training ahead of the Europa League final at St. Jakob-Park, Basel Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 17/05/2016 ***UK & IRELAND ONLY*** EXPA-FEI-160517-0121.jpg
Unai Emery disputará su cuarta final de la Europa League. Foto: Focus Images Ltd.

Con una frialdad casi robótica, Aubameyang culminó un hat-trick con otros dos goles en la última media hora que tiñeron de rojo el último choque del Valencia en la Europa League. El gabonés se anticipó en el primer palo para rematar un centro de Maitland-Niles desde la derecha y fusiló a Neto con un disparo potentísimo casi en el descuento tras una precisa asistencia de Mkhitaryan para completar una noche europea para el recuerdo y certificar la clasificación para su primera final internacional. El próximo 29 de mayo, el Arsenal se cruzará en Bakú con el Chelsea en la primera final de la Europa League que enfrentará a dos equipos de la misma ciudad. Será la primera final continental para el Arsenal desde que cayera en París ante el Barcelona en su mejor actuación en la Champions League y la oportunidad para que Unai Emery logre un título que se le resistió a Wenger en más de dos décadas al frente del banquillo gunner y se corone campeón de la Europa League por cuarta vez en su carrera. Con Aubameyang y Lacazette a su mejor nivel, en una sociedad cada vez más lubricada a medida que comparten minutos sobre el terreno de juego, el Arsenal se puede permitir soñar con con ampliar su palmarés internacional. Marcar le cuesta mucho menos esfuerzo que a la mayoría de clubes europeos. Aunque mucho tienen que brillar Lacazette y Aubameyang para que el lastre de las concesiones de su línea defensiva no les termine hundiendo en el fondo del mar en la cita menos oportuna.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Por fin un partido serio de Xhaka, aunque un equipo que aspira a lo que aspira el Arsenal debe buscar un mediocentro que haga partidos así o mejores cada fin de semana. Pocas parejas de delanteros se entienden tan bien como Auba y Lacazette, dos genios de los espacios y las transiciones.

Muy buen artículo, como siempre. Se le concede cierto favoritismo al Chelsea pero yo no estoy de acuerdo, yo auguro una final muy igualada y, si tuviera que decantarme por uno de los dos, lo haría por los gunners.

Para acabar una pequeña corrección, al principio del último párrafo decís que “El gabonés se anticipó en el primer palo para rematar un centro de Maitland-Niles desde la derecha y fusiló a AUBAMEYANG con un disparo potentísimo casi en el descuento tras una precisa asistencia de Mkhitaryan para completar una noche europea para el recuerdo y certificar la clasificación para su primera final internacional”, cuando en realidad fusiló a Neto.

Responder a keta Cancelar respuesta

*