Una revolución insuficiente

Danny Welbeck of Arsenal during the FA Community Shield match at Wembley Stadium, London
Picture by Liam McAvoy/Focus Images Ltd 07413 543156
06/08/2017

El Arsenal volvió a golpear en los momentos oportunos y volvió a derrotar al Milan en la vuelta de los octavos de final de la Europa League. El conjunto gunner supo administrar la ventaja ante el cuadro rossonero, que revolucionó su alineación en busca de una remontada improbable en suelo londinense. Gattuso cambió el esquema, acompañó a Cutrone con André Silva, que venía de marcar su primer gol en la Serie A ante el Genoa, y a cambio sacrificó a un centrocampista. El cariz ofensivo de su alineación también se hizo evidente en la obligada elección de Fabio Borini como lateral derecho ante las múltiples bajas transalpinas en dicha demarcación. Sin embargo, no bastó para cambiar el rumbo del partido ni aplastar al Arsenal hacia el área defendida por Ospina.

Arsenal 3 (Welbeck 39′, 86′, Xhaka 71′)
Milan 1 (Çalhanoglu 35′)

Milan vs Arsenal - Football tactics and formations

Milan y Arsenal prácticamente calcaron el guion del arranque del partido de ida. El conjunto italiano saltó al césped con agresividad y quiso presionar arriba para provocar pérdidas en la salida de balón gunner, que poco a poco fue encontrando vías para perforar el centro del campo visitante. Pese a la lesión de Koscielny, sustituido a los diez minutos, el Arsenal no se expuso a demasiadas pérdidas delicadas en su propia parcela. Todo lo contrario ocurrió en el bando milanista, algo revolucionado, cada vez con más dificultades para combinar. Al Milan le costó conectar con André Silva en los primeros compases y tampoco activó a Çalhanoglu o Suso entre líneas. Así perdió reiterados balones en la medular que permitieron correr al Arsenal, que amenzó la portería de Donnarumma con varios remates. Los gunners insistieron en buscar la espalda de Borini, punto débil de la zaga visitante, y encontraron espacios en ambos flancos para desbordar la retaguardia italiana.

El partido implosionó en una jugada aislada. Hakan Çalhanoglu justificó su titularidad en un partido tan relevante con un zapatazo marca de la casa. El centrocampista turco recibió el balón muy lejos del área gunner, levantó la cabeza y armó el disparo. Çalhanoglu dispuso de tiempo y espacio para cargar el cañón de su pierna derecha antes de que Xhaka le tapara el ángulo de tiro y clavó el balón lejos del alcance de David Ospina. No intervino mucho en la elaboración, pero demostró su capacidad para incidir en el electrónico gracias a su golpeo de balón. El Milan se adelantó y puso en jaque al Arsenal, pero la amenaza italiana apenas duró un par de minutos. El Arsenal se volcó hacia el área de Donnarumma y el colegiado le regaló un penalti tras un piscinazo de Danny Welbeck delante del juez de área. El propio Welbeck transformó el lanzamiento desde los once metros, en un gol que desquició al Milan. Los pupilos de Gattuso se perdieron entre protestas y tarjetas amarillas y el Arsenal estuvo cerca de aprovechar el impulso del empate para sentenciar la eliminatoria antes del descanso. El chispazo de Çalhanoglu incendió el partido de vuelta.

Tras el intercambio de golpes del final del primer tiempo, el Arsenal se propuso enfriar los ánimos en la reanudación. Creció la importancia de Wilshere, en constante movimiento en la base de la jugada para intervenir lo máximo posible en el juego. Pero el reloj apremiaba al Milan, que pasado el minuto 55 enlazó varios minutos instalado en campo rival. Los de Gattuso empezaron a bombardear el área local con centros laterales en busca de la cabeza de sus dos delanteros. A base de insistencia, de cantidad de intentos, el Milan dejó algunos rasguños al entramado defensivo gunner con balones cruzados desde los flancos. Cutrone dispuso de un par de remates peligrosos, pero fue el Arsenal quien asestó el golpe definitivo con un zurdazo de Xhaka que Donnarumma no pudo blocar. El disparo del mediocentro suizo botó delante del portero italiano, que no repelió el lanzamiento, sino que lo desvió hacia el fondo de su propia red.

Donnarumma.
Donnarumma falló en el 2-1 de Xhaka. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

El Milan claudicó con el segundo gol del Arsenal y bajó los brazos en la recta final. A merced del cuadro local, Welbeck puso la guinda a la eliminatoria con un remate de cabeza en los últimos cinco minutos del encuentro. El Arsenal aprobó con nota un examen complicado como era el doble enfrentamiento contra el Milan, que solo ha perdido dos partidos en 2018. Ambos contra el equipo de Arsène Wenger. El conjunto londinense sigue vivo en la Europa League, el clavo al que puede aferrarse en la recta decisiva del curso. A doce puntos de la cuarta posición en la Premier, la competición continental es la última esperanza del cuadro de Arsène Wenger este curso. Todo un aliciente para el técnico alsaciano, que a sus 68 años nunca ha ganado un torneo internacional con el Arsenal.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*