La redención de Kepa

Kepa Arrizabalaga goalkeeper of Chelsea saves his first penalty during the UEFA Europa League Semi-Final match at Stamford Bridge, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
09/05/2019

Dos paradas decisivas de Kepa en la tanda de penaltis disputada por el Chelsea y el Eintracht para decidir el nombre y los apellidos del segundo finalista de la Europa League 2018/19 sirvieron para comprar el billete de los azules con destino a la industrializada Bakú, donde les espera un vecino tan frágil en defensa como apabullante en los metros finales: el Arsenal de Emery, Lacazette y Aubameyang. El guardameta de Ondarroa acertó a detener los disparos de los visitantes Hinteregger y Paciencia, circunstancia bien aprovechada por un seguro desde los 11 metros como Hazard, autor del lanzamiento de la victoria en su más que probable despedida del jardín del Bridge. Aunque la ocasión invitaba a ello, esta vez los focos no apuntaron al belga; la realización televisiva centró su objetivo en el éxtasis del portero español. Meses después de protagonizar un acto de indisciplina en la final de la Copa de la Liga al negarse a ser sustituido en los últimos minutos de la prórroga contra el Manchester City (victoria skyblue en la tanda de penaltis), el vasco se reencontró consigo mismo deteniendo dos de los cinco lanzamientos ejecutados por los hombres de Adi Hütter. “Wembley es pasado y he aprendido de ello. Dije que lo sentía, pero siempre hay que mirar hacia adelante y estamos felices de estar en la final”, apuntó el ex del Athletic en la zona mixta de su estadio. Ahora, solventado a nivel interno un conflicto que hizo correr ríos de tinta en un momento delicado de la temporada para el club presidido por el magnate Abrahamovic, Kepa y Sarri estrechan sus brazos mientras disfrutan del dulce sabor de la victoria; al menos hasta la disputa de la gran final en suelo azerí.

El duelo entre aspirantes a la gloria europea se jugó a mil revoluciones: tan solo durante varios tramos del primer tiempo el Chelsea supo anestesiar al correoso conjunto alemán. Lo consiguió acumulando hombres en el perfil izquierdo, donde Da Costa, un carrilero más capacitado para pisar el área contraria que para proteger la propia, sufrió a la hora de frenar las precisas combinaciones entre Emerson, Loftus-Cheek, Hazard y Giroud. Ni siquiera las permanentes ayudas de Hasebe y la rectitud en la marca del argentino Abraham consiguieron amilanar al equipo inglés, dispuesto a bailar al son de Jorginho, el hombre llamado a marcar el tempo de la pieza musical sarrista. Cuando la pelota pasa por las botas del internacional italiano, corre tranquila, sin sobresaltos. Circula sin ansiedad. Tras respirar aliviados en el arranque gracias a una estirada prodigiosa de Kepa para repeler una volea antológica del mencionado Da Costa, los blues hicieron gala de su evidente superioridad técnica. David Luiz estaría a punto de anotar el 1-0 en un testarazo desviado por Hasebe bajo palos, y Loftus-Cheek, fantástico tanto en el cruce de ida como en el de vuelta, no se mostraría tan benévolo instantes después. El interior inglés recogió un pase de campanillas de Hazard a la espalda de la cobertura germana, penetró en el área y, libre de marca, ajustó su remate a la base del poste izquierdo de la meta defendida por Trapp. El gol se intuía determinante para torpedear la confianza de un Eintracht atrapado en la cadena de pases de Sarri, pero el paso por los vestuarios les permitió reescribir el guion.

Chelsea 1 (Loftus-Cheek 27′)
Eintracht Frankfurt 1 (Jovic 49′)

Chelsea vs Eintracht - Football tactics and formations

Los alemanes rompieron sus cadenas en los primeros compases del segundo tiempo. De pronto, comenzaron a acumular futbolistas en campo contrario para poder desplegar sus dos alas por los costados y localizar a Rebic entre líneas, siempre dispuesto a recibir, girarse y no enredarse en la búsqueda de la portería contraria. Aterrorizado ante la idea de jugar toda la segunda mitad en una marcha alta, el Chelsea quiso aplacar el frenesí de los visitantes, pero en el intento se topó con un tanto de Jovic en una jugada de tiralíneas en el balcón del área. Hasebe leería a la perfección el apoyo y Gacinovic haría lo propio con el posterior desmarque del punta serbio, quien recibió el esférico entre los centrales, encaró a Kepa y lo batió por abajo sin despeinarse. Como si de un juego de niños se tratase. El gol de la igualada nos dejó una imagen tan simbólica como poderosa: es tanta la fe depositada en el serbio por sus compañeros que el croata Rebic, como se aprecia en la fotografía, llegó a levantar los dos brazos celebrando el 1-1 antes de que el cuero fuese golpeado por su pareja en la punta del ataque. Con Jovic todos van al fin del mundo, porque presume de saber manejar las emociones en situaciones donde a otros les entra la duda. Él no conoce el vértigo o, de conocerlo, es un maestro a la hora de gestionar ese incómodo zumbido en los oídos. Solo así se explican los 10 goles anotados en Europa por el joven punta de Bijeljina y los 27 marcados, en total, entre todas las competiciones. Números absolutamente excepcionales.

Luka Jović of Eintracht Frankfurt scores during the UEFA Europa League Semi-Final match at Stamford Bridge, London Picture by Steve O'Sullivan/Focus Images Ltd 07572544769 09/05/2019
Rebic celebra el gol de Jovic antes de que el serbio dispare a portería (Foto: Steve O’Sullivan/Focus Images Ltd).

El 1-1 llevó el partido a las áreas. Las líneas de medios desaparecieron, los defensas comenzaron a rascar los tobillos de los delanteros, el nivel de intensidad se multiplicó y las oportunidades se sucedieron para los dos conjuntos. Se percibía el estrés, porque el hipotético tercer gol de la noche se antojaba decisivo, pero éste nunca llegó. Pudo anotarlo Giroud, si bien el galo no supo sacarle partido a una buena jugada coral de los suyos. También Gacinovic, probando fortuna desde media distancia. Nadie conseguía colocarle el cascabel al gato y el cansancio ya hacía mella en dos equipos exigidos tanto en lo físico como en lo mental. Fundidos Chelsea y Eintracht, los primeros echaron de menos la presencia del francés Kanté, lesionado el pasado fin de semana contra el Watford. La falta de energía parecía dispuesta a jugar un papel crucial en el desenlace final, pero finalmente no sería tan relevante. Los 90 minutos reglamentarios se cerrarían con sendos disparos de Zappacosta y Giroud que pusieron en aprietos a Trapp, incapaz de retener entre sus manos los últimos arreones de los locales. Por fortuna para él, Hinteregger lo barrió todo.

Así se llegaría a la prórroga, donde de nuevo reinó el caos. Con las baterías bajo mínimos, el pase a la gran final parecía moverse en márgenes muy estrechos. Tanto es así que cada acción defensiva se celebraba como un gol. Dos más que posibles tantos del espigado Haller, soberbio rematando el balón parado, encontrarían la oposición in extremis de David Luiz y Azpilicueta. La pelota, en ambos casos, ya había superado a Kepa y se dirigía hacia el fondo de la red. En esas dos acciones de estrategia, el delantero francés del Eintracht estaría a punto de sellar el billete de su equipo para Bakú, pero el don de la oportunidad de la defensa inglesa evitaría el desenlace más lógico. De la portería azul se pasó a la blanca. Allí, Trapp, errático de principio a fin, lograría sacarse de encima dos trallazos de Emerson y Zappacosta. También le puso freno a Azpilicueta con la complicidad del colegiado, pues el lateral derecho español le birló el balón de forma ilegal para introducirlo en el fondo de la red cuando el ex del PSG lo tenía sujeto con las dos manos. Sin tiempo para más, el finalista se decidió en la tanda de penaltis, donde Kepa alivió el error de ‘Azpi’ en el segundo lanzamiento. Primero repelió con las rodillas el disparo centrado de Hinteregger y luego se interpuso en el camino de Paciencia y el gol. Hazard hizo el resto. La gran final de Azerbaiyán espera a la vuelta de la esquina al principal favorito.

Kepa Arrizabalaga goalkeeper of Chelsea saves his second penalty and is mobbed by his team mates after winning the penalty shoot out during the UEFA Europa League Semi-Final match at Stamford Bridge, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 09/05/2019
Los futbolistas del Chelsea festejan juntos el triunfo (Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

7 comments

El partido de HInteregger absolutamente salvaje, cubriendo la espalda de los centrales de los flancos, barriendo todos los balones que llegaban a su zona, atento al corte y sin dudas ni en los contra balones ni en el balón aéreo. Si no hubiese sido Kepa el héroe, Sarri hubiese tenido pesadillas con él mucho tiempo.

Totalmente de acuerdo. En la transmisión que hicimos del partido para la redifusión de Movistar no nos cansamos de elogiarlo. A él y a Falette, que ha firmado una eliminatoria notabilísima y que parece un jugador muy interesante.

Totalmente, partidazo del central austríaco.

Gran Europa League del Eintracht, espero que consigan meterse en Champions en la Bundesliga.

Otro más producto del proyecto Red Bull. Zurdo, que no hay muchos a buen nivel, y además puede jugar como pivote. No sé si al Eintratcht le van a respetar mucho la plantilla este verano

Kepa ha sido muy criticado, principalmente a raíz del incidente de rebeldía con Sarri, pero en cuanto al rendimiento ha sido más que notable. En un Chelsea que no ha destacado en Premier ha sido uno de los porteros con más clean sheet de la temporada, en Europa League para dos penaltis para conseguir el pase a la final, y para mí, ha demostrado carácter, nada fácil porque no olvidemos que tiene 22 añitos.

Responder a Kamikaze Boy Cancelar respuesta

*