Pedro no cree en los milagros

Chelsea Pedro Focus

Pedro Rodríguez dejó vista para sentencia una eliminatoria de cuartos de final de competición europea participando en cuatro goles en menos de media hora. Y no dio la sensación de que ni él ni su equipo estuvieran dando una exhibición. El Slavia de Praga se lo puso demasiado fácil. Los checos regalaron la primera mitad con un cambio de sistema que no benefició a ninguno de sus jugadores y que despojó a su equipo de su rasgo más característico: la competitividad. Sorprendió especialmente por ser este Slavia un equipo de autor en el que predomina el trabajo táctico y colectivo sobre lo individual, pero para cuando Trpišovský quiso enmendar su planteamiento ya había encajado cuatro goles. Aún hubo tiempo para la sorpresa y la épica cuando el Slavia recuperó sus rutinas y puso contra las cuerdas a todo un gigante europeo. Pero fue demasiado tarde. Pedro había puesto rumbo a las semifinales.

Chelsea 4 (Pedro 5′, 27′, Deli p.p. 9′, Giroud 17′)
Slavia Praga 3 (Souček 26′, Ševčík 51′, 54′)

Chelsea FC vs SK Slavia Praga - Football tactics and formations

El encuentro, por tanto, estuvo marcado por la formación del Slavia. Como en la vuelta ante el Sevilla, Trpišovský trató de sorprender con una defensa de tres, pero los sorprendidos acabaron siendo sus propios jugadores. La idea tenía sentido: el Slavia buscó extremar su propuesta de presión llevándola hasta el área rival, donde Masopust, Ševčík y Traoré se emparejaban con los dos centrales y Kovacic, que actuó de pivote. Los carrileros tapaban a los laterales y los mediocentros a los interiores, pero a partir de ahí surgía el problema. En el 3×3 contra los talentosos delanteros del Chelsea, los centrales checos tenían las de perder. El idealista planteamiento de Trpišovský pasaba porque el balón no llegara hasta allí. Pero llegó y no paró de llegar.

Fue ahí donde apareció Pedro. El delantero canario mostró una sensibilidad especial para pisar el latifundio que se abría a la espalda de los mediocentros checos. Deli, el central que le marcaba, dudó siempre si debía perseguirle hasta allí y, para cuando se aclaraba, el balón ya había pasado por Giroud y acabado en el fondo de las mallas. El delantero francés se entendió a las mil maravillas con Pedro y se regalaron mutuamente dos goles, el primero y el tercero, en los que apenas pudo intervenir la defensa del Slavia. El 2-0 lo empujó de rebote Deli a su propia portería tras un remate de Pedro al palo que culminaba un centro de Hazard. En su segunda titularidad en la competición, Eden volvió a recibir una sucesión de faltas cada vez que encaraba con balón y apenas tuvo incidencia en el encuentro.

 Pedro fue el jugador más determinante del partido. Foto: Focus Images Ltd.
Pedro fue el jugador más determinante del partido. Foto: Focus Images Ltd.

Ni siquiera el primer gol de la historia del Slavia en suelo inglés, un cabezazo espectacular de Souček, logró dar aliento a los checos en la primera mitad. Tan sólo un minuto después, Pedro volvió a aprovechar un desorden defensivo de los rojiblancos para anotar el cuarto con un remate muy afortunado. La suerte que tuvo el Slavia para pasar la eliminatoria ante el Sevilla parecía estar cebándose ahora con ellos. El encuentro parecía solventado demasiado pronto para la buena versión de los checos que se pudo ver en Praga. Pero esa versión volvió tras el descanso, y con ella el miedo en las filas del Chelsea. No tuvo más que reordenar las piezas Trpišovský para mostrar a Europa el potencial de su equipo.

En el primer tiempo, el Slavia nunca logró ordenarse en líneas; cada persecución parecía atender a un impulso individual y era fácilmente superada por las triangulaciones ‘blues’. Con el regreso a la línea de cuatro atrás, la presión se homogeneizó y desaparecieron los espacios y los segundos para el Chelsea. Los déficits de Kovacic en la salida de balón comenzaron a quedar al descubierto y la iniciativa empezó a cambiar de bando. Y fue entonces cuando comenzó la noche mágica de Ševčík.

Dos zapatazos del interior checo en dos jugadas calcadas y menos de 3 minutos pusieron patas arriba un Stamford Bridge atiborrado de aficionados visitantes. Ševčík, que se confesó hincha del Chelsea tras el encuentro de ida, ya había cumplido su sueño al haber disputado aquellos 90 minutos iniciales ante su equipo. Pero pisar el Bridge, anotar dos golazos (sus primeros tantos en las filas del Slavia) y dejar a su club un paso de una remontada histórica debe de haber significado la noche más mágica de su carrera.

Chelsea FC vs SK Slavia Praga - Football tactics and formations

Con el 4-3, el encuentro sólo tuvo un color. El Chelsea apenas lograba salir de su campo y los visitantes mostraban una facilidad pasmosa para sacar el balón jugado y recuperarlo en zonas peligrosas, no así para traducir su dominio en ocasiones de peligro. Sarri retiró a Hazard para darle descanso cuando aún estaba todo por decidir en una de esas decisiones que, de salir mal, cuestan puestos. Willian, el beneficiado, apenas tocó balón y de Pedro tampoco volvió a saberse mucho. La entrada de Olayinka tampoco surtió efecto para el Slavia, y el partido comenzó a atascarse en contra de los intereses checos.

Tardó en quemar las naves Trpišovský dando entrada a Stoch y Skoda, dos de sus hombres con más veneno y en los últimos minutos sí que se vivió un conato de remontada, con el Chelsea achicando aguas. Poco pudo hacer Jorginho el entrar al campo para girar la dinámica del encuentro, pero tampoco importó ya mucho. La distancia que marcaron en el primer tiempo Pedro por un lado y el planteamiento de Trpišovský por otro fueron demasiado para los escasos recursos de un Slavia agotado.

fil-chelsea-slavia-057
El Slavia demostró ser un equipo muy bien trabajado. Foto: Focus Images Ltd

El Chelsea volverá a pisar unas semifinales europeas tras mostrarse dominante como pocos a lo largo de la competición, pero también vulnerable por lo visto en este cruce. Pocas candidaturas asustan como la suya, y con el complicado calendario de Premier que se les avecina podemos ver a los blues dar su máximo por conquistar la Europa League. El Slavia fue superior a un gigante durante la mayor parte de la eliminatoria, pero la falta de determinación en ambas áreas acabó por ser un peaje excesivo. Volveremos a oír más tarde o más temprano los nombres de Souček, Král, Stoch e incluso Trpišovský en competición europea. También el de Pedro, como es lógico, quien a sus 31 años volvió a sentir los focos de Europa sobre él y dejó a su equipo a tres partidos de cumplir su objetivo esta temporada: ganar un título y clasificarse para la Champions.

Foto de Portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

La ronda anterior también asistió a un recital de Pedro en Stanford Bridge. El canario nació con el gen competitivo y lo pulió en Barcelona, ahora sigue demostrando una enorme valía en la Europa League y acumula una media de un gol cada 4 partidos con el Chelsea. No son tan malas cifras pensando que ha habido etapas muy pobres de los londinenses y, en la mejor época, también fue determinante.

Responder a ANTONIOLI65 Cancelar respuesta

*